About Taringa!

Popular channels

Diego Capusotto (Habla de la oposicion)

DIEGO CAPUSOTTO



link: http://www.youtube.com/watch?v=o5Uq0x-RDS0


link: http://www.youtube.com/watch?v=XyF1H4pbqv8



Entrevista a Diego Capusotto

Los hijos de puta no van a desaparecer




Cuando Diego Capusotto está en proceso de grabación, no le gusta dar muchas notas. Finalmente nos dio un rato el pasado 17 de octubre. Ustedes dirán: “Les dio la nota el día de Perón”. Sí, es cierto. Como también lo es el hecho de que Diego es un actor de teatro y de televisión pero no un actor político. Sin embargo, es muy común escuchar a sus espectadores tratando de explicar lo que significa tal o cual personaje. Es tal el nivel de fantasía que se deposita en el fenómeno Capusotto, que cada uno escucha lo que quiere escuchar. Lo que convence a la audiencia es el contenido, hay un código que se genera ahí que efectivamente es difícil de definir. Pero hay algo de lo que no quedan dudas: en la forma está el sentido. En la narrativa, en la manera de contar la realidad sin tangas, ni chimentos, ni noticias. Con una propuesta musical alternativa, pero a la vez universal. Todos tenemos estereotipos, y es ahí donde Saborido y Capusotto pelan el bisturí. El lenguaje es la herramienta.
Días peronistas si los hay, que cada uno saque sus propias conclusiones. Capusotto no tiene por qué responder a las necesidades de nuestro pueblo, ni nosotros esperar de un simple programa de televisión una plataforma política o un “Qué hacer” que nos guíe en la construcción de nuestras convicciones. Pero hay cosas que son como son: cuando se le pidió una foto sosteniendo una cacerola, Diego volvió con un muñeco de Hugo Chávez y se puso a golpear frenéticamente. Hay que decirlo (por qué negarlo), Capusotto es peronista de Perón del 45. Como muchos de nosotros, sabe que el kirchnerismo sin masa crítica no sirve y que las críticas hay que hacérselas al kirchnerismo, porque se discute con los que hacen, no con los que dicen lo que hay que hacer.


¿Qué personajes de Peter Capusotto y sus videos ubicarías en la cima y cuáles mandarías al descenso?

No sé. Los personajes se van solos a la “B”. Uno no sabe si es uno el que decide no hacerlos más o si son ellos mismos los que se van.
Una vez nos contaste de un personaje que hiciste en Todo x 2 pesos. Era una especie de Tarzán que armaron a las apuradas y que te dio mucha vergüenza.
En esa época sí. Cuando de terminé de hacerlo, dije: “¡Qué porquería!”. Pero fue sólo esa vez. Probablemente sienta más personal este programa que Todo x 2 pesos. Está más cerrado entre Pedro (Saborido) y yo. Mientras que Todo x 2 pesos era una suma de voluntades mucho mayor, ahora hay personajes que decidimos no hacer más porque no tenían nada más para contar o al menos, eso pensábamos. Suele pasar, ahí viene el misterio, que ese personaje que vos pensabas que no tenía nada para contar sí tiene. Si vuelve a aparecer es porque tiene algo que decir. Por eso hacemos poca cantidad, para que no aparezca esa idea de que tiene que entrar sí o sí porque estamos sin material. Eso te pasa cuando hacés 30 programas en vez de 10. Todo x 2 Pesos y Cha Cha Cha, estaban todo el año y tenían ese desgaste típico en donde nadie tiene un equipo de 20 guionistas. Entonces, además de poner el cuerpo había que organizarse para que aparezca un personaje que tuviera algo para contar, lo cual es más complejo.


¿Con qué críticas o reacciones se encontraron este año después de los primeros programas?

