epespad

Argentina pagame lo que debes, Primera parte

Breve síntesis histórica desde 1822 a 1945

Argentina pagame lo que debes, Primera parte

La Deuda Externa Argentina ha ocupado un lugar relevante, con implicancias políticas, económicas y sociales a lo largo de su historia.
   El primer antecedente surge con el Empréstito de Baring Brothers, cuando la Junta de Representantes de Buenos Aires sanciona en 1822 una ley que facultaba al gobierno a «negociar, entro o fuera del país, un empréstito de tres o cuatro millones de pesos valor real». Los fondos del empréstito debían ser utilizados para la construcción del puerto de Buenos Aires, el establecimiento de pueblos en la nueva frontera, y la fundación de tres ciudades sobre la costa entre Buenos Aires y el pueblo de Carmen de Patagones. Además debía dotarse de agua corriente a la ciudad de Buenos Aires.
   En 1867 el Banco de la Provincia de Buenos Aires creó la Oficina de Cambios a través de la cual la Argentina ingresó en el régimen de convertibilidad de la moneda (que se estableció a razón de 25 pesos papel por 1 de oro). Hasta 1873 esta Oficina incrementó exitosamente sus reservas de oro, debido al fuerte ingreso de metálico provocado por la afluencia de capital externo proveniente de empréstitos contratados por el gobierno nacional y algunos provinciales en el mercado de Londres. El problema del desequilibrio comercial se tornó visible cuando cesó el ingreso de capitales, en parte por efecto de la depresión europea de 1873 que cortó los flujos de inversión. A partir de ese momento, la situación deficitaria de la balanza comercial y de la de pagos provocó una sensible disminución de la existencia de metálico.
   Durante la década de 1880 se produjo un marcado crecimiento de las inversiones extranjeras, estimuladas tanto por la confianza de los inversores en la economía argentina como por la propia política del gobierno para atraerlos. A partir de 1886, durante el gobierno de Miguel Juárez Celman, se produce una fiebre inversora británica, sobre todo en ferrocarriles. Se otorgan concesiones a casi todos los trazados propuestos, sin reparar en sus verdaderas posibilidades productivas. Esta fiebre ferroviaria, a su vez, empujó a un aumento del valor de las tierras atravesadas por las redes. Esta modalidad de inversión, que se prestó a numerosas maniobras especulativas, terminaría desembocando en lo que se denominó la crisis de 1890.
   Dicha crisis se originó por una excesiva confianza de los inversores extranjeros que los llevó a prestar rápidamente dinero al gobierno y a los particulares, lo que provocó un desfase con respecto al incremento productivo de esas inversiones. El crecimiento de la deuda, tanto pública como privada, se tradujo en una excesiva expansión monetaria que llevó a una fuerte depreciación del papel moneda, amenazando la rentabilidad de los inversores, y paralizando la entrada de nuevos capitales.
  En el periodo de 1904-1928 (en el que se abarcan las presidencias de Manuel Quintana, Jose Figueroa Alcorta, Roque Saenz Peña y Victorino de La Plaza) continuo el endeudamiento externo a través de la banca británica. Luego siguió la presidencia de Hipolito Yrigoyen donde la deuda externa aumentó principalmente para financiar el creciente déficit fiscal, generado por la política de contratación de miles de empleados públicos. Con la presidencia de Marcelo T. de Alvear volvió a aumentar significativamente la deuda externa y la influencia británica en las políticas económicas. En los años que le siguen (1929 hasta 1938) la deuda siguió aumentando durante los gobiernos de facto de José F Uriburu y Agustin P. Justo.
   Desde la Década del Treinta, los pagos por las exportaciones argentinas eran depositados en una cuenta que la Argentina tenía en el Banco de Inglaterra, los cuales se convertían en oro para cuando el país necesitaba hacer uso de ellos, esas libras esterlinas quedaban en Gran Bretaña. Cuando se pretendió hacer uso de las libras, Gran Bretaña decretó la inconvertibilidad de su moneda y el dinero argentino quedo bloqueado. Ello dio lugar a la emisión de unos bonos de congelación para evitar la emisión de moneda, que emitía el gobierno y devengaban un interés que la Argentina debía pagar. Debido a ello Miguel Miranda , dijo en una reunión del Consejo Económico y Social: "Sobre el dinero bloqueado el país no cobraba un solo centavo de interés, pero para disimular su emisión se emitían bonos de congelación y se pagaba interés. Yo he sacado como consecuencia que los ingleses con gran habilidad, nos cobraban interés por el dinero que nos debían".
Perón y la deuda externa

