Descargá la app
Danos tu opinión
Anuncie en Taringa!
Sobre nosotros
Ayuda
Reglas de la comunidad
Desarrolladores
Denuncias
Reportar Abuso - DMCA
Términos y condiciones
Reportar un bug
  1. Cine y Series
  2. »
  3. Películas

Por qué ‘The Walking Dead’ debe terminar



Por qué ‘The Walking Dead’ debe terminar antes de convertirse definitivamente en un cadáver andante




Vivimos en una gran burbuja de las series. Por mucho que se quiera pintar de otra manera, la gran explosión de este medio como alternativa del entretenimiento al cine obedece a ciertos dogmas nacidos a principio de la década en los que se predicaba que era “el nuevo cine” o “mejor que el cine”. Sin entrar a discutir esta afirmación, la realidad es que se convirtieron en una moda, una marca, con un prestigio casi por su condición de series.



La asociación a producción audiovisual de alta calidad promovida por canales como HBO dio lugar a una proliferación sin precedentes de “películas de diez horas”, miniseries y adaptaciones literarias y de cómic. Si nos remontamos a cuando empezó ‘The Walking Dead’ podemos observar un gran momento para la ficción televisiva. Todavía sorprendía ver un piloto como el que tenía esta serie. Hoy, no tanto. El gran problema, de hecho, es conseguir pasar del piloto sin que una serie se deshinche o pierda nuestra atención.






Series por encima de nuestras posibilidades


Se producen tantas que acaba ganando la necesidad de verlo todo, o casi todo, pero eso es casi imposible. Por ello, muchas de las que sobreviven son las que consiguieron enganchar al público por primera vez. Otra cosa, sin embargo, es que la calidad de esas mismas acabe sobreviviendo más de tres temporadas. Muchas veces, el propio éxito de una serie es la que hace que se acabe viniendo abajo. Cesa la intención artística y acaba primando la norma de exprimir hasta dejar seco el pozo de las ideas.



Hay situaciones en las que esto lo deja bien claro el propio creador de la serie. Por ejemplo, en el caso de ‘Sobrenatural’ (Supernatural, 2005-) tenemos un prototipo clásico. De un arco para tres o cuatro temporadas consiguieron hacer cinco entregas sólidas, pero después de aquello Eric Kripke se largó con la cabeza alta. Había cerrado su historia como quería, lo que hiciera la cadena CW después ya no era de su incumbencia. Hoy vamos por la decimotercera entrega de capítulos, pero desde el 2010 no ha vuelto a ser ni parecida. Y siguen estirando el invento



Como el último episodio de aquella quinta temporada, el último de la octava de ‘The Walking Dead’, también se nota la misma operación. Todo queda cerrado para los personajes, el objetivo se ha cumplido, no hay ningún cabo suelto. De hecho, se nota incluso la intención de acabar con Rick para dejar que su legado sea el perdón y dejarlo más o menos como un santo. El hombre muere imaginando que se va con su hijo por el camino de la felicidad y el resto creará una nueva civilización. Fin.







El futuro brumoso de una moda anémica


Pero no. Hay un intento por hacer lo que ya se hiso. Cuando Rick perdona la vida a Negan, Maggie se convierte. Una escena de última hora la muestra reuniéndose con Jesus para conspirar contra Rick y Michonne por su misericordia. ¿Con Jesus? ¿El miembro de la colina que más muestras de concordia con el enemigo ha dado? ¿Por qué demonios querría conspirar contra Rick si hace precisamente lo que le ha tratado de enseñar, incluso en ese mismo episodio? Luego aparece Daryl. Vale que no han tenido la mejor relación en estos episodios, pero ¿Piensan ir por ahí?





La hora del final

Un mundo con zombies es un folio en blanco para hacer decenas de historias, pero ‘The Walking Dead’ acabó recurriendo a muchos atajos para hacer eco constante de lo que le había funcionado anteriormente. Además, la posibilidad de una serie contenida en sí misma, un bloque sólido y limitado como ‘The Leftovers’ podría haber sido una estrategia para hacer un proyecto memorable. Ahora, cuando han quedado al descubierto las cartas, el seguir con la serie queda a decisión del espectador.


Esa intención conclusiva no respetada, que hace que secuelas como ‘Stranger Things 2’ (2017) sean deficientes, planean sobre las siguientes temporadas de la serie producida por Gale Anne Hurd. Ya que AMC no va a renunciar al movimiento de explotación de la marca zombie, es decisión de cada uno respirar y decidir si seguirá en el barco. Todos sentimos curiosidad por el futuro de la serie, pero iba haciendo falta algún tipo de final, especialmente cuando el último emitido ha tenido los peores datos desde el inicio de la serie.






Si este no va a llegar, podemos tomar la temporada 8 como una tábula rasa en el punto en el que podemos perdonar los indicios de deriva y apagar la televisión agradeciendo los grandes ratos, maquillajes zombies y sangre en un producto mainstream antes de que el proyecto se convierta en una agonía que no querríamos experimentar. Quizá todo dé un vuelco sorprendente, pero ante la decepción la única opción es matar el cadáver viviente de ‘The Walking Dead’. Lo hagan desde AMC o, definitivamente, sus fans más fieles.



Resumen lvl,5, TWD está más cerca de ser un verdadero muerto viviente, por eso ya debe terminar.











Se libre de una vez Rick









+17
24
0
24Comentarios