epelpad

La noticias virales:una manipulacion encubierta.



Las noticias virales son aquellas que alcanzan un amplio margen de difusión en Internet. Casi siempre circulan a través de las principales redes sociales como Facebook y Twitter. Se les llama virales porque se comportan de una forma similar a como lo hace un virus. Pasan de un individuo a otro, como en un contagio, y rápidamente se extienden y se hacen masivas.

En principio, toda noticia de interés general o con suficiente relevancia, debería volverse viral. Sin embargo, a veces las informaciones más importantes se quedan rezagadas. En cambio, hay notas que son mucho menos significativas, pero alcanzan un nivel de interés y de difusión insospechados. Lo peor es que muchas de esas informaciones corresponden a mentiras o a las llamadas “verdades a medias”.

“Un periódico consta siempre del mismo número de palabras, haya noticias o no las haya”.




La industria de la información se vale ahora de sofisticados algoritmos para intentar poner al alcance de cada persona lo que es de su interés. Cada vez que abres la sesión en una red social estás aportando información sobre quién eres y qué te gusta. Sin pedirlo, comienzas a recibir todo tipo de noticias, bien sea porque alguien las comparte contigo o bien porque aparecen en tu espacio virtual.

De este modo, terminas sabiendo que un cantante recibió el beso apasionado de una fan, que una actor se va a divorciar, que otro se va a casar o que algún futbolista ha decidido cambiar de peinado. Sin darte cuenta acabas envuelto en una red informativa que ha sido inteligente a la hora de captar tu atención pero que en el fondo te ofrece una información que no te interesa demasiado, logrando que hagas “clic” en un enlace y con ello contribuyas a aumentar su negocio.

Pero, ¿cómo se logra este objetivo, cómo se maquilla a una información irrelevante para que se convierta en irresistible? En seguida te lo cuento.

Las noticias virales: un mercado de titulares

Hay diversos estudios en los que se demuestran que la mayor parte de los lectores se fija especialmente en el titular y en el primer párrafo de las noticias para determinar si estas son de su interés. Esto es algo que saben muy bien las personas que se dedican a poner títulos: saben que un lector entrará o pasará de una noticia en función de lo atractivo que sea un titular. De manera que no es raro que la misma noticia, con diferente titular, tenga un número de lectores muy dispar.

Una mención especial merecen los llamados títulos “clickbait”. Se valen de fórmulas como, por ejemplo: “No imaginarás lo que le ocurrió a este hombre cuando abrió la puerta de su casa”. En lugar de presentarte la información, te la ocultan. Y cuando muerdes el anzuelo y pasas a leer la noticia, descubres que el hombre encontró as u gato dormido en el sofá.




Por otro lado, una vez que han capturado tu atención, que han hecho que te preguntes qué demonios encontró el hombre para que sea noticia, te darás cuenta de que esa información que has ido a buscar, esa por la que sientes curiosidad no está al principio del artículo, sino más bien al final. Antes hay todo un desarrollo que lo que intenta es mantener o incluso incrementar tu curiosidad para que sigas leyendo.

Las noticias virales no están tituladas para resumirte lo esencial de la información en una sola frase. Lo que quieren es engancharte para que sientas curiosidad por seguir leyendo. Buscan que hagas “clic”. Cada clic tiene un valor monetario para ellos. Regularmente, detrás de esos titulares rimbombantes o enigmáticos no hay nada especial, ni siquiera cierto muchas veces.



Las noticias virales hacen uso de esta forma poco noble de presentar la información, eso es claro. Pero también es claro que muchos lectores participan de este plan. Por mucho que intuyan que detrás de titular que están leyendo no hay nada sorprendente no pueden resistirse a entrar en la página que ofrece la noticia. Esto es algo que los publicistas saben muy bien, de ahí que insistan en la fórmula. Saben que quizás el lector se enfade cuando tenga la sensación de que “ha sido manipulado”, pero también saben que es probable que se le pase pronto y vuelva a caer.

Otros mecanismos de manipulación

Inflar y “engañar” con los titulares no es el único mecanismo que se utiliza en las noticias virales. Quienes están detrás de esta industria estudian minuciosamente el comportamiento de sus consumidores. Así han descubierto que muchas personas son proclives a morder otro tipo de carnadas.




Una de ellas es hacer uso de gráficos que causen una gran impresión, bien sea en fotografía o en vídeo. Que haya quedado grabada la forma en la que alguien le sacó las vísceras a otro es presentado como un plus informativo. Esa industria busca despertar el morbo en los lectores y con frecuencia lo logra. También saben que la mayoría de sus usuarios son malos lectores y por ello no dudan en retrasar en el texto la información que responde al titular.

Tampoco tienen ningún problema en acudir a la mentira para lograr sus propósitos. A veces se trata de una mentira abierta, como decir que murió un personaje famoso sin que sea cierto. Otras veces no es una falsedad directa. Finalmente lo que buscan es que entres en su página y ellos reciban el ingreso correspondiente.



Quien es proclive a caer en las redes de estas noticias virales podría llegar a formarse una idea muy equivocada de la realidad. Podría también abrir las compuertas a un gusto por el morbo que empobrezca mucho su intelecto y su vida. Es tan grande el éxito de las industrias de noticias virales que los propios medios tradicionales han comenzado a valerse de algunos de sus recursos. Se trata de una nueva forma de semi-esclavitud que estamos ayudando a consolidar.

3 comentarios - La noticias virales:una manipulacion encubierta.

AINUN +2
+10 buena info..seguramente detrás de lo que es facebook, twiter , 4 Chan, Taringa y cualquier "red social" hay estudios de mercadeo y no falta mucho tiempo para que de verdad nos encontremos esclavizados y hasta pagando cualquier servicio con Bitcoins
ragnarok_023 +2
Te vas a Facebook y casi la mitad de las noticias son falsas o amarillistas.