epespad

El Cuarto Camino - Maurice Nicoll

Birdlip, 4 de mayo, 1941

EL CUARTO CAMINO (Maurice Nicoll)



Ahora, es necesario comprender qué significa el Cuarto Camino. Hay cuatro caminos en el
trabajo sobre si. Pertenecemos al Cuarto Camino que es el más difícil de todos los caminos,
porque es preciso practicarlo en medio de la vida. El Camino del Faquir —es decir, el Primer
Camino— el Camino del Monje, —es decir, el Segundo Camino— el Camino del Yogui, es
decir, el Tercer Camino, no son nuestro camino. Es menester que hablemos de nuestra
pequeña escala, pero lo interesante es que, aun en esta pequeña escala, tratamos de seguir el
Cuarto Camino que se adentra en la vida exterior cada vez que se produce un período de
especial desorden y caos.
Ahora deseo decirles a todos ustedes que hay algunos que no han comprendido la idea del
Cuarto Camino —por ejemplo, me parece que ustedes esperan que las condiciones que
existieron en una época dada existen o existirán siempre. En esto están muy equivocados. El
Cuarto Camino debe relacionarse siempre con las circunstancias variables de vida y nunca
llega a ser fijo y habitual. De súbito se produce la necesidad de alterar todo el plan externo de
las cosas. En este preciso momento quiero que la gente que me rodea lo comprenda y sea
capaz de adaptarse a las diferentes condiciones y aun mantener en sí todos ros principios e
ideas del trabajo. No sabemos qué sucederá en el futuro. Pero comprendemos que el trabajo
debe proseguir en el futuro. Y esto significa que la gente debe ser capaz de adaptarse a
condiciones exteriores por completo diferentes y sin embargo mantener el sentido y el
sentimiento del trabajo.
En el Cuarto Camino la primera y principal realización es llegar a ser el hombre Nº 4 —es
decir, el hombre equilibrado o el hombre cabal. Ahora bien, si alguno de ustedes se ha forjado
la idea de que conoce la forma exterior del trabajo debido a asociaciones pasadas y se
encuentra confrontado con un orden de cosas externas por entero nuevo y se vuelve negativo,
dicha persona me es en verdad inútil en todo lo concerniente al Cuarto Camino. Es preciso
que aprenda que cualquier cambio en el trabajo exterior le es siempre útil, sea cual fuere la
forma que toma, y ustedes todos deben estar preparados para seguir el trabajo en sus
cambiantes manifestaciones, exteriores, y en todo momento mantener una clara actitud
interior hacia él.
En este momento es por completo imposible reproducir la situación tal como existía en Essex.
El actual centro de operaciones de nuestra filial del trabajo está situado ahora bajo el foco de
la publicidad —es decir, las dos casas que hemos ocupado están literalmente en la vía pública,
en especial la casa en Birdlip, situada en medio de la aldea. Por esa razón es por completo
imposible vivir nuestra vida como lo hicimos en Essex, en la Granja, y todos deben
comprenderlo y adaptarse a las. circunstancias, y asimismo, todos deben comprender que
estamos, por así decirlo, en país "extranjero", y particularmente en un condado conservador, y
es preciso, contribuir a 'impresionar a la gente de un modo razonable y normal. En tales
circunstancias no podemos llevar la. misma vida externa que antes, pero no veo razón alguna
porque la gente que nos visita no comprende que esta pequeña dificultad puede ser vencida
fácilmente y que, salvo este detalle, todo es exactamente como antes.
Hace mucho tiempo dije y lo repetí en diversas oportunidades que el trabajo no exige
necesariamente la presencia de todos en la Granja y que, en un sentido, la Granja era distinta
de la enseñanza del trabajo. El trabajo existe a través de la actitud de cada cual hacia él, y sea
cual fuere la situación exterior, no hace diferencia alguna en el trabajo. Lamento tener que
decirlo pero era necesario hacerlo. Por lo que sé, podemos encontramos otra vez en
17
circunstancias por completo diferentes, que exigirán nuevamente una apropiada comprensión,
y esto se repetirá una y otra vez. La gente debe comprender que está en el Cuarto Camino y
que ha de ser siempre capaz de ser "todas las cosas para toda la gente" y de desarrollar cada
lado de sí, en relación con la sociedad y con todas las formas de la vida exterior, hasta un
punto razonable; de otro modo no comprenden la idea del Cuarto Camino que se mantiene
