Check the new version here

Popular channels

Sasha Grey dirigida por Soderbergh, The Girfriend Experience

Steven Soderbergh se convirtió en el niño prodigio del cine independiente norteamericano en 1989, con sexo, mentiras y cintas de vídeo, su opera prima como director. Once años más tarde, se ganó el respeto y la admiración de todo Hollywood con las plurioscarizadas Erin Brockovich y Traffic. Desde entonces, compagina los peliculones de presupuesto alto con caprichitos personales grabados en vídeo. Su nueva película, The Girlfriend Experience, pertenece a este último grupo. Ambientada en Manhattan, en pleno terremoto económico y electoral, recrea las peripecias de una escort o prostituta de lujo. El papel protagonista lo interpreta Sasha Grey, una superestrella del porno, detalle éste que ha llamado mucho la atención de los medios no especializados en moderneces y friquismos más o menos cool.





¿QUIEN ES SASHA GREY? Sasha Grey lleva cinco años marcando tendencia en la escena X. Ahora mismo, es una de las figuras más mediáticas e influyentes del porno ’made in USA’. Y eso, a pesar de que su físico no se ajusta en absoluto a los cánones del género. Bajita, cabezona y con los pechos pequeños, se ha especializado en escenas de sexo extremo, brutales. Puro ’gonzo’ (subgénero porno contado en primera persona y sexualmente hiperrealista). Por otra parte, concede estupendas entrevistas manejando referencias culturales muy variadas: de Burroughs a Anaïs Nin, pasando por Godard, Pasolini y Hunter S. Thompson.


Soderbergh no es tonto, evidentemente. Cuando decidió ofrecerle el personaje principal de The Girlfriend Experience a Sasha Grey, no lo hizo movido por el morbo sensacionalista que suele acompañar a cualquier chica mona que se dedique al metesaca remunerado. Sasha lleva cinco años marcando tendencia en la escena X made in USA. Ahora mismo, es una de las figuras más mediáticas e influyentes de la industria del entretenimiento para adultos. Y eso, a pesar de que su físico no se ajusta en absoluto a los cánones del género. De hecho, Sasha es un auténtico bicho raro. Bajita, cabezona y con los pechos pequeños, se ha especializado en escenas de sexo extremo, brutales. Puro gonzo sin aditivos. Además, y esto sí que es relevante, se le dan bien las entrevistas: habla bien, con seguridad, manejando referencias culturales muy variadas. Fuera de los platós, se codea con artistas pintones y ejerce de modelo ocasional para revistas y fotógrafos de vanguardia. De ahí a ser considerada musa alternativa de la modernidad hardcore de yanquilandia no media ni un paso.

El nombre verdadero de Sasha Grey es Marina Ann Hantzis. Nació en North Highlands, un pueblucho de Sacramento, en el estado de California, el 14 de marzo de 1988. Un mes después de cumplir los dieciocho años, se mudó a Los Angeles con la única intención de convertirse en actriz porno. “Fue una decisión meditada y responsable —afirma la actriz—. En el sitio donde crecí no tenía futuro. Tuve una infancia pobre y cutre. Por suerte, estudié cine, danza e interpretación durante un año antes de marcharme. Descubrí el cine de Godard, Pasolini, Von Trier; leí a Burroughs, Hunter S. Thompson, Anaïs Nin... Y también vi mucho porno y practiqué mucho sexo. Sexo duro. ¡Durísimo! Ahorré 7.000 dolares trabajando de camarera en un restaurante y los utilicé para instalarme en Hollywood”.


—Cuando hablas de sexo duro ¿a qué te refieres?
—Bueno, lo que suelo hacer en las películas, ya sabes: tortazos, escupitajos, tirones de pelo, anales, dobles penetraciones, juegos de dominación y sumisión... Tuve un novio en el pueblo, el cocinero del restaurante donde trabajé: él me inició en este tipo de sexo. En mi primera pelicula porno, The Fashionistas 2: Safado, de John Stagliano, lo primero que le dije al actor al que se la estaba mamando —que, por cierto, era Rocco Siffredi— fue que me pegase



The Girlfriend Experience







La anterior película de Steven Soderbergh, El soplón (The informant), protagonizada por Matt Damon, costó 21 millones de dólares. La que ahora aterriza en nuestras pantallas, The Girlfriend Experience, rodada inmediatamente después y protagonizada por una actriz porno, apenas si ha alcanzado el millón y medio de dólares de presupuesto.

Al director de sexo, mentiras y cintas de vídeo, Traffic y Erin Brockovich, entre otros títulos memorables de las últimas dos décadas, siempre le ha gustado simultanear los proyectos, digamos, de serie A, con los de serie B o incluso Z. Es un realizador imprevisible, que lo mismo graba en vídeo que en celuloide, con grandes estrellas o con auténticos desconocidos, adaptando historias comerciales o apostando a cara descubierta por el arte y ensayo.

Filmada en poco más de dos semanas, en localizaciones situadas en Las Vegas y Nueva York, The Girlfriend Experience combina la exquisitez formal con el contenido abrupto. Su protagonista, Christine Brown (interpretada por la starlette de cine X ’gonzo’ Sasha Grey), más conocida por sus clientes como Chelsea, se dedica al oficio más antiguo del mundo, la prostitución, pero en su gama más alta y refinada. Es una genuina ’scort girl’, de las de a 10.000 dólares la noche.

Soderbergh, a partir de un guión escrito por sus colaboradores Brian Koppelman y David Levien, se dedica a seguirle la pista a su musa durante 77 minutos. En todo este tiempo, vemos a Chelsea interactuando con hombres de distinta edad y condición en restaurantes, habitaciones de hotel y otros lugares de cita y encuentro. Todos ellos son profesionales con sueldazo y muchas, muchas preocupaciones financieras. También sale un novio que trabaja como monitor en un gimnasio, un sinvergüenza que se dedica a escribir sobre ’scort girls’ a cambio de favores sexuales y una amiga de confianza.

Más que de sexo, de lo que se habla, y a fondo, en The Girlfriend Experience es de transacciones, de dinero, de intercambio de valores. La acción está ambientada en los días previos a las últimas elecciones presidenciales estadounidenses. Se respira ambiente de crisis, de cambio, de incertidumbre. Soderbergh encuadra y monta sus imágenes con un estilo que no deja indiferente, empaquetando el veneno del mensaje con un precioso envoltorio audivisual. Sasha Grey, la protagonista, actúa con pasmosa naturalidad: resulta creíble de principio a fin.



0
5
0
1
5Comments
pablopxp1

Lei Sasha y entre... Que paso?

0
Mozzarella_rock

como la amo a esta mina loco no me gustaba el porno hasta que vi un video de ella, es tan natural, tan atrevida. ojala le vaya de lujo en esta peli!

0
53RCH3NK0

si pones el link de un porno de ella te doy +5

0
javieressu
0
KvnRoses
0