epespad

El golpe de Estado del general Jaruzelski en Polonia



Nacido en julio de 1923 en Kurów, el veterano militar dirigió la Polonia comunista desde 1981, cuando declaró la Ley Marcial y ordenó el arresto del líder de Solidaridad, el sindicalista Lech Wallesa, quien posteriormente se convertiría en el primer presidente de la democracia. La imposición de la Ley Marcial dejó decenas de fallecidos y miles de detenidos y el Gobierno comunista se vio obligado a suspenderla dos años después a causa de la fuerte presión popular.



La República Popular de Polonia

Al final de la Segunda Guerra Mundial, la URSS se quedó con el territorio de Polonia hasta la línea Curzon y los territorios de la ciudad alemana de Königsberg; en compensación, se acordó en el acuerdo de Potsdam que la frontera oeste de Alemania se desplazara a la línea Oder-Neisse, perdiendo así Alemania el 25 % de su territorio, con lo que finalmente Polonia solo perdió el 20 % de su superficie restando lo que le quitó la URSS de lo que ganó de Alemania.



En 1946, los partidos de derechas habían sido prohibidos. La República Popular de Polonia se autodefinía como un Estado socialista, y como tal tenía una serie de instituciones similares a las del resto de los países del campo socialista. En la Constitución de la República Popular de Polonia de 1976 se mencionaba al Partido Obrero Unificado de Polonia como "la fuerza política dirigente de la sociedad en la edificación del socialismo".
El Frente de Unidad Nacional se definía como "«plataforma común de la acción de las organizaciones sociales y agrupación patriótica de todos los ciudadanos independientemente a su afiliación política o de sus creencias, estando dirigido por el POUP. Esto daba al Partido Obrero Unificado de Polonia facultad para establecer líneas políticas generales a seguir por los órganos del Estado para el desarrollo socialista de la República Popular de Polonia.




El general Jaruzelski y las luchas obreras

En 1943 Wojciech Jaruzelski (1923 - 2014) se alista como aspirante en el Ejército de la República Popular Polaca. En 1947 se convierte en miembro del Partido Obrero Polaco, el partido comunista gobernante. Hace rápidamente carrera: es nombrado coronel en 1953, general en 1956, director político del Ejército en 1960 y jefe del Estado Mayor en 1965.


El general Wojciech Jaruzelski.

Es nombrado Ministro de Defensa en 1968, después miembro suplente y luego de pleno derecho del Politburó polaco a principios de la década de 1970. Su paso por el Ministerio de Defensa también será recordado por el asesinato a balazos en 1971 de 80 trabajadores de los astilleros de Gdansk a manos de la policía antidisturbios. Jaruzelski siempre aseguró que él nunca dio la orden de disparar, aunque el Sindicato "Solidaridad" y numerosos historiadores sostienen que el general sí fue quien autorizó abrir fuego contra los huelguistas.


Milicias polacas.

Un nuevo programa de austeridad para 1971, que busca aumentar el consumo de bienes duraderos frente a los productos alimenticios básicos- escasos -, decreta una subida importante de precios, que provoca, al día siguiente, grandes huelgas en las fábricas de las ciudades de la costa báltica, con manifestaciones masivas. Ante la negativa a negociar de las autoridades las manifestaciones se hacen violentas en esas ciudades - Gdansk, Gkynia, Szczein, Elblag,... - enfrentándose a la milicia, saqueando los locales del partido. El ejército mata a 200 trabajadores y cerca e incomunica a esas ciudades. Esto volvería a suceder en 1976 tras una nueva subida de precios, que el gobierno debe revocar inmediatamente ante la reacción violenta e instantánea que se provoca en la población, con saldo de represión, muertos, heridos y juicios de castigo ejemplar.


Disturbios en Varsovia.



Reinvindicaciones obreras

El malestar laboral y el aumento de los precios en los establecimientos comerciales, que recibieron grandes cantidades de mercancías a precios muy superiores- hasta el 60%- a los de las tiendas subvencionadas por el Estado, ponen en marcha, de forma casi simultánea, huelgas en las fábricas de Varsovia y otras ciudades, a primeros de julio de 1980, pidiendo aumento de salarios y congelación de precios.


Lech Wallesa, lider sindicalista de "Solidaridad".

En Gdansk, sin embargo, en la primera oleada de huelgas, el 14 de julio 17.000 obreros reclaman también libertades sindicales. El 16 de agosto las fábricas de Gdansk crean el "Comité de Huelga Interempresarial" (MKS), que elabora una plataforma de 21 puntos reivindicativos, centrados en torno a la idea de Sindicatos Libres. Se producen las primeras concesiones: hay aumento salarial, y el Gobierno accede a construir un monumento a los obreros muertos en 1970 en los astilleros. ; pero no da contestación a las reivindicaciones centrales sobre sindicatos independientes, cuya consecución los obreros plantean como innegociable.


