Check the new version here

Popular channels

Las peores adicciones de los personajes de las series

Repasamos los vicios que mueven a los protagonistas de algunas de las más famosas ficciones televisivas:

Muchos de los protagonistas de las series de televisión que veneramos son verdaderos adictos, personas que dejan de un lado la moral para satisfacer sus instintos más primarios. Alcohol, drogas, sexo, poder... Sus vicios son de lo más variopintos, pero todos tienen algo en común: marcan por completo su forma de ser y condicionan la mayoría de sus acciones y decisiones.


1- Dr. House


Imagen promocional de la serie «House, M.D.»

El protagonista de «House, M.D.», interpetado por Hugh Laurie, es un adicto a la bicodina, un calmante muy fuerte. Empezó a tomarla por una grave lesión en su pierna que le provocaba unos fuertísimos dolores. Sin embargo, a medida que avanza la serie vemos cómo el personaje toma los calmantes porque está enganchado y no porque sufra dolores. Esto afecta de forma grave a sus relaciones amorosas y amistosas, pero nunca a su forma de trabajar. De hecho, el doctor trabaja mejor colocado. House también es un adicto a su oficio: resolver complicados casos médicos.


2- Hank Moody


Hank Moody en «Californication»

El lema de «Californication» bien prodría ser «sexo, drogas y rock and roll». Su protagonista, interpretado por David Duchovny, es un escritor alcohólico profundamente enamorado de una mujer a la que no puede ser fiel. Porque Hank Moody es adicto a dos cosas: a la bebida y al sexo. A lo largo de las temporadas vemos cómo el personaje intenta tener una vida familiar en la que disfrutar de su hija y de su mujer, pero constantemente somos testigos de sus recaídas.

No en vano Hank es el álter ego de Charles Bukowski en muchas de sus novelas. El hijo televisivo ilegítimo del escritor maldito por antonomasia no podía ser de otra manera.


3- Frank y Claire Underwood


Los dos protagonistas de «House of cards»

No todas las adicciones son físicas. Hay personas que no pueden vivir sin poder, por ejemplo. El matrimonio protagonista de «House of cards» solo tiene una pasión: llegar a lo más alto en la política, ser las personas más influyentes que puedan.

Por poder, Frank Underwood puede matar sin ningún tipo de compasión. Es su motor, aquello que le hace avanzar. Por él puede destrozar las vidas de otras personas. Para él, como para su mujer, solo existe una máxima: el fin justifica los medios.


4- Walter White


Walter White en «Breaking bad»

En toda la serie, el protagonista de «Breaking Bad» no prueba ni una pizca de la metanfetamina que vende, porque su adicción es mucho más poderosa que la de la droga. Si hablamos de adictos al poder aquí tenemos al peor de todos: Walter White. Ni su mujer ni sus hijos son motivos suficientes para renunciar a él. Este hombre renuncia a todo para convertirse en el narcotraficante más poderoso de los Estados Unidos.

Sin embargo, solo cuando está en la cima (o en el hoyo, según cómo se mire), el protagonista admite ante su mujer que todos los crímenes que ha cometido los ha hecho no por su familia, sino por su ambición personal.


5- Sherlock Holmes


Sherlock Holmes en una imagen de la adaptación televisiva de la BBC

Gracias a la BBC, Sherlock Holmes ha vuelto a formar una parte indispensable de la cultura popular de nuestro siglo. El detective es un adicto, aunque su vicio es muy peculiar: no puede vivir sin resolver casos.

A lo largo de la serie vemos cómo el personaje se siente agobiado cuando no tiene trabajos. Se vuelve inquieto e insoportable (todavía más) cuando no puede ejercer su talento. Además, Sherlock es adicto al tabaco.


6- Frank Gallagher


Frank Gallagher en «Shameless»

«Shameless» es la serie de los grandes vicios. La mayoría de los personajes están marcados por sus adicciones, pero el caso más llamativo es el padre de la desestructurada familia que protagoniza la serie: Frank Gallagher. Este personaje ha destrozado su vida por el alcohol: no tiene buena relación con ninguno de sus hijos ni puede tener pareja de forma estable, además de vivir en la total inmundicia. Es un hombre que ha renunciado a todo por la bebida. Ni un transplante de hígado puede frenarle.


7- «Friends»: adictos al café


Los protagonistas de «Friends» tomando café

Aunque no condicionaba sus vidas para nada ni lo decían de forma explícita en la serie, todos los protagonistas de «Friends» eran adictos a la cafeína. Uno de sus míticos escenarios era el Central Perk, una cafetería en la que los seis amigos mejor pagados de la televisión (hasta que llegó «The Big Bang Theory», al menos) se reunían a menudo. Ross, Chandler, Joey, Mónica, Rachel y Phoebe dedicaban gran parte de su tiempo a estar en el local, e incluso alguno de ellos llegó a trabajar como camarero. Scientific American llegó a calcular la cantidad de café consumida entre los seis personajes en sus diez temporadas: nada menos que 1.684,5 litros.
2Comments
Franymaga

Mr. Robot

0
siu29

🙆‍♂️

0