Hay una cosa que suele pasar con el programa que es un poco lo de siempre, aunque no me deja de sorprender. Cuando está al aire, pareciera que hay algunos que están esperando que haya algo más de lo que finalmente se hace. Y cuando el programa no está en el aire, es reivindicado siempre. Ya pasó también con Todo x 2 pesos, el segundo año ya era como una repetición de una fórmula. Si nosotros hiciéramos algo distinto deberíamos hacer algo como Graduados, por ejemplo, que no es lo que hacemos, no porque Graduados esté bien o mal sino porque con Pedro no hacemos ese tipo de comedia. Si hacemos lo que hacemos es porque hay como una línea casi unidireccional y lo que nacen son personajes, personajes recientes que han aparecido para formar parte del ciclo. Eso en definitiva para nosotros es lo más rescatable y es lo que hace que continuemos con la historia: el hecho de que irrumpan personajes nuevos, y no volver a hacer lo ya que conocemos.

En “La Nación” se publicó una nota de Marcelo Stiletano de título “Eternas variaciones sobre el mismo tema” y que hace referencia al programa, asegurando que ya cumplió un ciclo. Algo así como que Peter Capusotto ya fue, salvo para los ultra Ca-pusotto. ¿Qué te pareció?

Sí, ultra K. A mí me pareció que hizo una relación entre el kirchnerista y el que no lo es, y el que no es kirchnerista como que está más relajado. Hay algo que no le cierra y, por lo tanto, es como una especie de personaje más racional. No me parece seria una crítica de un primer programa porque habría que preguntarle qué piensa ahora. Stiletano habla en términos de “fanáticos del programa”. Cuando se habla del público hay una generalidad un poco obscena. Como si los fanáticos no aceptaran que alguien diga que no le causa gracia. Si ese es el espectador del programa, estamos en problemas. A mí no me parece que el espectador sea un tipo que llegue al extremo de no soportar que alguien no se ría con el programa. Da la sensación de que por hacer un programa en el canal público, se considera que los que ven el programa somos casi como los K y los que no lo ven, claramente no. De todas maneras le di una importancia mínima porque ya sea una crítica excelsa o no, esto es un circuito cerrado donde Marcelo Stiletano no entra. No trabajamos para él. Soy bastante permeable a lo que se dice sobre lo que hacemos, porque lo que hacemos es posible que tenga vida en la medida que circule y exista una lectura personal del otro. El problema es cuando generalizan respecto del público que ve el programa y el que no. Pareciera que quien no ve el programa es más racional porque piensa algo así como: “Yo entiendo el código del rock pero me parece que estos tipos en vez de contar algo, están provocando”. Nosotros, simplemente, hacemos lo que se nos canta las bolas, no lo que le importe a Stiletano.

En la nota él se refiere a Jorge Meconio, uno de los personajes.

Lo que pasa es que concentra mucha densidad en un sólo personaje, que según él: “Más que provocar risas, provoca una densidad que es difícil de sostener para el espectador”. Bueno, yo no me hago cargo de los espectadores. El programa parte de un circuito cerrado, que es una reunión entre dos voluntades que hacen algo que necesitan expresar y luego tiene una circulación. A su vez, eso tiene una lectura disímil para quien lo ve. Obviamente, para mí un problema sería que Béccar Varela vea el programa y le guste. Si no le gusta, significa que estamos por buen camino. Lo de Jorge Meconio es una discusión estéril, porque el mundo se comunica a través de equívocos y de opiniones dispares a las cuales no hay que prestarle mucha atención, no más que dos o tres minutos que es la atención que yo le dedico a una crítica. Hago una evaluación de eso y esa crítica que yo escucho me puede servir, porque es la mirada del otro que puede descubrir cosas que vos no. Nosotros estamos haciendo un programa loco, sale un programa y hay una opinión de quien sea y yo no me detengo en ninguna opinión externa, son opiniones que me pueden acompañar, las puedo descartar o agarrar algo de todo eso, pero lo cierto es que al otro día me junto con Pedro a hacer el programa, no a debatir lo que dice un periodista.

Hablando de periodismo, ¿Qué pensás que puede pasar de acá al 7 de diciembre?