Lech Wallesa, 1980. Una de las reinvindicaciones era la libertad sindical.

Van surgiendo los símbolos: las fábricas ocupadas izan la bandera blanca y roja polaca, colocan en sus puertas y verjas cruces, retratos del Papa Wojtyla y cuadros de la Virgen Negra de Czestochowa, como representación de la independencia nacional. Se celebran misas para los obreros. Occidente se extraña de ver imágenes de colas para confesar, en las fábricas.


La visita del Papa Juan Pablo II a Polonia en 1979 movilizó a miles de polacos.

El 22 de agosto el Gobierno reconoce como interlocutor válido al MKS, y el 24, se producen importantes reajustes. La URSS, habla de elementos antisocialistas. Aparece el temor a la intervención armada. En Silesia se plantea la huelga general si no se acepta la formación de sindicatos libres, y, el 30 de agosto se firman los "Acuerdos de Gdansk", entre una delegación del Gobierno, presidida por el vice-primer ministro Jagielscki, y el MKS, presidido por Wallesa. Las discusiones son públicas y retransmitidas en directo para los astilleros Lenin. El 16 de diciembre un millón de personas acude a la inauguración del monumento a las víctimas del 70, participando, además de "Solidaridad", el POUP, el Gobierno, la Iglesia y el Ejército. El monumento se construyó en un mes, por suscripción popular.


Monumento inaugurado en 1980 a las victimas de 1970 en Gdansk.

En septiembre-octubre de 1981, se inicia un nuevo pulso con la celebración del Primer Congreso de "Solidaridad". Durante este tiempo se dinamizó toda la sociedad civil y política; surgieron asociaciones independientes, de juventud, de estudiantes, de artistas, de prensa, etc. Incluso el Parlamento y el poup conocieron actividades y procesos de trabajo infrecuentes, y unas nuevas elecciones, con la renovación democrática del 30% de sus delegados para el Congreso extraordinario de Julio de 1981.
Dos elementos fundamentales caracterizan las luchas de estos meses: la organización no violenta y democrática del movimiento; y la voluntad constante de diálogo entre la sociedad civil- asociaciones populares e independientes- y la sociedad política -instituciones Estatales y paraestatales y de partido -, con un objetivo claro: inscribir las conquistas sociales en el marco institucional, en su sistema legal, y obtener de las autoridades del Estado su propio compromiso en la consolidación de lo conseguido.


El golpe de Estado de Jaruzelski
El día 12, la Comisión Nacional de "Solidaridad" reunida en Gdansk decide organizar un referéndum "nacional o en el interior del sindicato" sobre el ejercicio y los métodos del poder. El día 13 se proclama el "Estado de Guerra" y se constituye un "Consejo Militar de Salvación Nacional", presidido por el general Jaruzelski. Hay detenciones masivas de cuadros sindicales y de intelectuales. Lech Wallesa es sometido a detención vigilada en su domicilio.


La noche del 13 de diciembre de 1981, Jaruzelski declara la Ley Marcial por televisión.

Jaruzelski sacó a los tanques a las calles, con el ejército apuntando contra los ciudadanos del propio país. Se instauró el toque de queda, se cortaron las comunicaciones telefónicas a toda la población, excepto a la policía y funcionarios del Estado. Disturbios en las principales ciudades polacas. Los miembros del recientemente creado y en ese momento legalizado sindicato "Solidaridad" fueron detenidos esa misma noche.


Columna de T-55 entran en la ciudad de Zbąszynek, diciembre de 1981.

El general Jaruzelski, quien fue juzgado por estos hechos en 2008 aunque nunca fue condenado, siempre defendió que la Ley Marcial sirvió para evitar un mal mayor: la invasión de Polonia por tropas soviéticas que, según aseguró en varias ocasiones, "habría causado decenas de miles de víctimas".


Tanques T-55 y vehiculos militares en las calles.

Según la investigación del Instituto de memoria Nacional (Organismo de investigación histórica estatal) Jaruzelski pidió en 1981 al comandante en jefe de los ejercitos del Pacto de Varsovia, el mariscal sovietico Viktor Kulikov, que realizara una incursión militar terrestre para apaciguar la gran inestabilidad social que vivía el país. Sin embargo, el militar soviético rechazó la petición de Jaruzelski, porque los esfuerzos militares de la URSS estaban puestos en ese momento en la guerra en Afganistán.


