epelpad

La contabilidad

INTRODUCCIÓN
La contabilidad, es una disciplina diseñada por el hombre para satisfacer su necesidad de administrar y conocer el resultado de ganancia o pérdida en las actividades que realiza, ya sea de comercialización de bienes o servicios, producción, manufactura y extracción de bienes.
Esta necesidad, surge desde el momento mismo en que el hombre inicia el trueque de productos y requiere conocer el valor de lo que esta intercambiando. La época del trueque, dejó de operar desde el momento en que la moneda se convirtió en un bien de aceptación general, a partir de ese momento, todas las transacciones mercantiles se conciertan en dinero. Sin embargo, durante la existencia de los distintos reinados Anglosajón, Ibéricos y Galos y, por los acontecimientos ocurridos durante la Edad Media (expansiones territoriales, cruzadas, inquisición, entre otros) no permitieron que la contabilidad se desarrollara como pasó en otras eras históricas; debido a esta razón, la importancia de estos reinados son considerados de poca importancia en virtud de que durante esta etapa no se observó ninguna variación notable en los métodos y sistemas hasta entonces observados para realizar los registros contables.
A partir del auge del comercio en la época del Renacimiento, las personas dedicadas a esta actividad inician el asentamiento de lo que adquieren, los gastos que realizan, así como el precio en que efectuaban la venta, a través de un registro de sus ingresos y egresos y de esta manera conocer la ganancia o pérdida resultante de su actividad. Este tipo de control representaba la forma simple de una contabilidad. En el año de 1494, en la Ciudad de Venecia Francisco di Luca Paciolo publico su libro denominado Summa de Arithmetica, en uno de cuyos capítulos relativo a “Las cuentas y las Escrituras", se describe por primera vez el sistema que ahora conocemos como partida doble, la cual es la base de la contabilidad actual.
La Contabilidad ha venido evolucionando en el tiempo, adaptándose a las circunstancias de los diferentes modelos económicos y a las necesidades de las diferentes actividades realizadas por el hombre, así encontramos que la Contabilidad se ha especializa por tipo de industria, existiendo una para las actividades básicas o extractivas como son la agricultura, ganadería, minería, petrolera, etc., otra para las industrias manufactureras o transformadoras, otra especialización para las actividades comerciales y de servicios como los bancos.
Cualquier bien, cosa o servicio, se cambia por dinero, y éste a su vez, se cambia también por otras cosas bienes o servicios. Así es como opera la economía actual y funcionan los negocios, la moneda es el patrón la medida universal para concertar cualquier transacción. De esta manera es posible cuantificar y medir los aumentos o disminuciones que afectan a nuestro patrimonio y hace posible la elaboración de la contabilidad.
Siendo la contabilidad una ciencia susceptible de modificaciones y cambios de acuerdo a las circunstancias y necesidades de cada entidad, fue necesaria su reglamentación para unificar los criterios de las personas encargadas de realizarla.
La Ciencia de la Contabilidad tiene una problemática propia y particular derivada de la consecución de su objetivo último, por lo que al igual que otras ciencias, debe llevar a cabo una serie de funciones específicas que podrían enmarcarse en el denominado método operativo de la misma.
La Contabilidad desarrolla una metodología específica para obtener y suministrar información del estado y evolución de determinadas realidades económicas; se materializa en las funciones de captación, simbolización, medida, valoración, representación, coordinación, agregación, que junto a las de análisis e interpretación, y sirviéndose inicialmente de un proceso de inducción que posteriormente se torna en deductivo, permite la obtención de la realidad económica revelada, representativa, en términos contables, de una realidad que mediante una simple observación se presentaría inexpresiva y desordenada.
En toda empresa u organización, se espera que la contabilidad brinde información útil para la toma de decisiones y el control, referida al patrimonio del ente, a su evolución, a los bienes de terceros en poder del ente y a ciertas contingencias. Atrás a quedado el concepto de que la única razón para mantener sistemas contables es cumplir con las normas legales que lo exigen.