De acá al 7 de diciembre creo que se va a presentar un escenario de disputa, en donde algunos van a querer instalar la idea de que la Ley de Medios está puesta para que quien la lleve a cabo coopte y consiga hacer lo mismo que critica. Es la posición de Clarín cuando habla de su periodismo independiente, la libertad de expresión y ese tipo de cosas. Lo más probable es que se intente un desgaste para que la ley no se aplique. En esa disputa habrá, como siempre, obscenidades, relatos ficcionales, en vez de discutir seriamente lo que pasa con el kirchnerismo. Hay una idea de que estamos en una especie de dictadura cuando, en realidad, acá sí hubo una verdadera dictadura. Y hay que decir que en esa época todos estos comunicados no se decían y nadie hablaba de libertad de prensa; menos Clarín, obviamente. Entonces estoy atento aunque tampoco quiero que eso ocupe la mayor parte de mi vida. Mientras tanto, hago otras cosas que también me resultan interesantes e intensas, como prestar atención a lo que pasa con los signos de la realidad.

¿Cómo pensás que los medios hegemónicos influyen en el sentido común de la gente y qué repercusión tuvo eso en el último cacerolazo?

Hoy los medios de comunicación son la fuerza más contundente. La voz de la oposición son los propios medios. De hecho, el último cacerolazo no tuvo un referente político. Supongamos que el referente político más cercano que existe para disputarle territorialidad al kirchnerismo pueda ser alguien como Macri o Binner. Yo, sinceramente, no lo veo a Binner como alguien que apoya al gobierno con cierta distancia. Esa puede ser la posición de Binner, pero yo no lo veo así. Capaz que Binner es un cuadro opositor más, que va a disputar territorialmente con otros sectores de la oposición, como puede ser Macri. El radicalismo está deshilachado, Alfonsín se junta con De Narváez y desde el propio partido dicen: “¿Cómo nos vamos a juntar con De Narváez?”. Y después, no hay otras estructuras que vayan a erigirse como posibles candidatos para el 2015. Si no es Macri, ¿quién va ser? Pregunto, no sé. De hecho, desde los propios medios está discutido el kirchnerismo pero no Macri. Macri se discutirá después si es candidato a presidente, mientras tanto sólo se discute al kirchnerismo. ¿Lanata dice algo de Macri? No, no dice nada, o por lo menos yo no lo escuché.

Las consignas que se escucharon en el cacerolazo no fueron muy consistentes.

Sí, es que se diluyó en sí mismo porque fue un cacerolazo que tuvo un peso de gente importante, no es que salieron sólo quince personas. Primero habrá que ver cuántos de los que salieron o se hincharon las bolas, votaron realmente a Cristina, porque ahí hay una primera lectura. Después, está la lectura del tilingo de Barrio Norte que pone un cartel que dice: “En Barrio norte también hay hambre”. Imagínense eso traspolado a Villa Lugano donde hay un tipo mirando la tele y diciendo: “Mirá, en Barrio norte están igual que nosotros”. Eso es como una ficción, casi como un sketch periodístico. Nadie puede creerse que en Barrio Norte hay hambre, en todo caso puede ir a robar alguien que tiene hambre porque en ese lugar circula la mosca en serio. A su vez, hay que esperar un mes para la otra marcha, para ver qué pasa con el gobierno y qué pasa con ese proceso de deshilachamiento de la oposición. El 8 de noviembre yo no sé quién organiza la cacerola. Si la organiza Béccar Varela, que es de Tradición, Familia y Propiedad, no hay alternativa de ningún peligro. No es lo mismo que el 2001 que se confluyeron un montón de voluntades para luchar contra lo que estaba establecido.

Supuestamente fue un cacerolazo espontáneo.

