epelpad

Recordando a Roberto Gómez Bolaños (CHESPIRITO)








Roberto Gómez Bolaños: El pequeño Shakespeare latino

Sin querer queriendo al chaparro pero talentoso guionista mexicano Roberto Gómez Bolaños, popularmente conocido como "Chespirito", se le chispotearon personajes salidos del barril de su imaginación, con los que durante décadas ha logrado unir a la familia frente al televisor para disfrutar sus divertidas historias, generando incansables carcajadas que hoy en día siguen escuchándose en América Latina.

El 21 de febrero de 1929, Ciudad de México vio nacer a Roberto Gómez Bolaños-Cacho, hijo de la secretaria Elsa Bolaños-Cacho y del pintor, dibujante e ilustrador Francisco Gómez Linares, cuyas obras dieron vida a portadas de revistas reconocidas como "El Universal Ilustrado" y "Continental", su talento hizo de él, el retratista más cotizado en la década de los 20's en México. Pese a los reconocimientos, el hogar Gómez Bolaños no nadaba en dinero, era una familia humilde y su condición económica empeoró cuando Francisco Gómez Bolaños murió, dejando a su joven esposa a cargo de tres hijos: Francisco, Roberto y Horacio.

Ante tal escenario, Elsa Bolaños se vio en la necesidad de salir a trabajar para buscar el pan. Gracias a su carácter diligente consiguió un préstamo en el banco con el que pudo construir un pequeño edificio de comerciales ubicados en la planta baja y unos pocos apartamentos en los pisos de arriba, pero los pocos ingresos hicieron cuesta arriba el pago del crédito y el banco embargó la propiedad. Aún así, su madre se las arregló para educar a sus hijos sin que pasaran necesidad: "Mi mamá era tan sensacional que nunca me di cuenta que andábamos pobres. Nunca me compró una bicicleta, un tren eléctrico, pero nunca me faltó una pelota. Fui súper feliz. Ella se mataba trabajando, de eso me di cuenta después", comentó Roberto Gómez Bolaños con el pasar de los años.

El segundo de los tres hermanos, practicó el boxeo y estudió Ingeniería en la Universidad Autónoma de México pero nunca ejerció la profesión, su verdadera vocación distaba mucho de los números y del ring, y se acercaba más al mundo de las letras en el arte de escribir historias cargadas de humor, lo que le brindó la oportunidad de trabajar en el mundo de la publicidad, iniciándose como creativo en la agencia D' Arcy cuando contaba con 22 años, éste fue sólo un primer paso en una fructífera carrera .

Durante su trabajo en la agencia aprovechó para hacer contactos dentro del medio publicitario y artístico, que le permitieron incursionar en la televisión como guionista de los programas más populares de la época, por ejemplo "Viruta y Capulina".

Ya para los 50's su trabajo como guionista lo mantenía activo en el cine, radio y televisión donde prestaba su inventiva para el exitoso programa "Cómicos y Canciones", show que durante la primera mitad de los 60's se disputaba el rating de la pantalla mexicana con el espacio "Estudio de Pedro Vargas" , cuyos guiones también pertenecían al ingenioso Bolaños.

Su talento fue reconocido por el mismo Mario Moreno "Cantiflas" quien lo eligió para la serie "El Estudio de Cantinflas", proyecto que nunca vio luz debido a las exigencias y pretensiones del famoso comediante mexicano. Si bien se esfumaba una oportunidad, otras aparecerían con papeles en películas importantes entre las que destacó "Dos Criados Malcriados" de 1960, experiencia que le serviría luego para encarnar sus propios personajes. Sin duda, el arte corría por sus venas.








Nace Chespirito

Las puertas se abrieron para Bolaños en 1968, cuando comenzó a trabajar en la naciente Tele-visión Independiente de México (Cadena TIM), cuyos directivos le cedieron media hora semanal al aire para que desarrollara su propio proyecto. Así nacieron "Super-genios de la Mesa Cua-drada" y "El Ciudadano Gómez" en el que hacía de guionista y actor. Ambos espacios prece-derían éxitos contundentes. Tras dos años de cosechar buenas críticas, la televisora decidió extender el espacio a una hora y el programa pasó a llamarse Chespirito; su transmisión era en el horario estelar de los lunes a las 8:00 p.m.

El singular apodo fue invento del director de cine Agustín Delgado, la palabra deriva de la pronun-ciación españolizada de Shakespeare. Algunos comentan que Delgado bautizó de esta forma a Bolaños en alusión a su baja estatura y a una cariñosa comparación con el famoso dramaturgo británico, pues para él, ambos eran semejantes en versatilidad y talento, pese a que muchos pusieran en entredicho la calidad literaria del trabajo de Chespirito.

