Check the new version here

Popular channels

Películas de horror repugnantes que te provocarán náuseas

Hay películas de terror para no dormir, para alterar severamente tus sentidos de ubicación y realidad, para no querer pertenecer a este mundo ni por un segundo más; sin embargo, hay un tipo en específico que revuelve todo tu interior y provoca irremediables ganas de vomitar. Hablamos de un subgénero del terror que se fundamenta en la destrucción, deformación o perturbación del cuerpo humano: body-horror. Ya sea mediante enfermedades, virus, experimentaciones, innovaciones tecnológicas o cualquier otra cosa que salga de la retorcida mente del guionista y quizá del director de la película, estos filmes se caracterizan por utilizar metafóricamente la transgresión de la existencia para obviar los trastornos internos de la especie a la que pertenecemos.



Para que quede un poco más claro, el body-horror puede resumirse en esas ansias al ver una cabeza que poco a poco crece a causa de un tumor que adquiere dientes, voz e incluso conciencia, dictando voluntades propias y ofendiendo a los demás. También se puede ilustrar exitosamente con “El ciempiés humano”, que para muchos retrata a la perfección el sueño de estar en suma unión con los otros.

Si la mutilación y las transformaciones físicas del humano te causan el suficiente morbo como para poder soportar la náusea de este género, entonces los siguientes filmes son para ti:

“Tetsuo: The Iron Man” (1989), Shinya Tsukamoto



Una película que oscila entre el sci-fi y el terror durante 64 experimentales minutos; ésta narra los sucesos alrededor de un hombre que tras sobrevivir a un accidente automovilístico, se descubre después como un mutante biónico en constante evolución. Un clásico del terror japonés.




“The Beast Within” (1982), Philippe Mora



Las transformaciones en el cine de horror son básicas; lo que distingue a ésta de las demás, que bien pueden ser las licantropías o las vampíricas, es que en “The Beast…” la mutación deviene en un insecto entre kafkiano y diabólico.




“The Beyond” (1981), Lucio Fulci



Con detalle excepcional, este filme retrata hasta el más mínimo detalle de destrucción o cambio en la anatomía de los involucrados en medio de una trama que supone zombies, un extraño hotel y una puerta al infierno.




“Cabin Fever” (2002), Eli Roth



¿Alguien recuerda esas cintas de los años 80 en las que ir a una cabaña era la peor decisión en la vida? Pues esta producción retoma ese legado terrorífico con la salvedad de que, ahora, la amenaza consiste en un virus que corroe la piel de los infectados.




“Re-Animator” (1985), Stuart Gordon



En una perfecta mezcla de humor y terror sci-fi, esta visión del Frankenstein contemporáneo retomando lo necesario de Shelley y de Lovecraft logra completamente su cometido: tanto horrorizar como marear al espectador.




“American Mary” (2012), Jen & Sylvia Soska



Indagando un poco en la vida de Mary, una practicante de medicina quirúrgica, se narran lapsos de sus actividades hasta cierto grado under para ajustar sus finanzas. ¿En qué consisten éstas? Obviamente en satisfacer la imaginación de sus pacientes y tener el rostro de Betty Boop o Barbie, por ejemplo. Este es un filme que explora nuevas perspectivas del subgénero, adaptándolo a nuestros tiempos.




“Antiviral” (2012), Robert Cronenberg



Este filme es una retorcida visión de los fanáticos y su relación las celebridades a quienes admiran; en un futuro cercano, según esta producción, existe la posibilidad de comprar virus que han enfermado a los famosos y esto posibilita una mayor intimidad entre los agentes básicos de la cultura pop. ¿Qué de malo podría suceder con esto?




“Body Melt” (1993), Philip Brophy



Una clásica comedia de los años 90 en Australia hoy puede ser recobrada como una joya poco valorada; reúne todos esos elementos que amamos en el body-horror, virus, gente mutando, gritos sin sentido, imágenes repugnantes y un mal gusto sin sentido.




“Altered States” (1980), Ken Russell



En algo que sólo podría resultar de una fuerte fiebre o un alto consumo de drogas, este filme de los recién llegados años 80 encuentra su voz en un subgénero que va del análisis psicológico a las alucinaciones de un profesor prácticamente demente, el cual nos brinda una de las mejores secuencias en su tipo durante los últimos 20 minutos de la película.




“Society” (1989), Brian Yuzna



Este filme es un completo básico en el body-horror; con una trama que mezcla los sentimientos encontrados de un joven adinerado hacia su familia y las sórdidas verdades que ésta involucra, la película de Yuzna presenta escenarios bizarros y personajes sin igual en un circo de depravaciones y escenas nauseabundas.



Pocas cosas pueden generar sensaciones tan fuertes de asco o de náusea en la actualidad; la verdad es que nos hemos acostumbrado a ciertas escenas o generado resistencia a determinados temas, pero podemos asegurarte que con estos filmes existe una gran garantía de perturbación sin importar qué tan cotidiana se haya vuelto la violencia en este mundo o cuánta sea nuestra necesidad por perturbarnos el sueño como hobby.
0
0
0
1
0No comments yet
      GIF
      New