Check the new version here

Popular channels

¿Sabías que los personajes de Looney Tunes eran psicópatas?






A pesar de lo felices que parecían, los Looney Tunes escondían en sus actitudes ciertos trastornos psicológicos que seguro ni notaste. Aquí te los hacemos saber:



Pepé Le Pew es un adicto al sexo y narcisista

Claramente muestra lo mucho que se ama a sí mismo, y el acoso que le hace a la pobre gatita, Penélope, es todo menos inofensivo.





Silvestre es un asesino

¿Han visto todo lo que hace Silvestre para comerse a Piolín? Y ni hablar de cuando cazaba a Speedy González. Menos mal nunca tuvo suerte. Sam Bigotes y Elmer Gruñón sufren de lo mismo en eso de querer matar compulsivamente.





Marvin, el marciano tiene Desorden de Personalidad Antisocial

Eso explicaría sus ansias de dominar el mundo a toda costa, además de su megalomanía. Esto también indica que tiene Complejo de Napoleón, pues busca compensar su baja estatura siendo autoritario.





El demonio de Tazmania sufre de problemas de ira

Y este no es el único desorden que tiene, puesto que cualquier psiquiatra encontraría en Taz una cantidad absurda de problemas como DDA, hiperactividad, esquizofrenia, ansiedad y una demencia generalizada.





Pato Lucas tiene déficit de atención

Y ese es el menor de los problemas de el Pato Lucas, puesto que también tiene un temperamento muy volátil, le cuesta hacer amigos, alucina con frecuencia y podría tener un ligero caso de esquizofrenia.





Bugs Bunny es un mitómano compulsivo

Además de disfrazarse como mujer para engañar a la gente, es impulsivo y sufre de hipersexualidad. Es vengativo, y puede ser cruel sin perder la calma.





El Coyote era un acosador canibalista

Así se explica su persecución al Correcaminos.





Porky es compulsivo y ansioso

Y hasta algo esquizofrénico. La mayor prueba es su tartamudeo.





Piolín es pasivo-agresivo

Se hace el bueno y cuando menos te lo esperas, ataca.





¿Será que el más normal es este cuervito?


0
0
0
5
0No comments yet