Canales populares

la mujer que empeño su alma al diablo

Isabel Mendiola, una mujer en exceso vanidosa, era de las más hermosas de un pueblo cercano a Celaya Guanajuato, la lista de personas que la cortejaban, era inmensa, pero todo esto era parte de una de las Historias de terror de ultratumba más espeluznantes que se tiene conocimiento en dicha localidad.

Cortázar se llamaba el pueblo, era de esos olvidados de dios, en los años 20´s, en el cual, los habitantes, eran los típicos provincianos que se veían en las películas de antes, pero esta dama, era la discordia del lugar, más de uno se había batido en duelo y no lo había contado más, y la mujer nunca acepto los cortejos de ninguna persona, se sabía bonita y siempre el interés lo antepuso al amor.

Debido al desinterés de la mujer ante todas las personas, la empezaron a dejar de lado, olvidando que era la mujer más bella del lugar, sabiendo que a nadie le hacía caso, ella se empezó a marchitar, se cuenta que Isabel hizo pacto con el diablo, para tener a todos los prospectos a sus pies, algo que paso y que nadie sabía el porqué.

Pero como siempre pasa, existe un alma pura, en este caso era Enrique Linares, uno de los más acaudalados charros del lugar, pero que estaba comprometido por mucho tiempo y a punto de llegar al altar, ella que no podía ver que alguien no la quisiera, se buscó la forma de llamar la atención, pero contra el amor, el diablo no tenía poder y la mujer empezó a envejecer.

Todo lo bonita que era, se le empezó a quitar, muriendo en soledad, para que nadie notara lo demacrada que estaba, así se supo que Isabel Mendiola, había muerto sola, vieja y fea, y que su alma, había empeñado, por su vanidad.

historia dos
Debajo de la cama

Me encontraba con mis dos hermanos en mi habitación jugando mientras mis padres habían salido a cenar y volverían muy tarde, es por ello que aprovechamos ese tiempo en el que nunca nos dejaban quedarnos despiertos hasta tan tarde para poder divertirnos lo máximo posible.

Yo y mi hermano del medio nos encontrábamos jugando a la computadora, mientras que el más chico estaba jugando con una pelota dentro de la habitación, lo cual era bastante molesto debido al ruido que hacía y que frecuentemente tiraba ciertas cosas, es por ello que muchas veces le dije que utilice otra cosa para jugar, pero no me hizo caso, incluso le advertí que le iba a contar un cuento de miedo corto para que de esa manera se atemorice, pero no me hizo caso.

En un momento se le cayó la pelota debajo de la cama, y nos pidió que la saquemos porque tenía miedo, pero nosotros no le hicimos caso e incluso le dijimos que la busque él mismo si quería.

Luego de pasar mucho tiempo jugando a unos juegos que tenía en mi computadora, le pregunté a mi hermano dónde se encontraba el más pequeño de todos, debido que hace tiempo que no lo escuchaba, y no supo responderme ya que tampoco sabía. Le dije a mi hermano que lo vaya a buscar en la cocina y yo lo iba a buscar afuera de la casa, pero al bajar de la silla en donde me encontraba subido pensé que quizás estaba escondido en algún lugar, por lo que me acerque a la cama en donde se le había caído la pelota y sentí un ruido, por lo que supe que era él.

Incluso al pararme al lado de la cama él me espesó a tocar el tobillo del pie con su mano, pensando que me iba a asustar, ya que siempre lo hacía asustar con mis cuentos de terror. Algo que no le presté atención, hasta el momento en que escuché a mi otro hermano que me gritó: “Aquí está viendo televisión en la cocina”. Cuando rápidamente me di cuenta que no había nadie más en la casa, y no supe quién me estaba tocando el pie.

0
0
0
0No hay comentarios