Check the new version here

Popular channels

Feminismo y el Hombre Desechable


link: http://www.youtube.com/watch?v=vBnmy91j_5c



El vídeo en Youtube sobre feminismo desde hace más de un año ha sido “Feminismo y el hombre Deschable” por la Editora Karen Straughan, también conocida como Girl Writes What. Si no lo crees, tan sólo ven a Youtube y escribe la palabra “Feminism” y si no ves ese vídeo en la cima, probablemente será uno de los primeros. Y a diferencia de la mayoría de los vídeos que se vuelven “virales”, este no ha visto una explosión de vistas sino que un número creciente de vistas. Ha iniciado una tormenta de odio contra la autora. La gente ha puesto fotos de su cara golpeada y ensangrentada para mostrar el odio hacia ella. La han llamado una extremista derechista, una tradicionalista “que quiere que las mujeres regresen a la cocina”, una misógina, una odia-mujeres, una traidora a su vagina- incluso la han llamado la “Rosa de Tokio del Feminismo.” La mayoría de esto es entretenido ya que ella es una atea bisexual quien es escritora profesional de novelas eróticas y con frecuencia no vota – no porque ella crea que las mujeres no deban votar, sino que al igual que Penn Jilett, ella piensa que eso es una pérdida de tiempo. Es entretenido el hecho de que a ella también la han llamado una “feminista extremista” con frecuencia (y la han llamado otras cosas más vulgares también)



El hecho es que yo personalmente estoy de acuerdo con todo lo que ella dice en este vídeo. Es decir – con cada una de las palabras del vídeo. Yo he pensado esas cosas desde hace muchos años. Y estoy acostumbrado a que me griten que me calle por decir estas cosas. Pero parece ser todavía peor cuando una mujer las dice. ¿Tal vez es porque los que se oponen a lo que ella dice ven un odio particular cuando una mujer las dice? O ¿tal vez es porque ellos tienen miedo de que si una mujer las dice, ellos no podrán ignorarla como si fuera un “perdedor llorón” como si ignoran a los hombres que dicen esas cosas? Lo dejo para que ustedes lo decidan.



Habiendo dicho eso, un número de lectores de mi blog se han quejado que no pueden resistir escuchar a Karen (Girl Writes What) hablar por 15 minutos. Yo no entiendo esa queja en lo más mínimo, yo siempre he encontrado que su estilo de hablar es atractivo, pero cada quien con su gusto. A pesar de que ella se acerca a 400.000 vistas en sólo este vídeo, y que tiene más de 13.000 subscriptores y cada vez tiene más, alguna gente me dice que quieren leer sus ensayos en lugar de escucharlos. Así que para lograr esto le pedí a Karen por el guión de este vídeo y cuando ella me dijo que lo perdió lo transcribí y lo publiqué. Así que, a continuación les presento con orgullo, el vídeo de mi amiga Karen “Feminismo y el Hombre Desechable.” Espero que les guste tanto como a mí.




No hace mucho tiempo atrás perdí la paciencia con una feminista quien había llegado a un espacio seguro para hombres desde un blog feminista para burlarse de la idea de la desechabilidad masculina. Ella básicamente dijo que todo ese concepto es un mito, que las experiencias de vida de los hombres estaban mal y que los presentes eran un montón de llorones quienes se quejaban de nada.



Eso me puso a pensar sobre el concepto de la desechabilidad masculina y como esto interactúa con el movimiento feminista. La desechabilidad masculina ha existido desde el principio del tiempo y está basada en una dinámica muy simplre: cuando se trata del bienestar de otros, a las mujeres les toca primero, los hombres les toca al final. Esta es la forma en la que siempre ha sido. Asientos en botes salvavidas, ser rescatadas de edificios en llamas, a quien le toca comer: en realidad, la sociedad pone a hombres al final cada vez y la sociedad espera que los hombres se pongan al final cada vez.



Los humanos siempre han tenido la dinámica de “mujeres y niños primero” y no ha cambiado en lo más mínimo. El 93% de las muertes en el trabajo es una evidencia de esto, al menos si no hay con poder nadie que le de importancia y quien esté interesado en cambiar algo. De hecho, yo recuerdo leer un artículo en un diario de Columbia Británica no hace mucho tiempo atrás que describía que el cada vez haya más lesiones femeninas en el trabajo como un problema enorme y lo loco es que ese cambio refleja una disminución en las lesiones masculinas en el trabajo más que un incremento en las lesiones femeninas. Las lesiones en los hombres en el trabajo han disminuido por los cambios económicos han dejado sin empleo a tanto hombres en el sector de recursos a tal nivel que ya no hay tantos árboles o equipos pesados cayendo encima de los hombres como si había en otros tiempos. Y aún así, esto se interpreta como un problema enorme para las mujeres que requiere acción inmediata para resolverse. Es como si es que los hombres no mueren a tasa de 20 hombres por 1 mujer, entonces estamos haciendo algo mal como sociedad.



