¿Qué es de la vida del carnicero del "Soñando por Cantar"?

Gustavo Remesar ganó el certamen el año pasado gracias a su personalidad y un tono de voz único. Se hizo conocido como "El Carnicero de Longchamps" y sumó popularidad en todo el país. Hoy algunas luces se apagaron pero, gracias a su talento y convicción, sigue peleando para volver a triunfar




Gustavo Remesar se hizo conocido cuando una noche del año pasado se presentó en el "Soñando por Cantar" y sorprendió con una voz potente y una imagen muy parecida a la de Luciano Pavarotti. Desde ese día, su imagen fue creciendo hasta que, en el último programa, terminó ganando el certamen cuando se impuso, por el 56,71% de los votos, a Nadia Bianchetti. A partir de ahí todo el mundo lo conoció como "El Carnicero de Longchamps" ya que, más allá de su pasión por el canto, se ganaba la vida en una carnicería ubicada en su lugar de nacimiento.

Pero como suele ocurrir en cada uno de estos programas, la fama y la popularidad del "Carnicero" se fue apagando y ahora, a un año de aquella noche de gloria, está peleando para regresar al medio. "Voy a hacer temporada en el verano. Tengo un amigo que tiene un restaurante en Mar del Plata y como un homenaje le puso mi nombre. Muchos se creen que es mío pero nada que ver. Se llama 'La Cantina de Gustavo, el Carnicero del Soñando', pero es algo que hizo de onda. Ahí voy a estar todas las noches del verano cantando y después, si sale algo, bienvenido sea", dice este padre de siete hijos y abuelo orgulloso que siempre entendió el juego mediático y por eso asegura que el golpe no fue tan duro.

"Yo siempre me las arreglé para poder vivir de la música. Pero no puedo negar que hubo una diferencia abismal desde lo que pasó en el Soñando. Cambiaron los números, cambiaron las ofertas. Desde el primer programa empecé a laburar como loco", cuenta en diálogo con DIARIO POPULAR.

La exposición a la que lo llevó aquel triunfo en un programa que superaba los 20 puntos de rating le disparó shows por todo Capital Federal, el Gran Buenos Aires y el Interior. Pero, de a poco, esas presentaciones se fueron raleando y es ahí donde tuvo que aparecer esa fuerza interior y la capacidad para saber que "esto iba a suceder".

Lee el resto de este apasionante reportaje haciendo CLICK ACA

Seguime en Twitter: @hernankhat