Verdad

 Para un Gobierno de rasgos nacionalistas y populares como el que Juan Domingo Perón inauguró en 1946, la recuperación de la deuda externa argentina representó una singular y simbólica demostración de poder e independencia en la toma de decisiones. En 1945 las obligaciones con el exterior representaban la suma de 519.910.262 de pesos, en 1946 baja a 114.196.498, en 1950 es de apenas 41.086.681, siendo cancelada totalmente en 1952.
  La gran existencia de divisas en el país al finalizar la Segunda Guerra Mundial en 1945 y el superávit de la balanza comercial entre 1946-1948 se aplicaron a la repatriación de la deuda externa. Así mismo la deuda interna disminuirá un 17.8 % entre los años 1945-1952.
  En 1951 en pleno peronismo Argentina paso de deber de 12 500 millones de m$n (pesos moneda nacional) a ser por primera vez en su historia un país acreedor. Perón convirtió al país en acreedor por más de 5000 millones de m$n (pesos moneda nacional).
  Hasta el golpe militar de 1955 Argentina no tuvo deuda externa, año que empieza la nueva deuda argentina y no por casualidad también año de la incorporación y adhesión al Fondo Monetario Internacional (FMI) creado el 22 de julio de 1944 durante la convención en Bretton Woods (Estados Unidos), poco antes del fin de la Segunda Guerra Mundial.
Golpe de estado de 1955 y nuevo endeudamiento

historia argentina

 Tras el derrocamiento del General Perón con el golpe militar de 1955, comenzó el proceso de endeudamiento de la Argentina. El gobierno dictatorial dirigido por el Pedro Eugenio Aramburu contrata un nuevo préstamo externo para financiar importaciones de Europa. Al concluir el período de gobierno de facto llamado "Revolución Libertadora" en 1958 la Argentina dejo de ser un país acreedor para volverse deudor, la deuda externa había vuelto a crecer y superó 1.000 millones de dólares.
   Esta rotación de la política exterior independiente a una totalmente alineada con EEUU se conjuga con la incorporación de la Argentina al FMI, decidida por el régimen de Pedro Eugenio Aramburu, en 1956, al mismo tiempo que se desnacionalizan los depósitos bancarios, y se anula la reforma constitucional de 1949, dejando sin efecto el artículo 40, protector de los recursos naturales. la Argentina ingresa por la fuerza en el círculo de endeudamiento, e inflación con nuevos créditos para pagar los intereses de préstamos anteriores.
   En 1956 resultó evidente que era imposible para el gobierno militar cancelar el préstamo. Ante esa situación, el ministro de Finanzas francés invitó a los 11 países acreedores de la Argentina a reunirse en París. De esta reunión surgió el Club de París, un foro informal de acreedores oficiales y países deudores. La autodenominada Revolución «Libertadora». se incorpora al FMI y al Banco Mundial en 1956. Al finalizar la dictadura militar Argentina se encontraba en default, y la deuda externa había crecido. Mientras que a fines de la Segunda Guerra Mundial, las reservas de oro y divisas acumuladas en el Banco Central superaban en 1300 millones de dólares a la deuda externa, a fines de abril de 1958 era la deuda externa la que superaba en 1100 millones de dólares a las reservas de oro y divisas.
  Al caer Frondizi, en marzo de 1962, se la puede estimar en 1.800 millones de dólares y al cesar el gobierno de facto de José María Guido, en julio de 1963, bordea los 2.100 millones de dólares.
  En el período militar entre Juan Carlos Onganía y Alejandro Agustín Lanusse (1966-1972) la deuda externa argentina se incrementó desde los 3276 millones de dólares a 4800 millones, un 46 %.




 
Que no te mientan, esta la verdad investiga a fondo.

3 comentarios - Argentina pagame lo que debes, Primera parte

Zippy_Loaded
2015 - La deuda sobre los Bonos emitidos, en Dolares o Pesos Argentinos hoy dia alcanza los 245 mil millones de Dolares siendo en el año 2038 cuando vencera el ultimo, aunque no emitieran mas Bonos todavia quedan 22 años para seguir pagando inversion e intereses que en algunos casos llegan a el 9.75% cuando el promedio que pagan los demas es entre 2.7% y 3.5%, mientras que los paises economicamente estables emiten Bonos con un 1% a 1.7% de interes y ya estan vendidos antes de que los emitan lo cual hace que en el mercado se cotizen a un 5% o mas de su valor.
JulietaM26
Gracias por tu comentario, ay otras dos partes de este post para compartir. De un articulo, de una revista web.
Zippy_Loaded
@JulietaM26

Lei el Post y me parecio que le faltaba lo que se esta viviendo hoy dia en Argentina con respecto a la deuda.
JulietaM26
@Zippy_Loaded buscare info más actualizada.