DEFINICIONES DE CONTABILIDAD
Según la perspectiva de diferentes autores, la Contabilidad se define como:
- Enrique Fowler Newton: Es la técnica de procesamiento de datos que permite obtener información sobre la composición y evolución del patrimonio de dicho ente, los bienes de propiedad de terceros en poder del mismo y ciertas contingencias.
- Carlos García Casella: Se ocupa de explicar y normar las tareas de descripción, principalmente cuantitativa, de la existencia y circulación de objetos, hechos y personas diversas de cada ente u organismo social y de la proyección de los mismos en vista al cumplimiento de metas organizacionales a través de sistemas basados en un conjunto de supuestos básicos y adecuados a cada situación.
- Lluch Capdevilla: Es la ciencia que deduce de la Teoría Económica y Jurídica el conjunto de principios que deben regular el requisito ordenado de las operaciones económicas ejecutadas en un patrimonio hacendal a fin de conocer, orientar y criticar una actuación económico-administrativa.
- Pifarré Riera: Es una ciencia económica empírica formada por un conjunto de postulados, proposiciones y leyes, que tienen por objeto la captación, representación y medida del patrimonio, y es de uso para el conocimiento económico y para la política económica.
- Vela Pastor: Ciencia que tiene por objeto la captación y representación en términos cualitativos y cuantitativos, mediante un ordenado conjunto de proposiciones, de la realidad económico-patrimonial que se da en una unidad económica en el transcurso del tiempo, con el fin de obtener el conocimiento necesario para orientar su gestión económica.


EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA CONTABILIDAD
En la evolución histórica de la contabilidad puede distinguirse cuatro períodos: El período empírico o de partida simple, abarca desde la antigüedad y la alta Edad Media hasta la publicación, en 1202, del Liber Abac de Leonard Fionaci de Pisa. Se caracteriza por el registro aislado de operaciones o partida simple, inicialmente destinado a complementar la memoria humana para, posteriormente y como consecuencia del incremento del comercio y la introducción de la numeración arábiga, generar un sistema de registro basado en libros llevados de forma más racional. En la etapa final de este período surgen en Italia las primeras aportaciones sobre el sistema de partida doble.
El período de génesis y aparición de la partida doble, se inicia con la aparición, 1202, del Liber Abaci y se extiende hasta 1494, fecha de aparición de la obra de Lucca Paccioli, Summa de Aritmética, Geometría, Proportioni et Proportionalita. Esta obra supone el primer tratado impreso sobre la partida doble y define un antes y un después en la disciplina contable. Este período supone importantes avances, entre los que pueden citarse: a) La elaboración de información sobre el patrimonio. b) Determinación del resultado para cada transacción. c) Elaboración del Memorial, el Diario, el Mayor y el Balance de comprobación. d) Diligencia de los libros en oficinas mercantiles y realización de auditorias contables. e) Cierre periódico no regular de las cuentas.
El período de desarrollo del contismo o clásico (1494-1840), se caracteriza por la generalización universal del uso de la partida doble y de un limitado avance metodológico que se concreta en la introducción de principios de valoración de inventarios; la determinación del resultado del ejercicio para cada período y la realización de balances generales a intervalos específicos (Hendriksen, 1974). En este período surge la primera escuela contable, la escuela contista, que paulatinamente comienza a considerar a la contabilidad como ciencia de las cuentas.
El período científico, comienza en 1840, fecha de publicación de la obra de Francesco Villa, que recoge la separación entre la teneduría de libros y la ciencia de la contabilidad orientada hacia problemas económico-administrativos, y dura hasta nuestros días. En este período existen numeras tendencias y escuelas que se agrupan en cinco corrientes doctrinales: 1) Doctrinas jurídico-personalistas. 2) Doctrinas contistas y neo-contistas. 3) Enfoque económico. 4) La teoría matemática y el empeño formalizador. 5) La introducción de aspectos conductistas y la concepción comunicacional.
Las dos últimas etapas son las que más evidencian la relación entre la evolución paralela de la contabilidad y la actividad económica. Entre los acontecimientos que fomentaron el desarrollo de la contabilidad podríamos citar: a) Cambio de numeración arábiga por la romana, que facilita el sistema de registro. b) Aparición del capitalismo, lo que incide en la necesidad de mecanismos que controlen la búsqueda del beneficio. c) Desarrollo del comercio principalmente marítimo, que además de transmitir conocimientos, exige que el navegante rinda cuentas a sus socios. d) Desarrollo del crédito y operaciones no realizadas al contado lo que exige registrar todo lo concerniente a las operaciones de las actividades empresariales. e) Aparición de sociedades mercantiles con delegación de funciones, creando la necesidad de mecanismos de control sobre los gerentes o administradores.