Espontáneo, ¡las pelotas! Los medios de comunicación, obviamente, influyen. Hoy en día sin un medio de comunicación no hay posibilidad de manifestación. Yo no me acuerdo cómo estaban posicionados los medios en la época de la Alianza, pero en esa época hubo una cosa de impulso, de posicionarse en contra de lo que estaba sucediendo que tuvo más contundencia. De hecho, terminó con 39 muertos, no hay mucha vuelta. Pero lo que pasa hoy es que tiene que haber como una voz motora, que son los medios, que representan lo más accesible que tiene la gente y lo que más supuesta autoridad tiene, es como un analista de la realidad con autoridad necesaria para poder decir cómo es el estado de las cosas. Así funciona cualquier medio que quiera parcializar la realidad o darle un único sentido. Siempre se trata de un poder económico, en base a eso es que se arma una puesta en escena y de ahí se desprenden los opinólogos, los que parece que son de centro izquierda pero que también forman parte del Grupo, y reitero, hoy la discusión está con el kirchnerismo, no con Macri. Si Macri gana en el 2015, después la discusión estará con Macri, esos sectores siempre terminan bien parados.

Yo estoy un poco misántropo, no estoy creyendo mucho en la evolución humana. Creo que los hijos de putas no van a desaparecer y que hay ciertos muchachos que siempre terminan bien parados. Estamos en un estado de cosas un poco exacerbado, a punto tal que si mañana aparece un grupo del ERP que quiere rescatar el cadáver de Santucho y, a su vez, hacer una crítica contundente contra el gobierno, le darían lugar en ciertos sectores de los medios. Pero en cuatro años ganando Macri, a ese grupo del ERP le mandarían a la Policía. A veces pienso en esos términos. Todas las estructuras políticas hacen lo mismo, el kirchnerismo también lo hace. Es como Marcelo Araujo que antes era menemista y hoy parece que no. Yo prefiero discutir al kirchnerismo y no lo que hay dando vueltas, que me parece muy pobre.

En nuestra entrevista anterior habías dicho respecto de Luis Majul (que se sentía perseguido) que había que pegarle un bife y explicarle que acá hubo 30 mil desaparecidos. ¿Qué pensás acerca de la permanente persecución que sufre el periodista Jorge Lanata?

Lanata era el vocero de la progresía y hoy es vocero de la tilinguería de la calle Arroyo. Ahora cómo y a dónde llegó Lanata, no lo sé, no lo conozco. Tampoco me importa. No sé si es alguien que estuvo en relación con el gobierno y hubo algo que se quebró. A veces me parece que es alguien que está primero él y después la realidad. Tampoco sé cuál es su enojo, si él está creído que esto es la verdadera farsa y no lo que se dice periodismo independiente. No sé, a lo mejor la verdadera esencia de Lanata salió ahora. No es el idiota que dice que en Barrio Norte hay hambre, está claro. Tampoco sé qué le pasa siendo el vocero del tilingo de Barrio Norte que dice: “Andate montonera”. Y hace el gestito de Lanata (“fuck you”), que es la contraposición a los dedos en V. Si esto es la kermesse nacional y popular, yo te hago esto (“fuck you”), “no me la creo”. Ahora, después del “fuck you”, del “no me la creo” se va a Venezuela para apoyar a Capriles… Yo prefiero más anarcos, quiero más anarcos en la Argentina. Eso no da plata, está claro, pero que tenga su profundización de por qué se caga en una cosa y en la otra. Ya esto de “No me creo la kermesse nacional y popular pero estoy al lado del peor” me tiene la pija infladísima. Entre paréntesis, tengo que ver a un urólogo por el tema de la pija.

Como dijiste hace dos años, ¿son todos impresentables?

Es que es difícil encontrar algo respetable del lado de la oposición. Hay una multiplicidad de voces que hacen las cosas más complejas, más confusas. En Venezuela, Capriles hizo que se junten los opositores, acá no se si Macri y Binner se pueden juntar. Esas mescolanzas, en definitiva, son parte del devenir político. También, la política está llena de estrategias, de tácticas, de cosas que hoy suceden que no te cierran pero tienen que suceder porque, para esa estructura, eso que sucede es una manera de sumar y de generar eco. Qué se yo, es como los sectores de izquierda que están con Moyano, y la burocracia sindical, que siempre van a confrontar, pero hay que juntarse de alguna manera. El tema de sumar voluntades para tener una presencia en la pelea tiene también este entuerto. Yo igual no puedo admitir a Biolcati con grupos de izquierda juntos en la calle. Ahí hay algo que no me cierra. Yo no creo que Michelli piense que Moyano mañana le va a dar autonomía a ATE o que van a estar como culo y calzón.