En la época en la que viviamos en las cavernas la actitud necesaria. La naturaleza es realmente una amante cruel, especialmente cuando piensas en todos los animales que no llegan a morir de viejos. Las cosas eran muy diferentes a través de la mayor parte de nuestra historia en este planeta en comparación de cómo son ahora. La vida era peligrosa, los asentamientos humanos eran pequeños, aislados uno de otro y un gran desastre que matase muchas mujeres significaba prácticamente el fin de ese grupo de gente. Así que realmente, el nivel de importancia para ese asentamiento humano que representa el bienestar de las mujeres y los niños se refleja casi siempre en que tan exitoso era ese asentamiento humano. Y eso puede ser expandido en cuanto a sociedades enteras.



Sigo escuchando de los campos feministas que lo femenino siempre ha sido subvaluado por la sociedad y que lo masculino es preferido. Pero siempre he encontrado que lo que sucede es lo opuesto: lo femenino es intrínsecamente e individualmente valioso, simplemente porque las mujeres son el factor limitante en la reproducción. Cuando se trata de producir bebes, cada mujer cuenta, mientras que biológicamente un hombre muy feliz podría probablemente hacer el trabajo de cientos en ese aspecto. Así que el nivel de importancia intrínseca que nosotros los humanos ponemos en la seguridad y el aprovisionamiento de las mujeres y sus hijos es una de las muchas razones por la cual hemos sido tan exitosos en convertirnos en la especia dominante en este planeta.



A pesar de que yo voy a conceder de que esa motivación por mantener a las mujeres a salvo de todo daño con frecuencia ha resultado en que se pongan limitaciones extremas a la movilidad de las mujeres, en su agencia, en su poder de decisión para dirigir sus propias vidas, a través de la historia y de muchas culturas y en muchas culturas incluso el día de hoy, yo creo que es decir que todas culturas tienden a ser las más retrógradas. Cuando tú consideras que si “les tiramos bombas hasta que lleguen a la edad de piedra” podría ser progreso, yo creo que podría concluirse de que las sociedades más exitosas han tenido un buen balance entre permitir libertades a las mujeres y la habilidad de elegir y dirigir sus propios caminos en la vida y la necesidad de protegerlas y proveer para ellas.



Sin embargo, las feministas van a insistir de que este tipo de restricciones han sido puestas en las mujeres en este tipo de sociedades como la forma suprema de cosificación. Pones tus posesiones bajo llave para asegurarte que no te las roben o no las dañen. Honestamente, si yo fuese un hombre en el campo de batalla yo apreciaría ser cosificado de esa forma. Yo creo que si voy a ser una cosa, prefiero ser una cosa sexual o la posesión valiosa de otra persona en lugar de ser una cosa que simplemente puede ser arrojado a la basura o hecho añicos en servicio del beneficio de alguien más.



Las feministas también tienen una idea muy simplista de que nuestra voluntad de absolver a las mujeres de sus crímenes, darles un manotón en la muñeca, librarlas del castigo, viene de una falta de respeto profundo por la autonomía de las mujeres – al no ser vistas como seres humanos completos capaces de cuidar de si mismas, que las vemos como niñas quienes no saben hacer nada por sí mismas. Y a pesar de que hay paralelos en nuestro deseo por proteger a las mujeres y a los niños no sólo de sus malas decisiones sino de todas las consecuencias de su mal comportamiento, realmente no es tan simple como ellas lo quieren presentar.



En serio, incluso el día de hoy – ¡a pesar de que estamos en el 2011! Esperamos de que si hay un hombre y una mujer en un edificio en llamas y sólo se puede salvar a uno, la expectativa es que salves a la mujer cada vez que suceda esto. Así que honestamente, ¿La humanidad de quien se está poniendo encima de la de quien? No estamos hablando de ir a trabajar, no estamos hablando de obtener una educación, no estamos hablando de la libertad para decidir qué hacer en la vida. No estamos hablando sobre tener la oportunidad de aprender Tae Kwon Do. Aquí estamos hablando de asientos en los botes salvavidas. La persona en el bote salvavidas va a sobrevivir, no importa que tan capaz o incapaz sea al manejar su propia vida y la persona que se hunde con el barco va a morir, no importa que tan independiente, autosuficiente e increíble sea. Esta es la ecuación: una vida, más valiosa que la otra y la mujer gana cada vez.



