Saint Seiya y el dilema del cd y la muñeca inflable