Desmentíte esta maquinola, el mejor discurso de Gary