epespad

Dostoyevski y la Moral del Derecho: El homicidio justificado




Antes de profundizar lo que el título adelanta, primero que nada, es importante entender a Fiódor Dostoyevski como el estandarte del Realismo Literario. Enfocado en la Rusia Zarista, sus novelas giran alrededor de la pobreza, la crueldad y la mundanidad tan palpable en ese tiempo y espacio, que sus páginas también son partes de la historia.

Catalogado como un escritor existencialista, ha sabido narrar desde diferentes personajes de la época, cargados de una estricta cotidianidad, contrastada de constantes cuestionamientos que agitaban el suelo de los protagonistas.


  • Planteo filosófico


Una de sus novelas más relevantes, “Crimen y Castigo”(1), nos acerca a reflexiones que pueden ser interesantes para el jurista. Fiódor concibe en esta obra al hecho moral no como el producto de una percepción voluntarista y subjetiva de los individuos, sino como el resultado de una construcción colectiva e histórica. En este contexto, podemos decir que la sustancia de la obra de enorme contenido psicológico narra el sufrimiento y delirios mentales que Rodia Raskólnikov (personaje principal) sufre luego de cometer homicidio. La culpa lo lleva a niveles de enfermedades físicas y psicológicas desesperantes.

Ahora bien, es de crucial importancia entender las circunstancias del homicidio del que estamos hablando. Rodia es un humilde y pobre joven nacido en los adentros de Rusia, que se ha trasladado a la capital para realizar sus estudios de derecho, en miras de mejorar la subsistencia y el destino de su madre y hermana. Cada día sobrevive como puede, intentado pagar su pequeña, fría y aislada habitación, mientras intenta, a duras penas, hacer la carrera. Ante este contexto de necesidad, decide acudir a una prestamista, una vieja usurera que vive a costa de los empeños y las estafas a las personas y estudiantes pobres. Así, se inauguran los largos razonamientos de nuestro protagonista, que se empieza a convencer de que matando a un ser tan insignificante y miserable como la vieja prestamista, podrá liberar a muchas personas de sus padecimientos económicos y sus problemas sujeto a las deudas. Raskolnikov siente que la vida de un parásito puede sacrificarse en miras de un objetivo mayor. De esta manera, comienza a ver-en la idea de matar a la vieja- un objetivo elevado y conjunto.



El trasfondo filosófico de esto es superlativo. Y es que para Rodia existen dos tipos de personas: los “ordinarios” y los “extraordinarios”.

Los primeros deben vivir en la obediencia y no tienen derecho a violar la ley. Son conservadores, típicas personas, se limitan a vivir, a respetar los postulados morales y sociales básicos.

En cambio, los segundos tienen derecho, no oficialmente, sino por sí mismos, a autorizar a su conciencia a obviar ciertos obstáculos, en el caso de que la realización de una idea así lo exija, y en las ocasiones que puede ser útil a todo el género humano.

Lo escandaloso de esto radica en pensar que hay personas que pueden estar por arriba de la ley. Los grandes conductores de la humanidad fueron criminales, ya que al dar nuevas leyes violaron en consecuencia las antiguas, observadas fielmente por la sociedad y trasmitidas por los antepasados. Por lo tanto, para Raskolnikov, los grandes hombres hacen los grandes cambios, empujan con sus actos a la sociedad hacia nuevas formas de moralidad, y dado que estos cambios se hacen en nombre del bienestar social, el fin último perseguido justificaría cualquier obstáculo que pudiera surgir en el camino.

Quiero remarcar algo que me parece fundamental en esto. Parecería, a medida que se avanza en la obra, que se deslindan y se diferencian dos cuestiones: por un lado, el derecho legal, y por otro, el derecho moral. Esto es lo que permite a Dostoyevski, por medio de Rodia, diferenciar a dos tipos de seres humanos, a dos dimensiones opuestas según el papel que tienen en la sociedad. Y así expresamente explica el personaje:

“…si los descubrimientos de Képler y Newton, por una circunstancia o por otra, no hubieran podido llegar a la humanidad sino mediante el sacrificio de una, o cien, o más vidas humanas que fueran un obstáculo para ello, Newton habría tenido el derecho, e incluso el deber, de sacrificar esas vidas, a fin de facilitar la difusión de sus descubrimientos por todo el mundo. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que Newton tuviera derecho a asesinar a quien se le antojara o a cometer toda clase de robos. En el resto de mi artículo, si la memoria no me engaña, expongo la idea de que todos los legisladores y guías de la humanidad, empezando por los más antiguos y terminando por Licurgo, Solón, Mahoma, Napoleón, etcétera; todos, hasta los más recientes, han sido criminales, ya que al promulgar nuevas leyes violaban las antiguas, que habían sido observadas fielmente por la sociedad y transmitidas de generación en generación…”

Entonces, al enfocar el asesinato desde una perspectiva moral, lo estamos definiendo como una problemática social, en sus causas y en sus efectos.



