Check the new version here

Popular channels

Confrontan a Jacob Rothschild en la calle





Un tipo con suerte: la caída del avión de Malaysia Airlines hizo más rico al millonario Rothschild

El empresario resultó ser el único titular de una patente de semiconductores luego de que sus cuatro socios chinos fallecieran en el vuelo MH370. El dato curioso es que la patente fue aprobada en Estados Unidos cuatro días después de la desaparición de la aeronave en la que viajaban los cuatro empresarios


“Cuando haya sangre en las calles compra propiedades”. Dicen que esta frase fue producto de un rapto de locura del Barón de Rothschild, allá por el año 1757, ante los acontecimientos que se avecinaban luego de la batalla de Waterloo, lo que le redituó grandes ganancias invertidas en propiedades. Esta frase –que expresa muy bien la filosofía de inversión a contramano, es decir, que los mejores momentos para comprar activos es durante las crisis–, reaparece de manera fortuita en la vida de uno de los descendientes del Barón.


El famoso multimillonario, Jacob Rothschild se convirtió por estos días en el único propietario de una importante patente de semiconductores, al desaparecer sus cuatro socios chinos en el avión MH370 de Malaysia Airlines el 8 de marzo, dos horas después de haber despegado de Kuala Lumpur rumbo a Pekín con 227 pasajeros y 12 miembros de tripulación a bordo. Un dato que destacaron pocos medios alternativos mundiales, fuera de las grandes agencias con principales capitales en Washington y Londres.

Y el dato curioso es que la patente fue aprobada por la oficina de propiedad intelectual de Estados Unidos, cuatro días después de la desaparición de la aeronave. Es que la patente en cuestión se dividió en partes iguales de un 20% entre cinco titulares. Uno de ellos es el propio Rothschild, quien había adquirido su share a través de la empresa Freescale Semiconductor, de la cual es dueño a través de Blackstone, otra de sus compañías.

Mientras Freescale es una compañía norteamericana, con sede en Austin, Texas, el resto de los socios eran de origen chino y pertenecían a de las compañías Peidong Wang, Zhijun Chen, Zhijong Cheng y Li Ying, de la ciudad de Suzhou. Y resulta ser que todos ellos eran pasajeros del avión de Malaysia Airlines que cayó al sur del Océano Índico, según confirmó el primer ministro de Malasia, Najib Razak.

De acuerdo a la normativa que gira en torno a la propiedad intelectual de la patente, si uno de los titulares muere, los demás compartirán equitativamente los dividendos de la persona fallecida, siempre y cuando no se dispute en su testamento. Por lo que una vez declarados muertos los cuatro titulares de los derechos de la patente, el quinto dueño se queda con el 100% de las acciones y el nuevo único titular es la empresa es Freescale Semiconductor.

Sumado a esta casualidad, está el marco de una investigación extraña, que contaron con satélites que pueden llegar a cualquier rincón del mundo, pero que no pudieron encontrar un avión completo ni a ninguna de sus partes o pasajeros. Increíblemente ni los mejores aviones de patrulla marítima de Estados Unidos o China encontraron la respuesta. De repente, de un día para el otro, el primer ministro malasio dio la noticia que el avión se había estrellado y todos los que iban a bordo habían muerto. A los familiares de las víctimas, se les avisó mediante mensaje de texto en inglés, de una forma muy extraña, sin tener ‘pruebas fehacientes‘ de la destrucción del avión.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New