Jaruzelski y el lider soviético Leonid Brezhnev

Posteriormente Kulikov aseguró que dijo a Jaruzelski que no habría una intervención soviética en Polonia, incluso si fallaba la instauración de la Ley Marcial. En 1993, documentos desclasificados por parte de la administración rusa–bajo el mandato de Boris Yeltsin– de documentación soviética del periodo 1980-1981, en un paquete mandado con dichos documentos a Varsovia, se encontraba el protocolo del Politburo soviético del 10 de diciembre de 1981. En él se leía lo siguiente:

“Cuando se trata de llevar a cabo la operación X -dijo el jefe de la KGB, Yuri Andropov – debe ser únicamente decisión de nuestros camaradas polacos; como quieran, que así sea, se hará. Nosotros no pretendemos introducir tropas en Polonia. Esta es la posición correcta y tenemos que mantenerla hasta el final. No sé qué pasará con la situación polaca actual, pero incluso si Polonia quedara bajo la autoridad de “Solidaridad”, se hará de igual manera (no habrá intervención militar). Si a la Unión Soviética se le abalanzasen los países capitalistas, que ya tienen mecanismos adecuados para todo tipo de sanciones económicas y políticas, para nosotros sería muy duro."


Varsovia. Diciembre de 1981.

A su vez, el jefe de la diplomacia soviética, Andrei Gromyko, dijo: “No puede haber ninguna introducción del ejército soviético en Polonia. Creo que podemos recomendar a nuestro embajador que visite al general Jaruzelski y le informe al respecto”. La discusión del Politburo la resumió claramente Mikhail Suslov: ” Así que creo que estamos todos de acuerdo que bajo ninguna circunstancia puede haber introducción de tropas (En Polonia).”


Jaruzelski junto a altos jefes militares soviéticos.

Queda claro que si la Unión Soviética hubiera querido ejecutar este tipo de operación militar, la podría haber lanzado en cualquier momento, porque contaba con miles de soldados desplegados en las numerosas bases en Polonia, como la de Legnica. Al menos a finales de 1981, nunca fue esa la intención.


Protestas contra la Ley Marcial.


El fin de la Ley Marcial y hacia el final del comunismo
El 22 de julio DE 1983, fiesta nacional de Polonia, quedó levantada la Ley Marcial. Jaruzelski en su discurso ante la Dieta (Parlamento polaco) mencionó "El Ejército cumplió su deber ante la patria y el socialismo". Después, el general agradeció a los soldados el deber cumplido y también a la policía y a los servicios de seguridad.
La ley de amnistía aprobada por la Dieta confirmó:
-Amnistía para los condenados a menos de tres años por delitos de motivación política, cometidos hasta el levantamiento de la ley marcial.
-Los condenados a penas de más de tres años tendrán una reducción de la mitad de la pena.
-Amnistía para las mujeres y los menores de 21 años.
-Quedan excluidos de la amnistía los procesados y condenados por delitos contra la seguridad del Estado, concretamente los siete dirigentes de Solidaridad presos y los del Comité de Autodefensa Social (KOR) y de la Confederación de Polonia Independiente (KPN).
-Los que actúan en Solidaridad clandestina y los exiliados -salvo los que hayan cometido delitos económicos- podrán presentarse a las autoridades hasta el 31 de octubre y quedarán libres de cargos.


El general Jaruzelski y Erich Honecker lider de Alemania Oriental.

Tras el levantamiento de la ley marcial, las restricciones permanecieron varios años. La ley marcial tuvo también consecuencias económicas negativas. Fue establecida una «reforma económica» que se sumó a un gran aumento de precios, como resultado de que los ingresos de la población cayesen en términos reales un 20 % aproximadamente (aunque algunas estimaciones son todavía mayores).
A partir de los años 80, el sistema económico y social de Polonia, junto con el de todo el bloque oriental, empezó a desmoronarse.


Jaruzelski y el último lider soviético Mijhail Gorbachov en Szczecin 1988, Polonia.

La Ley Marcial supuso un periodo traumático en la historia reciente polaca que aglutinó a la población contra el régimen comunista y precipitó su caída en 1989, cuando se celebraron las primeras elecciones libres después de los acuerdos suscritos entre el propio Jaruzelski y Lech Wallesa.
El general Wojciech Jaruzelski, último presidente de la Polonia comunista y el dirigente que impuso la Ley Marcial en 1981, falleció a los 90 años como consecuencia de un infarto cerebral en Varsovia, el 25 de Mayo de 2014.






4 comentarios - El golpe de Estado del general Jaruzelski en Polonia

EnriqueBarturen +1
Curioso: que forma de actuar tan parecida de los militares a ambos lados del espectro político.

Sacan los tanques a la calle en nombre de la Patria y establecen una dictadura para cautelar la Libertad