Check the new version here

Popular channels

Mr. Robot, promesas incumplidas


MrRobot1He necesitado un tiempo de reposo para reflexionar sobre Mr. Robot, la serie de Sam
Esmail que ha revolucionado este verano las redes sociales y se ha convertido en uno de los estrenos más comentados del año. Y digo esto porque, tras acabar de ver la primera temporada, me ha quedado un regusto agridulce que no sabía muy bien a qué era debido. He vuelto a revisar los diez episodios para escribir esta reseña y, de las dos dudas que tenía, esto es: a) ¿es Mr. Robot una serie tramposa?, y b) ¿es tan buena como se ha dicho?, una de ellas se ha aclarado. Respuesta a) Mr. Robot es una serie bien escrita, que planta las suficientes semillas a lo largo de sus primeros episodios como para no considerarla (o no del todo) tramposa. Sin embargo, la respuesta a la pregunta b) es un poco más compleja.


Mr. Robot tiene uno de los mejores pilotos que he visto últimamente. La presentación de Elliot Alderson (Rami Malek) como hacker justiciero de noche e ingeniero de seguridad cibernética de día, morfinómano, solitario y depresivo, enlaza con la nueva tradición de antihéroes, personajes ambivalentes cuyos traumas del pasado e inseguridades son capaces de conectar con el espectador haciéndole sentir empatía. Si a este perfil tan atractivo le sumamos una voz en off capaz de revelar los pensamientos internos (Dexter), consultas al terapeuta (The Sopranos) y, sobre todo, un ambiente que conecta con la frustración indignada de los tiempos en que vivimos, donde el capitalismo se ha convertido en un monstruo perfecto al que se le combate desde las sombras de los sistemas operativos, a priori tenemos una serie que deslumbra.

Los grandes temas de la sociedad capitalista contemporánea (y rampante) están presentes: la hipocresía de los héroes (Bill Cosby, Mel Gibson) y los ídolos con pies de barro (Steve Jobs forjando un imperio a base de la explotación de trabajadores en países del tercer mundo); la falacia de la intimidad en las redes sociales; la mentira de las elecciones y la democracia, la desigualdad social, la impunidad de las grandes corporaciones, el tráfico de datos, así como la lucha atomizada y a veces organizada de la sociedad civil (Anonymous-fsociety) esbozan un relato suculento desde el punto de vista moral y social. «Queremos estar sedados. Es doloroso no disimular porque somos cobardes. A la mierda con la sociedad». Elliot representa el sentir de muchos, y el piloto lo refleja con maestría y con una trama endiabladamente entretenida, a base de conspiraciones secretas, escondites con glamour y trasfondo psicológico.

Sin embargo, esta presentación que presupone una profundidad temática se va diluyendo a lo largo de los episodios. La lucha de un hacker contra el sistema opresor se ve emborronada por una historia sobre la esquizofrenia de Elliot, por el macguffin de quién es en realidad Mr. Robot. La serie continúa siendo entretenida y tiene los resortes suficientes para conseguir mantenernos pegados al asiento, pero la promesa que se nos había hecho queda en nada. Y la narración se convierte en un divertimento superficial, muy bien producido, pero que no nos mueve a reflexionar ni nos aporta la emoción que esperábamos.

¿Quiere esto decir que no hay que ver Mr. Robot? Por supuesto que no. Es una serie cuidada y entretenida, con golpes de efecto bastante conseguidos, guiños ingeniosos al mundo real (el símbolo de ECorp es muy parecido al de Dell, con la E inclinada) y referencias a los orígenes cibernéticos en los 80 (las letras del logo son las de SEGA, los juegos Arcade del centro de operaciones). También es muy veraz en las técnicas de hackeo (programas hechos en texto, uso de Linux) y en las estratagemas de ingeniería social como, por ejemplo, lanzar memorias USB infectadas o borrar un disco utilizando la taladradoras (nada de formateo). Sin embargo, simplemente es eso. Una serie entretenida. Y yo quería más, mucho más. Qué demonios, me habían prometido más.

Igual que Halt and Catch Fire (de la que vamos a hablar por aquí muy pronto) consigue hacer del desarrollo tecnológico pura épica, mostrando la verdad que se esconde tras los avances que cambiarían el mundo, Mr. Robot logra lo contrario. Hacernos pensar que nos van a enseñar las entrañas del apasionante mundo de los hackers y su lucha, para ofrecernos un sucedáneo donde lo menos importante es aquello que toma protagonismo. Solución: cambiar el chip respecto a lo que habíamos pensado que era y disfrutar la serie como lo que es, un entretenimiento muy digno sin intenciones de trascendencia ni perdurabilidad.

Nota en Mis Puntuaciones
Ficha técnica
Título original: Mr. Robot
Creada por: Sam Esmail
Cadena: USA Network
Año de creación: 2015
Temporadas: 1 (10 episodios)
0
0
0
0
0No comments yet