justo en medio de la vida entre todas las cosas que siguen su curso, adecuándose y empero
manteniéndose siempre él mismo en el interior. El Cuarto Camino es y ha de ser siempre el
más "flexible de todos", pero exige una muy flexible comprensión interior y a menos que una
persona sea flexible, y sin embargo mantenga el sentimiento del trabajo, es un sujeto difícil en
conexión con esta línea de trabajo. Cada cambio en las circunstancias proporciona una muy
útil oportunidad para quien quiera aprender algo. Cuando estoy rodeado de gentes en quienes
puedo confiar, en el sentido de que son capaces de tratar normalmente toda clase de personas
con quienes se encuentran y en cada situación de la vida, siento que podré ampliar el trabajo
en la forma en que deseo ampliarlo eventualmente. Y aquí les recordaré uno de los
significados de la "mecanicidad" en el trabajo. No hay cosa en la vida o con la que no pueda
mantenerse en conexión para el hombre que está en el Cuarto Camino. Este Cuarto Camino
no es romántico y es inútil tener sentimientos románticos acerca de la Granja en Essex. El
Cuarto Camino es despiadado y tan pronto como algo llega a 'su término, es decir, cuando ya
no tiene más valor, se lo abandona. Con 'esto no quiero decir que no podamos regresar a la
Granja, pero ésta es una gran oportunidad para quienquiera que desee adaptarse a la forma
externa y a la situación física del trabajo en este momento. Esto se aplica lo mismo a aquellos
que no pueden venir aquí como a aquellos que pueden hacerlo.
Me alegraría que todos trataran de comprender lo que quiero decir porque es importante
prestar atención a este punto debido al hecho de que muchas veces todos empiezan a
"demorarse" después de un tiempo en alguna forma del trabajo del Cuarto Camino creyendo
que proseguirá así indefinidamente. Desdichadamente, tales hábitos mentales y emocionales
suelen formarse.
Una vez dije a G.: "¿Por qué no construye con más solidez?" (estábamos edificando un
teatro). Dijo: "Esto es sólo temporario. Dentro de muy poco tiempo todo será diferente. Todos
citarán en otro lugar. No se puede construir nada permanentemente en este momento." Por eso
es necesario que todos comprendan en cierto modo lo que esto significa. Muchas veces G. no
tenía trabajo "exteriormente", es decir, no tenía lugar alguno adonde ir, carecía de vivienda.
Todo parecía haberse disuelto y desde un punto de vista exterior o sensorial haberse
desvanecido, empero, como están ustedes enterados, el trabajo prosiguió y fue transmitido
finalmente a este país, y sin embargo, esto no tenía nada que ver con la forma exterior del
trabajo, con la casa o la situación actual, y en vista de lo que G. me dijo a solas, me parece
que no tendremos un hogar permanente para el trabajo y que habremos de ajustamos a
cualquier clase de situación en el futuro. Pero todos ustedes .que han oído hablar de esta
enseñanza desde hace bastante tiempo deben mantenerse tranquilos respecto de cualquier
cambio en la forma exterior o en las demandas externas del trabajo y referirse
instantáneamente a ellas desde el punto de vista del trabajo. Lo molesto es que las cosas se
hacen mecánicas y es preciso recibir un choque para que las cosas dejen de ser mecánicas.
Pero el trabajo prosigue en la misma forma y habla con la misma voz y otorga la misma
fuerza a quienes lo reconocen y lo practican. Es menester agregar que el centro de gravedad
de esta charla- radica en lo que es llamado el Cuarto Camino. No somos faquires que
extienden los brazos un año tras otro; no somos monjes que viven en monasterios; no somos
yoguis que van a remotas escuelas o que se pasan la vida meditando en cuevas de los
Himalayas. Pertenecemos a lo que es llamado el Cuarto Camino que está justo en medio de la
vida. Por eso tenemos que trabajar en medio de la vida, rodeados por todas las desdichas de la
vida, y con el tiempo la vida llega a ser nuestra maestra, es decir, tenemos que practicar la no
identificación en medio de los sucesos de la vida; y tenemos que practicar el recuerdo de sí en
medio de los asuntos; y observamos y separarnos de nuestras emociones negativas en medio
de todas las heridas y escozores de la vida cotidiana. Y por esa razón se dice que un hombre
que sigue el Cuarto Camino debe llegar a ser el hombre Nº 4, es decir, un hombre que ha