PATRIMONIO
El patrimonio, desde el punto de vista contable, se define como un conjunto cualitativo y cuantitativo de bienes, derechos y otros recursos controlados económicamente por la empresa (ostenta la capacidad de dominio sobre ellos sea o no jurídicamente su titular) y de obligaciones resultantes de sucesos pasados, susceptibles de ser descritos, valorados y representados.
Al respecto, definiremos estos conceptos como:
• Bienes: Elementos materiales tangibles utilizados por la empresa en su actividad económica (bienes de uso: edificios, maquinaria) y/o para intercambiarlos en el mercado (bienes de cambio: mercaderías).
• Derechos: Elementos inmateriales intangibles que representan situaciones jurídicas acreedores de la empresa hacia terceros que se pueden materializar en dinero (clientes, depósitos en bancos, acciones de otras empresas), en bienes y servicios (anticipo a proveedores) o permiten el uso de ciertos elementos (patentes, marcas).
• Obligaciones: Elementos inmateriales intangibles que representan situaciones jurídicas deudoras de la empresa hacia terceros que se pueden materializar en dinero (proveedores, préstamos bancarios) o en bienes y servicios (anticipo de cliente).
La clasificación inicial de los elementos patrimoniales se realiza a nivel de 3 grandes masas patrimoniales:
• Activo.
• Pasivo.
• Patrimonio Neto, Capital o Neto de la empresa.

MASA PATRIMONIAL DE ACTIVO
Agrupa los bienes, derechos y otros recursos controlados económicamente por la empresa, resultantes de sucesos pasados (transacción real ya ocurrida), de los que es probable que la empresa obtenga beneficios económicos en el futuro.
Los activos deben reconocerse cuando: a) Sea probable la obtención a partir de los mismos de beneficios o rendimientos económicos para la empresa en el futuro (por venta, uso, vencimiento, y tenencia); y b) Siempre que se puedan valorar con fiabilidad.
El reconocimiento contable de un activo implica también: El reconocimiento simultáneo de un pasivo, la disminución de otro activo o el reconocimiento de un ingreso u otros incrementos en el patrimonio neto o capital de la empresa.
Atendiendo al ciclo de explotación o afectación, los bienes y derechos se clasifican en:
• Activo no-corriente: Comprende los bienes y derechos destinados a servir de forma duradera o al menos por un período superior a 12 meses. Su contribución a la generación de ingresos tiene lugar mediante su utilización en el proceso productivo y, ocasionalmente mediante su venta. También comprende las inversiones inmobiliarias y financieras. Los bienes o elementos materiales formarán el inmovilizado material y las inversiones inmobiliarias; y los derechos o elementos intangibles, el inmovilizado intangible y las inversiones financieras.
• Activo corriente: Elementos del patrimonio que se esperan vender, consumir o realizar en el transcurso del ciclo normal de explotación, así como, con carácter general, aquellas partidas cuyo vencimiento, enajenación o realización, se espera que se produzca en un plazo máximo de un año contado a partir de la fecha de cierre del ejercicio. Incluye bienes (mercaderías, Tesorería en Caja) y derechos (Clientes y Deudores; Inversiones Financieras Temporales, Tesorería en entidades de crédito).

MASA PATRIMONIAL DE PASIVO
Integra las obligaciones actuales surgidas como consecuencia de sucesos pasados, cuya extinción es probable que dé lugar a una disminución de recursos que puedan producir beneficios económicos. A estos efectos, se entienden incluidas las provisiones.
Los pasivos deben reconocerse cuando: a) Sea probable que, a su vencimiento y para liquidar la obligación, deban entregarse o cederse recursos que incorporen beneficios o rendimientos económicos futuros; y b) Siempre que se puedan valorar con fiabilidad.
El reconocimiento contable de un pasivo implica: El reconocimiento simultáneo de un activo, la disminución de otro pasivo o el reconocimiento de un gasto y otros decrementos en el patrimonio neto.
La masa patrimonial de Pasivo incluye obligaciones y compromisos adquiridos por la empresa con terceros (Capitales Ajenos o Financiación Ajena).
En función de la fecha de su vencimiento de su exigibilidad, el Pasivo se clasifica en:
• Pasivo no-corriente: Representa los recursos permanentes a disposición de la empresa cuya exigibilidad es a largo plazo. Suelen denominarse financiación ajena a largo plazo.
• Pasivo corriente: Comprenderá, con carácter general, las obligaciones cuyo vencimiento o extinción se espera que se produzca en el plazo máximo de un año contado a partir de la fecha de cierre del ejercicio. Representan los recursos ajenos cuyo vencimiento es inferior a 12 meses, vinculado generalmente a financiar operaciones de tráfico y corrientes (deudas de funcionamiento, financiación ajena a corto plazo).