El primer personaje creado para el show de Chespirito fue el Chapulín Colorado, y un año más tarde se sumó el pequeñín del barril popularmente conocido como El Chavo del 8, ambos programas, de media hora de duración cada uno, comenzaron a transmitirse al poco tiempo por otros países de Latinoamérica y estuvieron al aire por 25 años ininterrumpidos durante los cuales Chespirito desarrolló otros proyectos artísticos igualmente exitosos; no sólo escribió libretos para telenovelas sino también para el teatro. De su trabajo en las tablas resalta la obra "11 y 12" estrenada en 1992 y vigente hasta la fecha.












Un Chespirito con espíritu político

Los arraigados valores de Roberto Gómez Bolaños no son cosa de pantalla, fuera de sus series de televisión, se ha preocupado por temas sociales lo que le llevó en 2006 a participar activamente en la campaña del Partido Acción Nacional de México y emitir fuertes críticas contra el entonces candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador.

El artista no comulga con dichas tendencias políticas, por el contrario, se manifiesta como un cristiano conservador y desde tal postura defendió la ley antiaborto en 2007 cuando la Asamblea Legislativa mexicana buscó despenalizar el aborto durante las doce primeras semanas de gestación, en respuesta Chespirito se valió de fuerte su imagen televisiva para lanzar anuncios pugnando iniciativa. Su pasión por el tema fue fruto de una situación poco conocida: su llegada al mundo casi se vio interrumpida pues durante el embarazo, su madre sufrió un accidente que puso en riesgo su vida por lo que los doctores sugerían abortar, algo inconcebible para la señora Bolaños quien decidió tener al bebé pese a todos los peligros que ello implicaba.

Hoy día Chespirito da vida a su fundación Chespirito IAP, dedicada a cuidar a los niños mexicanos de bajos recursos en áreas como la salud, educación, integración social y familiar; organización que se rige por los valores de la honestidad, el compromiso, el respeto, la tolerancia y la generosidad, filosofía de vida que siempre plasmó en sus guiones y que hoy perdura en cada una de sus obras.










"Es que no me tienen paciencia"

Nunca se conocieron a los padres del Chavo, pero los hogares de América no dudaron en adoptar a este pequeño de 8 años cuya ropa desgastada y su obsesión por las tortas de jamón dejaban expuesta su humilde condición. Un personaje que desborda la inocencia propia de su edad, curioso, travieso, de carisma especial y defensor de la amistad por lo que siempre tiene broncas con los "rajones". Un niño que no llora sino que dice "pi,pi,pi,pi,pi" y que se engarrota (se dobla y queda tieso) cuando tiene mucho miedo.

El archiconocido Chavo del 8 fue concebido en principio como una serie humorística dirigida a un público adulto, pero la evolución natural de los personajes a medida que se escribían los capítulos, hizo que derivara en una serie para toda la familia. Contrario a lo que muchos creen, el 8 no hace alusión al apartamento donde vivía, pues su refugio era un viejo barril de cerveza, sino que se refiere al número del canal donde se producía.

Chespirito se preocupaba de transmitir valores a través de la serie y lo hacía precisamente en el personaje que encarnaba en este pequeño niño huérfano y humilde y a través de un humor inteligente y reflexivo. "La tierna resignación del Chavo ante el infortunio es capaz de despertar la compasión del más duro de los corazones" (extraído de chespirito.com)

Actualmente, El Chavo del 8 y el Chapulín colorado se siguen transmitiendo en su idioma original en América Latina y España y en países de distintas lenguas gracias a versiones dobladas, además el Chavo cuenta con su propia serie animada, estrenada en el 2006.








Qué bonita vecindad... Algunos personajes que le acompañaron en el Chavo del 8



El famoso Don Ramón interpretado por Ramón Valdés: Actor de profesión y de herencia, pues en su familia todos eran actores (era pariente de Tin Tan). Se destacó por su trabajo en películas de Cantinflas y Pedro Infante. Chespirito era su admirador y pensó que sería perfecto para este papel. Según él, Valdés fue el único actor que le "destornilló de la risa", y afirmaba que incluso en los ensayos era cómico y divertido.



La Chilindrina encarnada por María Antonieta de las Nieves: Antes de iniciarse en la actuación, la veinteañera María Antonieta trabajaba haciendo doblajes de voces infantiles y la narración de documentales. Su hermosa voz llamó la atención de Bolaños, quien la convirtió de inmediato en la narradora de los primeros programas de Chespirito. No pasaría mucho tiempo para que María Antonieta participara como actriz invitada en uno de los capítulos de la serie encarnando a esa chiquilla llorona y traviesa que aparecía de tanto en tanto. El personaje gustó tanto que Chespirito decidió darle un rol protagónico y es así como la Chilindrina comenzó a presentarse como la hija de Don Ramón.





2 comentarios - Recordando a Roberto Gómez Bolaños (CHESPIRITO)

Jarrpie89 +1
Era tan groso que hasta le animaba las fiestas a Pablo Escobar jaja