desarrollado sus centros. Significa un hombre que puede ser todas las cosas para todos los
hombres, y significa un hombre que ha desarrollado todos los aspectos de sí mismo de modo
que pueda enfrentar cualquier situación en una forma razonable, con cualquier género de
persona, con cualquier punto de vista, con cualquier teoría, con cualquier cosa práctica o cosa
teórica o cosa filosófica. Desde cierto punto de vista es un hombre mundano. No es acertado
decir esto, pero da probablemente la primera idea de lo que es el, hombre Nº 4. El hombre Nº
4 no significa en verdad un hombre de mundo. Significa algo más profundo que esto, pero por
cierto lo incluye, es decir, significa que una persona es capaz de enfrentarse con todos los
eventos y situaciones de la vida de una manera razonable y que no da pruebas de tontería
respecto de la vida y de la gente. Hay muchas cosas que es preciso aprender de la vida
ordinaria, y todos deberían aprenderlas, y en vistas de la idea del hombre Nº 4 todas esas
cosas llegan a ser interesantes. Esta persona odia mecánicamente este lado de la vida y aquella
persona odia mecánicamente aquel otro lado de la vida. En realidad un hombre debe lograr su
pleno desarrollo de la vida en conjunción con el trabajo con el fin de alcanzar la etapa del
hombre Nº 4 porque ninguno puede llegar al estado de hombre Nº 4 a no ser que el trabajo lo
ilumine y se halle en relación con todos los lados de la vida. Pregúntense, todos ustedes,
cuáles son los lados de la vida en que no están desarrollados, y aquí sólo me refiero a la vida
exterior ordinaria. ¿Serían capaces de hacerse cargo súbitamente de un ejército? ¿Serían
capaces de dirigir un hotel? ¿Serían capaces de hablar con eficiencia al Primer Ministro?
¿Podrían escribir una pieza de teatro o comandar un barco o presentar una importante danza y
conservar la tranquilidad y saber qué tienen que hacer? ¿Podrían escribir una buena crítica de
un libro? ¿Podrían mantener una conversación con gente culta? Aunque todas estas cosas no
son importantes y no se deben tomar literalmente, todos deben tener una idea de lo que
significa el hombre Nº 4, pues el hombre Nº 4 no significa exactamente lo que he dicho.
Significa el logro de una muy maravillosa multifaceticidad de modo que, aunque nunca
mantuvieron una charla con el Primer ministro, en cuanto llegue el momento lo podrán hacer
desde, su desarrollo interior y su fuerza interior.
El Cuarto Camino está en la vida y la gente debe tener suficiente fortaleza para mantenerlo en
su voluntad y en su comprensión porque no tiene ni templos, ni iglesias, ni rituales, sino sólo
reglas. Por lo tanto les ruego comprender que si las condiciones exteriores del Cuarto Camino
cambian para ustedes y hasta cambian una y otra vez, deben tratar de conservar siempre el
equilibrio y aceptar las nuevas condiciones como un trabajo y creer que por más que me guste
personalmente un hombre o una mujer, no puedo hacer nada si el cambio de las circunstancias
exterior es lo hace negativo para el trabajo.
Y agregaré este simple parecer. Les ruego que algunos de ustedes no crean que el trabajo
quiere decir la Granja. El trabajo no es una cosa externa que está en la Granja. Muchas veces
la gente se relaciona con el trabajo a través de imágenes sensoriales exteriores de tal modo
que se olvidan a qué se refiere el trabajo. El trabajo no es un lugar, el trabajo no es una cosa
que se puede tocar o manejar, el trabajo no está en Francia ni en Inglaterra ni en los Estados
Unidos, ni en lugar alguno en el mundo. El trabajo está en el corazón y en la propia
comprensión de ustedes, y dondequiera que un hombre vaya, el trabajo siempre va con él, si
mantiene la justa actitud hacia él. Sólo los propios esfuerzos de un hombre mantienen el
trabajo vivo. Sólo si está deseoso de recibirlo el trabajo puede tocar a un hombre; y entonces
empieza lentamente a transformarlo. Por lo tanto el trabajo no está en el espacio ni tampoco
en el tiempo. Es algo que no comprendemos, que no es ni espacio ni tiempo, ni lugar ni
momento, para el cual se inventó una palabra hace mucho tiempo, una palabra que siempre

fue mal comprendida, llamada eternidad.

0 comentarios - El Cuarto Camino - Maurice Nicoll

Tienes que ser miembro para responder en este tema