epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Cronica de un dia de trabajo (propio y cierto)

Cronica de un dia de trabajo (propio y cierto)

Retomo la escritura de monólogos, a casi un año del último. Es como uno de esos recitales donde las bandas viejas, ya con mas reuma que rock; se juntan a tocar sus antiguos éxitos.

monologo

Esto es parecido pero sin éxito, sin reuma, sin rock… y sin fines de lucro.

ropa

No voy a dar una larga perorata explicativa acerca de por que deje de escribir, seria muy largo, me limito a este texto, aunque debo explicar un poco lo previo para que se comprenda. ¿Se acuerdan de mi trabajo? Supuse que no. La cuestión es que ese ya no lo tengo mas, ahora trabajo en un local de ropa. Podría haber enganchado en un localcito de esos de moda (¡¡y hasta tendría un “Vlog” seguramente!!),

alarma

pero no, vendo ropa de señora y “talles especiales” (léase carpas con lentejuelas).

trabajo

No es precisamente El trabajo soñado… pero con esta crisis es lo mejor (y lo único que había).

Vieja

La cuestión es que en estos momentos hago el turno de la mañana y sola, lo cual pone en mis manos una terrible responsabilidad, la cual es la causa de que haya empezado a escribir este texto. EL MANOJO DE LLAVES Y SU MACABRA AMIGA, LA ALARMA (leer con voz de ultratumba y si se puede una linterna debajo de la cara).

Cronica de un dia de trabajo (propio y cierto)
(foto meramente ilustrativa, ni a palos es tan nuevita la alarma)

Todo comenzó… algún tiempo atrás en la isla del sol…

monologo

No, mentira. Comenzó el domingo a la mañana, cuando iba cantando bajito y sin auriculares hacia el trabajo, con mi enorme bolso lleno de anda a saber que cantidad de cosas de mujer, y mi bolsito matero (un bolso de lona con el logo de Violetta Fabiani bastante llamativo y muy poco elegante)

ropa

y escucho, a 20 metros de mi trabajo, la alarma. Con mi lógica de “son las 9 de la mañana” pensé que estaba apretando el botoncito de las llaves con algo de la cartera, o que el Hombre Invisible estaba bailando tap adentro del negocio.

alarma

Como la segunda era muy poco probable, busque la llave y no estaba en la cartera… estaba en el condenado bolsito matero, cuyo elemento principal, el termo, se había volcado casi en su totalidad (en estos momentos agradezco que el agua estuviera prácticamente fría o mi espalda lo recordaría con rencor), sobre el aparatito de la alarma. Con desesperación lo saque de adentro del agua que el maldito e impermeable bolso contenía cual bolsita de veterinaria que vende peces, e inexplicablemente la alarma dejo de sonar.

trabajo

Sacudí un poco la llave y entre, (el último “twit twit” que hizo la alarma indicó que se había apagado, por lo que supuse que no me iba a quedar sorda cuando entrara). Nada anormal.

Vieja

Hago un paréntesis en la historia para explicar algo; mis entradas al local no son muy tranquilas por lo general. Mi compañera de la tarde tiene la costumbre de dejarme notitas con indicaciones, consejos y otras yerbas, mas que notitas debería hacer un compilado titulado “el Evangelio según (voy a mantener su nombre en el anonimato, llamémosla Señora X)”. A lo que respondo cantando cada vez mas fuerte a medida que voy encontrando notitas, es una buena terapia, la recomiendo.

Cronica de un dia de trabajo (propio y cierto)

Así que me dispuse a leer la notita de turno, bastante extensa por cierto, y llena de recomendaciones del estilo “fijate que puse en vidriera tal cosa”. Prendí las luces rutinariamente y desarme el cosito de la alarma, al cual le había quedado misteriosamente la lucecita prendida (cosa que no debería pasar).

monologo

Lo abrí con una lima de uñas (¿como te quedo el ojo, McGiver?)

ropa

y deje las 4 piezas arriba de un trapo. ¿Qué iba a hacer? Mire la cerrajería de un par de locales al lado, cerrado, obvio, domingo a las 9 y media de la mañana, si quería hacerla arreglar iba a tener que esperar hasta el martes (entiéndase que el lunes era feriado). Así que seque un poco los pedazos, los arme y, en efecto seguía prendiendo la maldita lucecita que no se tenia que prender. Me resigne y supuse que mas tarde, mas seco iba a funcionar.

alarma

Hice tiempo, limpie los vidrios y volví a probar, nada. La lucecita se seguía prendiendo como para reprocharme el hecho de haber puesto la llave con el termo, un acto de idiotez en el que no repare con lo dormida que estaba.

trabajo

A continuación cometí el segundo error, del que me arrepentiría el resto de la semana… llamar a mi compañera para avisarle que no me andaba la alarma. Siguiente conversación telefónica, desgraciadamente verídica:

Vieja

-Señora X: ¿Hola?

-Yo: Hola (…) ¿como estas? Te llamaba porque no me anda la alarma y no se que onda, como voy a cerrar.