Entonces decís que el candidato opositor va a ser Macri.

A Macri le gusta el rock, es amigo de la alcurnia. Muchachos, no van a pretender que Macri se ponga en contra de la alcurnia y de los sectores más conservadores de la Argentina, si son amigos de todos los comisarios y les gusta Charly García, ese es el PRO. Todos los elementos más nefastos o que estuvieron más relacionados a la dictadura hoy tienen lugar ahí. El PRO debe tener dos o tres intelectuales. Esos tipos con problemas con el peronismo pero que han tenido su lugar en el kirchnerismo, como Julio Bárbaro que ahora dice que Macri es humanista. También está el tipo al que le arreglan la vereda y entonces va y lo vota. Hay un discurso de Macri en el que hay que fijarse, que de alguna manera es su estímulo para ser político. Macri cuando ganó (eso se dice siempre después de ganar) dijo: “Nosotros estamos aprendiendo en política, nos podemos equivocar pero escuchamos a todos”. Eso da la idea de un muchacho que estudió, que se recibió de ingeniero y que le está diciendo a la población que se puede equivocar pero que es buena leche. Y, además, está confrontando ahí al viejo cuadro político, que el ciudadano común piensa que es un chorro y que entra como cuadro político y después hace negocios. Hay algo de ese discurso de Macri que está claramente expuesto. Y una boga de la espiritualidad de la que el PRO de alguna manera se alimenta porque tiene que ver con el discurso de “Hay que escuchar a todos, no hay que ser soberbio”. Todo esto dicho desde la oposición porque, obviamente, cuando sos poder dejás de escuchar a todos porque tenés que actuar y tenés que efectivizar cosas; y hay un montón que van a quedar afuera y para ese montón tendrán a los policías para pegarle palos. Me parece, yo no estoy diciendo certezas, digo lo que pienso, no soy ni un cuadro político ni un militante de ninguna estructura. No estoy embebido en el kirchenrismo como si fuera lo mejor que nos pasó, porque en cualquier territorio cuando hay gente que la pasa mal y se está cagando de hambre, no termina de cerrar nada… Este es un discurso que también se dice desde el propio gobierno: “Sabemos que nos falta, sabemos que hay gente que la está pasando mal”. Está bien, pero mientras no se efectivicen las soluciones siempre hay una pata que está mal pegada, algo que no te cierra y eso también me resulta preocupante. Ahora, desde ya, yo no puedo pensar que eso va a ser solucionado desde la estructura macrista. Por eso si tengo que discutir algo se lo discuto al kirchenrismo, como lugar que efectivizó políticas interesantes y que, desde la estructura democrática hasta ahora, es lo que dejó un signo para discutir. También es preocupante que no haya una estructura opositora que apoye algunas cuestiones efectivizadas y que critique otras porque entonces es el kirchnerismo contra todo. De todas maneras, ya te digo, yo estoy a punto de irme a una isla en el Tigre y olvidarme de todo. Eso a mis 51 años es lo mejor que me puede pasar. Igual si hay quilombo, me gusta. Si hay piedrazos me tomo una lancha colectivo y me vuelvo a venir… Depende de cómo me agarrés.

Esta diez días, se cumplen dos años del fallecimiento de Néstor Kirchner, ¿significa algo para vos?

