epelpad

La chocolatería

Todo empezó cuando abrí esa puerta de madera con marcos de cristal, me sorprendió ver que detrás de ella, algo tan apagado y tenue hubiera una inmensa galería de cosas de todos colores.

Mire para todos lados, y gire la cabeza, como si tratará de encontrar a alguien, a donde veo un par de asientos al fondo.

Eran extraños, algo altos para la mayoría de la gente, y la forma en que estaban puestos era muy extraña. Ya que parecían están encarrilados como las pistas de bowling, pero al final en vez de tener un hueco donde tendrían que haber pinos había una televisores, en los cuales no se sintonizaba ningun canal, pero estos estaban prendidos, sin hacer el típico ruido que hacen cuando están fuera de señal.

Después de ver eso por un largo rato, me descentre un poco, y mire para la izquierda, a donde había varias estanterías repletas de dulces y las cosas que deberían haber en una chocolatería.

Busque, y busque, hasta que encontré algo que me llamo la atención: Una serie de papeles con números. Supuse que se trataba de un sorteo o algo así.


Saque la billetera, en donde tenía 4 billetes de $10, un de $20, y otro de $2.

Era tiempo de pagar.

Me acerque a la caja, y al parecer no había nadie.

Pregunte a donde podía pagar por el papel, y me dijeron que en las estanterías cerca de las ventanas estaba el dueño, y me podía ayudar con ello.

Me voy para allá, algo fastidiado en lo que alguien me toca en el hombro izquierdo, y me saluda.

Era mi hermano menor, junto a mi hermano mayor, estaban comiendo dulces, y me dijeron que me apurará porque si no nos íbamos a perder del carnaval.

Entonces yo les digo que me esperen afuera.

En donde ellos se pusieron a discutir por si se llamaba ahiri, o ahri.

Y se fueron yendo para donde crecía la avenida.

En lo que me topo con el señor que era el dueño y me dice:

Podes pagar eso solamente si tenes el dinero justo.

Y pregunte: -¿Y por qué no con más? ¿Y si no tuviera cambio?

Es que es algo que no se puede comprar en partes, se puede comprar entero.

En fin, procedí a pagarle.

Agarre un billete de $50 y otro de $2 y el tipo, en la caja de chocolates que el tenia, guardo lo que le di, y me dijo:

Dame eso, aún le falta algo.

Le di el papel, y me devolvió el papel como lo tenía, me sentí confundido.

Le di las gracias, y me fui.

En lo que veo a lo lejos a mis hermanos peleando en la vereda de en frente, y eso me saco una pequeña risa.

De repente sentí algo raro en mi mano.

Como si hubiera cambiado algo.

Mire de vuelta el papel, y había una llave.

Quede sonriendo como un tonto por lo que decía la nota.

Y mire alejándome de allí, hacia el fondo, a donde había una estación de trenes, a donde uno estaba por irse, era un tren a vapor, y se veía a lo lejos, como caía el atardecer.

Cerré los ojos, y desperté: Y ahí oí el sonido del tren a lo lejos, yéndose.

Me di media vuelta, y vi los caramelos que había dejado mi madre a la noche antes de irse...

1 comentario - La chocolatería