epelpad

Cuarto Camino, el Trabajo en la vida diaria.

CUARTO CAMINO, EL TRABAJO EN LA VIDA DIARIA.
(G.I. Gurdjieff)
.

Cuarto Camino, el Trabajo en la vida diaria.

Eneagrama dibujado por Alexander Salzmann: diseño original para el programa de 1923 del Instituto para el Desarrollo Armónico del Hombre. El dibujo se hizo en Georgia – Tiflis (Tbilisi).

“EL CUARTO CAMINO ALCANZA SIMULTÁNEAMENTE TODOS LOS LADOS DEL SER HUMANO.
LA COMPRENSIÓN ES UN PRINCIPIO FUNDAMENTAL, CUANTO MÁS COMPRENDA UN HOMBRE LO QUE HACE, TANTO MÁS VALOR TENDRÁN LOS RESULTADOS DE SUS ESFUERZOS.
LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN EL TRABAJO SON PROPORCIONALES A LA CONCIENCIA QUE UNO TIENE DE ESE TRABAJO.”



“El cuarto camino no exige que uno se retire del mundo, no exige que uno abandone todo aquello por lo que se ha vivido hasta el momento.”…
"Esto significa que es necesario estar preparado para entrar en el cuarto camino, y que esta preparación, que es de las más serias, tiene que adquirirse en la vida ordinaria y aplicarla sobre muchos lados diferentes. Además, el hombre que quiere seguir el cuarto camino tiene que reunir en su vida condiciones favorables al trabajo, o por lo menos aquellas que no lo hagan imposible; porque es necesario convencerse de que tanto en la vida exterior como en la vida interior, ciertas condiciones pueden constituir barreras infranqueables para el cuarto camino. Añadamos aún, que este camino, contrariamente al del faquir, al del monje y al del yogui, no tiene una forma definida. Ante todo, tiene que ser hallado. Es la primera prueba. Y es difícil, porque el cuarto camino es mucho menos conocido que los otros tres caminos tradicionales. Son numerosas las personas que nunca han oído hablar de él o que niegan simplemente su existencia o aun su posibilidad.”…
“Es posible seguir el cuarto camino y trabajar en él mientras uno continúa atendiendo sus ocupaciones ordinarias, en las condiciones habituales de la vida, sin cortar las relaciones que uno tiene con la gente, sin abandonar nada. Este camino no exige el renunciamiento. Por el contrario, las condiciones de vida en las que un hombre se encuentra cuando emprende el trabajo —o en las que el trabajo lo sorprende, por así decirlo— son las mejores posibles para él, por lo menos al comienzo. Porque ellas le son naturales. Ellas son el hombre mismo, porque la vida de un hombre y sus condiciones corresponden a lo que él es. La vida las ha creado a su medida; por consiguiente, cualquier otra condición sería artificial, y en este caso el trabajo no podría tocar inmediatamente todos los lados de su ser.”
“De esta manera, el cuarto camino alcanza simultáneamente todos los lados del ser humano. Es un trabajo inmediato sobre las tres habitaciones a la vez. El faquir trabaja sobre la primera habitación, el monje sobre la segunda, el yogui sobre la tercera. Cuando alcanzan la cuarta habitación, el faquir, el monje y el yogui dejan atrás muchas tareas incumplidas y no pueden hacer uso de lo que han alcanzado porque no dominan todas sus funciones. El faquir es amo de su cuerpo, pero no de sus emociones, ni de sus pensamientos; el monje es amo de sus emociones, pero no de su cuerpo, ni de su pensamiento; el yogui es amo de su pensamiento, pero no de su cuerpo, ni de sus emociones.”
“Por lo tanto el cuarto camino difiere de los otros, en que exige del hombre ante todo la comprensión. El hombre no debe hacer nada sin comprender — salvo a título de experimento, bajo el control y la dirección de su maestro. Cuanto más comprenda un hombre lo que hace, tanto más valor tendrán los resultados de sus esfuerzos. Es un principio fundamental del cuarto camino. Los resultados obtenidos en el trabajo son proporcionales a la conciencia que uno tiene de ese trabajo. No se requiere «fe» en este camino, por el contrario, la fe de cualquier naturaleza que fuera, es aquí un obstáculo. En el cuarto camino, un hombre tiene que asegurarse por sí mismo de la verdad de lo que se le dice, y en tanto que no haya adquirido esta certidumbre, no debe hacer nada.”

2 comentarios - Cuarto Camino, el Trabajo en la vida diaria.

GokSkywalker +1
Cuarto Camino, el Trabajo en la vida diaria.

La imagen es muy interesante y me recuerda a Jacobo Boheme:

"Soy un pecador y hombre moral como tú y debo, cada día y cada hora, desgarrarme, luchar y combatir con el Diablo, que me aflige en mi naturaleza corrupta y perdida, en ese poder colérico que existe en mi carne, como en todos los hombres, continuamente."
Tienes que ser miembro para responder en este tema