  • La culpa


«¡No maté a una criatura humana, sino un principio! ¡Maté el principio, pero no supe quedar por encima de él, quedé del otro lado…! ¡No he sabido más que matar!».

Nuestro personaje ha ofendido a la sociedad en su principio fundamental, y ahora vaga por las calles de San Petersburgo como un loco, buscando de alguna manera distraer ese dolor que lo consume. Eso sí, sigue pensando en la veracidad de su teoría, es decir, sigue justificando el asesinato, pero se ve débil en el momento posterior, la carga se le hace muy pesada.

Entonces, nos lleva a reflexionar que todo atentado contra la vida conlleva un dilema moral individual y colectivo. Es más, en realidad es en ésta última donde la moral se ve ofendida, siendo la indignación individual, el asco, la confusión, en resumen, la culpa, la forma en que la ofensa se manifiesta. Volviendo a lo anterior, a su insistencia con su teoría por más que la culpa empiece a enfermarlo, lo que castiga a Raskolnikov no es su posición de “superhombre”, de “ser auto-moral” y justificativo, sino es la sociedad, la que le reclama por su ofensa.

Analicemos el concepto de Monomanía. Del griego monos: “uno”, y manía: “locura”. Es una paranoia en el que el paciente sólo puede pensar en una idea o tipo de ideas. Esto le pasa a Rodia con el asesinato. ¿Alguna vez sintieron que algo no les permite avanzar, actuar en determinadas ocasiones, sin antes terminar algo, pendiente en sus cabezas? En un momento de la historia (pequeño, por cierto), a Raskolnikov se le abren muy buenas oportunidades con su familia, en el aspecto económico y laboral, pero de repente, se le viene todo encima de vuelta, esa paranoia que le produce el hecho de haber asesinado. Y escapa corriendo. Es interesante la analogía que se puede hacer con la naúsea sartriana, a nuestros efectos, una nausea “social” producida por la carga de conciencia. Hasta no “vomitarlo”, Rodia no va a salir de la monomanía.

Un personaje muy importante en la historia también es Sonia, a la cual Raskolnikov ama y aprecia. Llegado un momento, se le hace imposible seguir ocultándole su desgracia (recordemos que su culpa se exteriorizaba, enfermándolo, irritándolo y aislándolo), y le confiesa el crimen. Las palabras que eligió para hacerlo, sin embargo, son fundamentales: «…después de todo, Sonia, no maté más que a un gusano innoble y malvado…». Su amada le responde, también con palabras que van más allá: «¡Pero ese gusano era un ser humano!»




  • Importancia para el derecho y la actualidad


No hay lugar a duda de que esto puede parecer muy teórico. Sin embargo, en el mundo de hoy se producen situaciones que constantemente remiten a la reflexión que hace Fiodor Dostoyevski. Bombardeos, tratos con terroristas, países que aceptan y aplican la pena de muerte, son algunos ejemplos.

Ahora bien, el hecho de que todo se construye sobre aparatos estales, burocracias, hace remitir a cuestiones que ya en los Juicios de Nuremberg se discutían: La autoría de escritorio, la fungibilidad del personal, estar dentro de la legalidad (y no de la moral), acatar órdenes, etc.

Esto hace que la culpa que sufrió nuestro Rodia se vea radicalmente mitigada por el actuar masivo de la maquinaria estatal. Y al no sufrir culpa por las razones explicadas, es de suma importancia que el ordenamiento jurídico prevea medios para evitar una mecanización en las decisiones que implican la vida de una persona. Eso sí, si pensamos como Sonia: «¡Pero ese gusano era un ser humano!». Y si no se piensa como ella, difícil por no decir imposible, es determinar quiénes serán esos extraordinarios que decidan, y bajo que criterios.