MASA DE PATRIMONIO NETO O CAPITAL
Comprenderá las obligaciones no exigibles con los propietarios de la compañía. Constituye la parte residual de los activos de la empresa, una vez deducidos todos sus pasivos. Incluye las aportaciones realizadas, ya sean en el momento de su constitución o en otros posteriores, por sus socios y propietarios, que no tengan la consideración de pasivos, así como los resultados acumulados, ajustes por cambios de valor y donaciones y subvenciones recibidas.
Se corresponden, por lo tanto, con aquellas obligaciones que no exigen devolución a posteriori. Está formado por los Fondos Propios, los ajustes por cambios de valor, y las subvenciones, donaciones y legados recibidos.

ECUACIÓN FUNDAMENTAL DEL PATRIMONIO
La Ecuación del Patrimonio, es la regla básica de la contabilidad y no es otra que: Activo = Pasivo + Capital.
Es decir, los Bienes y derechos, son igual a los Derechos de terceras personas junto al Derecho del propietario. Es la base fundamental de la Contabilidad para el registro de las operaciones. Su base es la ecuación del Patrimonio:
A = P + C




REPRESENTACIÓN GRÁFICA DE LA
ECUACIÓN FUNDAMENTAL DEL PATRIMONIO
La diferencia entre los bienes y derechos que posee la empresa y sus obligaciones constituyen el Patrimonio Neto o Capital de la empresa, la parte residual del activo. Es decir:
PATRIMONIO NETO o CAPITAL = ACTIVO – PASIVO
PATRIMONIO NETO o CAPITAL = (Bienes + Derechos) – Obligaciones
Gráficamente el patrimonio se representa en tres grandes bloques:


ACTIVO
Estructura Económica
BIENES + DERECHOS

PATRIMONIO NETO
Parte Residual Activo
ACTIVO-PASIVO
PASIVO
Estructura Financiera
OBLIGACIONES con
terceros
En cualquier unidad económica la suma de los recursos económicos es igual a la suma de los recursos financieros, lo que nos permite reflejar el patrimonio de una empresa a través de la Ecuación fundamental del Patrimonio:
ACTIVO = PASIVO + PATRIMONIO NETO
Inversiones = Fuentes de Financiación
Estructura Económica = Estructura Financiera
Esta ecuación representa que cualquier elemento que figura en el Activo ha sido financiado con recursos propios o ajenos.

CONCLUSIÓN
La contabilidad es la base sobre la cual se fundamentan las decisiones gerenciales y por tanto, las decisiones financieras. No existe actividad económica ajena al registro y afectación de las técnicas de la ciencia contable. Desde la actividad económica mas pequeña hasta las transacciones económicas de grandes corporaciones, la ciencia contable aporta a un gran cúmulo de conocimientos, los cuales requieren que sean aplicados por profesionales de la contaduría publica altamente capacitados.
La contabilidad es un sistema adaptado para clasificar los hechos económicos que ocurren en un negocio. De tal manera que, se convierte en el eje central para llevar a cabo diversos procedimientos que conducirán a la obtención del máximo rendimiento económico que implica el constituir una empresa determinada.
La contabilidad ofrece información sobre la naturaleza y el valor de los bienes y derechos que posee la empresa, las obligaciones con terceros y la participación de los dueños en la empresa, y el resultado de las operaciones mercantiles habituales de la empresa.
La Ecuación Patrimonial, que suele representarse en forma gráfica, numérica o conceptual, siempre es una igualdad que relaciona toda esta información en tres partes: Activo, Pasivo y, Patrimonio Neto o Capital. Y lo que la caracteriza es que siempre: “El total del Activo es igual o balancea con el Pasivo total y el Patrimonio Neto o Capital de la empresa”.
Toda empresa que se forme con fines de lucro o no, debe obtener el mejor rendimiento de los recursos con los cuales trabaja, sacar el mejor provecho de sus operaciones comerciales. La contabilidad, es una herramienta que permite el registro y control sistemático de todas las operaciones comerciales para así lograr mayor productividad y rendimiento en los negocios.
Todas las empresas del mundo capitalista en que vivimos deben llevar la contabilidad por dos razones: primero porque es obligatorio por la ley y segundo porque es imprescindible para tomar las mejores decisiones en el campo económico. La diferencia entre un “buen negocio” y un “mal negocio” puede estar en la calidad de la contabilidad que se lleve.

2 comentarios - La contabilidad