Así que honestamente, ¿hay algún argumento en alguna parte de que la humanidad de las mujeres siempre ha sido altamente considerada por la sociedad en comparación con la humanidad de los hombres? Para ser importante en una sociedad, una mujer tan sólo tiene que ser mujer; un hombre tiene que hacer cosas para que su vida tenga alguna valía para alguien diferente de él mismo. Yo creo que fue ManWomanMyth quien dijo que nuestra sociedad reduce a los hombres de seres humanos a acciones humanas. Yo realmente creo que esa es una analogía muy apropiada. Medimos la valía de un hombre para que él pueda usar el título de “hombre” y por lo tanto el título de “humano” a través de qué tan útil es él, ya sea para la sociedad o para las mujeres y una de las cosas más útiles que un hombre puede hacer incluso ahora desde el punto de vista de la sociedad es poner a las mujeres y a los niños antes que él.



A pesar de que yo creo que hay mucho del argumento de que esta actitud es al menos parcialmente innata – la forma en la cual la mayoría de las características de sobrevivencia están hechas, incluso las características colectivas – si comenzamos en los cromosomas realmente hacemos todo lo que podemos como sociedad para reforzar esta dinámica. Los estudios han mostrado que a pesar de que los niños bebé tienen tendencia a llorar más que las niñas bebé, los padres atienden con mayor rapidez a las niñas bebé. A pesar que el nivel de aceptación de la circuncisión de niños bebé en nuestra cultura, se prohibió la mutilación genital femenina tan pronto como supimos de su existencia, la realidad dice mucho sobre como difieren nuestras expectativas sobre hombres y mujeres. Hablando como madre, la última cosa que yo quisiera es oír que uno de mis hijos llora, especialmente cuando están en una edad en la que son completamente indefensos, completamente a merced de las fuerzas externas y completamente dependientes de adultos en sus vidas para todo y aún así saber que tan doloroso puede ser el corte, esperamos que nuestros niños bebes, con unos cuantos días de nacimiento, simplemente lo aguaten.



Tan sólo piensen en esas primeras interacciones y experiencias, estas diferencias en como cuidamos y amamos a nuestros bebés dependiendo de su género, qué les enseña: ¿Qué le enseñamos a las niñas bebé cuando atendemos sus llantos tan rápido? Les enseñamos a pedir ayuda porque sus necesidades son importantes. Les enseñamos a que nos dejen saber cuando tienen miedo o dolor porque es importante para nosotros saber cuándo ellas están enfermas o en peligro o heridas, de modo que así podemos hacer algo al respecto. Les enseñamos que cuando ellas están tristes o solas nos invoquen para que les demos confort y el confort va a llegar. Les enseñamos que ellas son importantes. Sus necesidades y su bienestar, emocional y físico, son importantes para nosotros.



Y ¿Qué les enseñamos a los niños bebé cuando los dejamos llorar? Les enseñamos que no tiene mucho sentido en buscar ayuda porque se la daremos a regañadientes y eso si es que les damos ayuda. Les enseñamos que ellos deberían de ser capaces de lidiar con sus emociones como el miedo, impotencia, soledad, tristeza, dolor, estrés: les enseñamos estoicismo. Les enseñamos que aguanten. Les enseñamos que sus miedos y su dolor son cosas que deben de ser ignorados. Les enseñamos que su bienestar emocional y físico no es tan importante como otras cosas.



Considerando eso, ¿Es sorpresa de que porqué es tan difícil para un hombre ir al doctor cuando está enfermo?



Lo que le enseñamos a los niños bebé es que todas las cosas que un hombre necesita saber y sentir sobre sí mismo si él va a estar de pie en frente de la cabaña con un rifle mientras su esposa y sus hijos se esconden adentro. Los estamos preparando para el día en que é tenga que poner una bayoneta en un rifle e ir a la carga en una colina bajo fuego enemigo y los estamos preparando para que tomen la decisión de aceptar un destino terrible mientras las mujeres y los niños escapan en los botes salvavidas. Les estamos enseñando a que internalicen su propia desechabilidad.



