epespad

Nunca hay que olvidar que el otro también puede ser un pelotudo del orto, es la famosa otreortedad

Comentarios (0)