(1) Crimen y Castigo, Fiódor Dostoyevski. Publicada por primera vez en el “El mensajero ruso”, año 1866, en doce partes, para luego ser novela.

Comentarios Destacados

esfera-2010 +6
Buenisimo, nunca lo habia visto de esa manera +10.
santipe95 +1
Muchas gracias por comentar y por los puntos. Me alegro que te haya gustado.

15 comentarios - Dostoyevski y la Moral del Derecho: El homicidio justificado

AzkaneW +1
Ya habiendo leído el libro, con leer el título se relaciona bastante bien la nota.
Interesante, van puntos.
santipe95
Gracias por comentar y por los puntos! tremendo libro!
ConejoLisergico +3
Bueno, en los Hermanos Karamazov, sucede algo parecido...
gabixnz92 +1
te dejo 5. Estudias derecho u otra cosa?
MaNuelVelazQuez4 -1
@gabixnz92 china lo aplica y soluciona mucho busca informte y despues hablamos carack
gabixnz92
@MaNuelVelazQuez4 que interés puede tener un estado comunista en las libertades individuales jajaj
MaNuelVelazQuez4 -1
@gabixnz92 en un pais con 1300 millones de habitantes es Estado tiene que ser fuerte y presente sino se descontrolaria todo
Darlax +1
Te felicito por el analisis van 10!
santipe95
Me alegro que te haya gustado y gracias!
ArcticMonkeys- +1
genial viejo! estudio derecho (3er año) algun trabajo u obra literaria que me recomiendes? +10
santipe95 +1
Por supuesto. Uno de 3 páginas. "Ante la ley" de Kafka. Gracias por pasar, comentar y los puntos.
Heroe_araucano_
La vieja desgraciada y mezquina merecía morir, ni ella misma soportaba su existencia.
chulengol -1
La moral subjetiva no tiene una base para justificarla. Que deje de vender humo.
santipe95
La moral por autodefinición es subjetiva. Es incompatible la objetividad con la moral. En todo caso, negá la moral al estilo nihilista, lo cuál sí que tiene fundamento. Saludos.
elbakan_224 +1


link: https://www.youtube.com/watch?v=peByEnFvNfo
Rulo94 +3
Matar es matar, no creo que le haya arreglado la vida a nadie esta idea. El asesinato moral es una gran mentira, a esta altura depende de un error de inteligencia someterse a un usurero. La gran mentira es victimizarse para cometer cualquier acto violento en el que esta novela hace apología.
conkerguti
pss la verdad yo si justificaría un acto e asesinato, si esta en mis manos matar a un tipo que le hace la vida miserable e imposible a muchos seres vivos, créeme, no lo pensaría 2 veces en matarlo... si en la segunda guerra mundial hubieran matado a hitler en el año 1941, se hubiese salvado gran cantidad de personas, seria un acto totalmente justificado... como dice el autor "matando a un ser tan insignificante y miserable como la vieja prestamista, podrá liberar a muchos"
MaNuelVelazQuez4 +1
debes ser un judio usurero
santipe95
Estoy de acuerdo con vos. Esto es lo que nos tiene que quedar del libro. La idea del asesinato moral es atrayente e interesante, pero Dostoyevski nos da la gran lección de que es el camino equivocado. Saludos.
edlenc +1
Creo que Doria paga su culpa con creces, y es él mismo su inconsciente verdugo. En su carácter de "extraordinario" cree que puede juzgarse y someterse solo a sí mismo, en un acto de soberbia destructiva. Solo cuando puede aceptar su pequeñez (y por ende la pequeñez de su acción, comparada con otras atrocidades que ve) puede someterse a personas que veía como inferiores y sucias y eran en realidad más que él.
EnriqueBarturen +1
Que dilema, ¿cierto?; otro problema derivado es que de los Ordinarios / Extraordinarios, fácilmente se puede pasar a los Untermensch / Übermensch.
En nuestra América hubo épocas en que por decreto se identificaba a un colectivo completo como indigno de vivir, a la mayoría como inmadura (incapaz de autogobernarse) y a la élite de siempre como depositaria de los valores y por ende de la capacidad única de decidir e imponer.
Bernkastel245 -1

link: https://www.youtube.com/watch?time_continue=4&v=lhmg7GkgvZo
Bernkastel245 -2

link: https://www.youtube.com/watch?v=cCl4_DrSJh8
Bernkastel245 -3
crimen