Fue parte de un proceso donde se efectivizaron políticas en las que, de alguna manera, yo estuve presente. Estuve presente en aceptarlas y formar parte de ellas desde mi voluntad. Me pareció una figura bastante relevante políticamente. Y esto es independiente de lo que puedas discutir o no, es para cualquiera. Fue una figura muy relevante desde el 2003 hasta su fallecimiento. Un tipo para discutir. Para mí, un tipo para discutir es sumamente respetable. Me refiero a discutir para profundizar en política. Me parece probablemente la figura más trascendente desde la apertura democrática.

Y de Racing.

Eso al margen. Igual eso hace que le tenga más simpatía, sin duda. Pero también puede discutirse porque Neustadt también era de Racing. Viste que el fútbol abarca varias voluntades.

Como el rock.

Claro. El rock también, ¿qué son Velvet Underground y Bon Jovi? Capaz que el rock es todo eso junto. Sólo que vos decís “No, yo escucho esto y esto no”.

PING PONG


¿Cuál de estos libros leerías?

a) “Retórica y Linguística” de Marcelo Bonelli b) “Dios no ha muerto” de Santos Biasatti c) “Tengo un nudo en la garganta” de Héctor Magnetto.

Dios no ha muerto de Santo Biasatti. Primero, porque me parece un título mas reafirmativo de alguna manera. Si no ha muerto, él tiene que justificar que está vivo, con lo cual, ya sería más interesante para leer. Yo le seguí siempre la carrera a Santo Biasatti porque el primer libro de él es “Dios ha muerto”, el segundo “Me parece que no” y el tercero es “No ha muerto”. Lo cual me parece más interesante que lo del nudo en la garganta, que de alguna manera todos tenemos y que con un golpe en la espalda, por ahí ese nudo se puede sacar. “Retorica y Lingüística”, es un libro a lo Groucho Marx, sobre todo por el tema de la linguística.

Ahora te planteo un escenario para 2015. Hay determinadas formulas presidenciales, una de éstas va a ganar.
A esa altura ya estoy en el Tigre. Vengo a grabar y me vuelvo a ir… Digo: “Ah, mirá. ¿Sigue 6,7,8? ¿TN sigue siendo independiente? ¡Qué bueno!”
Fórmulas y slogans
1.Daniel Scioli-Gabriela Michetti. “Hacenos la gamba, danos una mano”
2.Pino Solanas-Elisa Carrió.”Corré la bola”
3.Mauricio Macri-Sergio Schoklender. “Dale que ganamos por afano”
4. Hermes Binner-Tusam. “Por un socialismo más duro duro, aunque puede fallar”


Ese último, porque puede fallar y lo más factible es que falle. También el socialismo tiene esa cosa de Tusam, que puede hacer creer que eso pasó y no pasó. Eso es típico del socialismo.

¿El Rabino Bergman o el Padre Grassi?

Como hombre me gusta más el Padre Grassi, me da más grassi. Al Rabino Bergman yo lo cagaría a patadas en el culo. Aunque hizo buenas películas.

¿Aníbal Fernández o Mingo y Aníbal?

Los tres. Los junto a los tres y me como un asado.

¿Caruso Lombardi o Eduardo Feinmann?

Son lo mismo. ¿Caruso Lombardi no dijo que en el equipo de él, Messi era suplente? Igual le mando un saludo porque nos sacó de la promoción.

¿Racing campeón de la Libertadores o la revolución socialista?

Es más factible Racing campeón de la Libertadores.

Analogías futboleras
Siempre arranca la jugada por izquierda y la termina por derecha: “Perón del 72 al 74 . Y, no sé… Miguel Del Sel.
Mete caño aunque vaya ganando por goleada: Vaca Narvaja, pero el Vasco. El Vasco metía caño y se la re aguantaba.
Te cabecea todos los centros: La obviedad sería Duhalde, ¿no?
Siempre va al banco de suplentes: Boudou
En los partidos chivos se come los mocos: Elisa Carrió.
Llega hasta el fondo por izquierda pero nunca te saca un centro: El Partido Socialista de la Argentina.




Fuente: http://hamartia.com.ar/2012/12/07/entrevista-a-diego-capusotto/
0No comments yet