¿Y a las niñas bebé? Al atender sus llantos con tanta velocidad, les dejamos saber que ellas son inherentemente importantes para nosotros, las estamos preparando para el día en que ellas tengan que poner su propia seguridad primero, incluso si eso significa que el hombre que ella ama se queda de pie, sólo, con un rifle en frente de la cabaña. Las estamos preparando a que tomen un asiento en el bote salvavidas. Las estamos entrenando a ellas para que no sientan culpa ni empatía o que reconozcan la humanidad de un hombre o en cualquier sentido piensen que él podría merecer más para convencerlas de que ellas no le den el asiento a él. Porque por miles de años, la especie humana depende absolutamente en que ella se sienta 100% con derecho a ese asiento.



Y esto me trae al feminismo. Ustedes saben ¿Las que van a destruir el patriarcado? ¿Esas vengadoras por la igualdad? ¿Las desmanteladoras de los roles de género? ¿?Qué exactamente ha hecho el feminismo por desmantelar el rol tradicional de la desechabilidad masculina?



Las más grandes victorias del feminismo sólo han reforzado en todos de que la sociedad todavía le debe provisión, protección, ayuda y apoyo a las mujeres porque son mujeres. En su desdén y abandono colectivo de las víctimas hombre de violencia doméstica, sólo refuerzan en los hombres el que no tiene sentido pedir ayuda, porque las necesidades de los hombres no son relevantes y sus miedos y su dolor no significan nada para nadie. El feminismo nos enseña a poner las necesidades de las mujeres al frente de cualquier asunto que estemos discutiendo ya sea social o político. Cuando el asunto a discutir es la ley de violencia doméstica, asalto sexual, sexismo institucional, redes de seguridad social, fondos para la educación, refugios para gente sin hogar, fondos gubernamentales para trabajos- trabajos que no se quedan como listos una vez que las mujeres se enteran que estos existen.



A donde sea que tú mires – ¡En todas partes donde mires! – hay feministas presionando para llegar al frente de la línea demandando la “parte justa” de todos los beneficios, las cosas buenas, el botín, las galletas. Incluso si las mujeres no lo necesitan. Incluso si las mujeres no lo merecen. E incluso si alguien más los necesita o los merece más.



Y ellas los reciben, porque nosotros se los damos.



El feminismo no ha hecho nada excepto explotar esta dinámica de la expectativa de que los hombres pongan las necesidades de todos los demás antes que las de ellos mismos. Especialmente las de las mujeres. La seguridad de las mujeres y el apoyo, el bienestar de las mujeres y las necesidades emocionales de las mujeres, siempre son primero. Esto es el ejemplo más sorprendente de psicología manipulativa que he visto en mi vida. El feminismo ha unido fuerzas con la vieja caballerosidad desde el principio. Ellos pueden parecer compañeros inusuales, pero no lo son en realidad. Porque ambos conceptos están basados firmemente en el autointerés femenino.



Hemos hecho nuestro camino como humanos a través de una historia muy dura y nos hemos convertido en la especie dominante en este planeta. Una de esas razones por las cuales tenemos éxito es porque consistentemente ponemos las necesidades de las mujeres primero. Sus necesidades por seguridad, apoyo y provisión. Estaba en los mejores intereses de la humanidad el que las mujeres sean esencialmente interesadas en su beneficio propio y para los hombres que sean esencialmente sacrificables voluntariamente. Pero ya no necesitamos esa dinámica. Nuestra especia no está en peligro de extinción. ¡Somos 7 mil millones de personas!



¿Qué es lo peor que podría suceder si todos colectivamente decidiéramos que los hombres no son más desechables que las mujeres y que las mujeres no son más valiosas que los hombres? De hecho el mayor peligro es nuestra desesperación para hacer reverencias y darle a las mujeres todo lo que quieran y todo lo que ellas dicen necesitar, somos una sociedad desequilibrada al punto donde estamos en peligro de que estos desequilibrios nos causen serios daños.



Y ¿En serio? La única diferencia entre el rol tradicional y el nuevo es que para los hombres, con respecto a la desechabilidad es que la masculinidad, la hombría: antes era celebrada, era admirada y era recompensada, porque era realmente necesaria y porque el costo personal para cada uno de los hombres era tan increíblemente alto.



¿Y ahora? Ahora, todavía esperamos que los hombres pongan a las mujeres primero y todavía esperamos que la sociedad ponga a las mujeres primero y todavía esperamos que los hombres no se quejen sobre quedar al final cada vez. Pero los hombres ya no reciben nuestra admiración. Todo lo que reciben a cambio es escuchar que son tan idiotas. ¿Hay alguna dudad del porqué están empezando a enojarse tanto?
0
2
0
1
2Comments