-Señora X, con voz de desesperación: ¿¿COMO QUE NO TE ANDA LA ALARMA?? NO PUEDE SER, ¿COMO QUE NO TE ANDA? YO NO PUEDO ANDAR DE ACA PARA ALLA, QUE VAMOS A HACER, COMO SE TE ROMPIO?

-Yo, arrepintiéndome desde lo más profundo de mi ser de haber levantado el tubo: Si, se me mojo con el agua del termo, se me abrió el termo en el bolso.

-Señora X, con tono apocalíptico: COMO, ¿EL TERMO? PERO LA LLAVE TIENE QUE IR EN ALGO CERRADO, NO PUEDE SER, COMO TE VA A PASAR ESO, AHORA COMO HACEMOS, ¿¿¿QUE HACEMOS??? NO, NO, BUENO, DEJA QUE SE SEQUE, PERO SINO VOY YO, AY POR FAVOR QUE HACEMOS, QUE DESASTRE…

(A esa altura ya mi cerebro estaba viajando al sudoeste de Corea del Norte).

-Yo, en tono conciliador y calmo: quedate tranquila (…) si cuando se seca no funciona, la llevo a arreglar el martes y mientras tanto cerramos con la tuya ¿si?

-Señora X, en tono exasperado: Y SI, MAS VALE, MAS VALE, BUENO, BUENO CUALQUIER COSA LLAMAME.

Cronica de un dia de trabajo (propio y cierto)

Colgué el teléfono con cierta sordera. El resto de la mañana fue bastante plomazo, en especial porque estaba sola y carecía de mate, recordemos que de todas formas, el agua que quedaba en el termo, estaba helada. Y no le confío a ese cosito raro de plástico que metes en el agua y enchufas, siento que, o voy a morir electrocutada tratando de desenchufarlo, o envenenada por calentar el agua con algo de tan dudosa procedencia.

monologo
(olvidense, no tengo ese, tengo el mas barato todavia)

Atendí a un par de personas, lo normal. Que este talle no me queda, que este es chico, que este es grande, que la caída, que si llevo dos cosas no me haces un descuento, en fin lo normal.

ropa

Aproximadamente a las 12 del mediodía entran dos señoras de unos 65 aproximadamente. Se probaron unas 43 cosas y no las convenció nada en absoluto, que me queda chico, que me queda grande, que me queda feo, así que mientras se acomodaban para irse, yo, detrás del mostrador, intente (a mi sola se me ocurren esas cosas) armar la alarma a ver si de una maldita vez funcionaba. No hice más que ponerle la pila y la desgraciada empezó a sonar como nunca antes había sonado en la vida. Yo, desesperada como los Sims cuando se les prende fuego la cocina y los bomberos no llegan, salí corriendo afuera.

alarma

Mientras tanto, imagine el lector por favor la situación, la gente de los 6 locales de alrededor mirando hacia mi puerta, y en concreto hacia mi, que salí con los 4 pedacitos de alarma para intentar apagarla desde afuera, y las dos señoras adentro del local, a las que yo les hacia señas para que salieran (si hay gente adentro la alarma no corta) y no se movían, cual gárgolas petrificadas mirándome con una bovina expresión, como si la alarma tuviera un efecto hipnótico.

trabajo

Se ofreció a ayudarme la vecina del local de al lado, experta en solucionar estas cosas y me dice “dame el cosito así la apago”. Su cara cuando le di el pedacito de adentro del llavero y la pila (por separado), fue indescriptible, pero al menos la pudo apagar (ahí fue cuando las señoras de adentro salieron del trance místico y salieron despavoridas) y recomendarme “dejala así y no la armes hasta que salgas”.

Vieja

Mientras me hablaba vi unas 15 personas que me miraban. Una total y completa vergüenza y, para todo esto ya eran las 13:10, legalmente hacia 10 minutos que estaba haciendo tiempo extra, así que me limite a pasar el trapo, nuevamente cantando cada vez mas fuerte un coro viejo titulado EL JUSTO FLORECERA COMO LA PALMERA.

Cronica de un dia de trabajo (propio y cierto)
Agradezco que no haya cámaras en el negocio.

Cerré, con cierta conmoción mental a esa hora (la verdad no se si hice la caja o le escribí un soneto), envié un SMS a mi compañera avisándole que la alarma ya funcionaba (no iba a pasar otra vez por el trauma del teléfono, bajo ningún punto de vista), y salí. Apareció nuevamente mi vecina (le debo por esto una docena de facturas, minimo) y me armo el aparatito. No me pregunten como hizo, pero funciono, y sigue funcionando… y por las dudas, pegue todo el termo con cinta scotch.

monologo

Hasta ahí mi relato del día de trabajo mas bizarro de mi corta vida como vendedora de ropa de señora. Espero no volver a pasar uno igual… o al menos que me de inspiración para un texto mejor.

ropa

0 comentarios - Cronica de un dia de trabajo (propio y cierto)

Los comentarios se encuentran cerrados