epespad

Haití en la geopolítica de EEUU: 1910-2010

Cuando nos preguntamos por las causas del estado de indefensión de Haití frente a catástrofes naturales, y por su permanente situación de caos, acaso podamos empezar a comprender algo al observar el rol que le ha impuesto Estados Unidos en su geopolítica del Caribe. Aquí dejo algunos artículos al respecto, pero qué mejor que introducirlos con un fragmento de "Las venas abiertas de Amérca Latina" de Eduardo Galeano:


"10. Haití es el país más pobre del hemisferio occidental. Allí hay más lavapiés que lustrabotas: niños que a cambio de una moneda lavan los pies de clientes descalzos, que no tienen zapatos para lustrar. Los haitianos viven, en promedio, poco más de treinta años. De cada diez haitianos, nueve no saben leer ni escribir. Para el consumo interno, se cultivan las ásperas laderas de las montañas. Para la exportación, los valles fértiles: las mejores tierras se dedican al café, al azúcar, al cacao y otros productos que requiere el mercado norteamericano. Nadie juega al béisbol en Haití, pero Haití es el principal productor mundial de pelotas de béisbol. No faltan en el país talleres donde los niños trabajan por un dólar diario armando cassettes y piezas electrónicas. Son, por supuesto, productos de exportación; y, por supuesto, también se exportan las ganancias, una vez deducida la parte que corresponde a los administradorees del terror. El menor asomo de protesta implica, en Haiti, la prisión o la muerte. Por increíble que parezca, los salarios de los trabajadores haitianos han perdido, entre 1971 y 1975, una cuarta parte de su bajísimo valor real. Significativamente, en ese período entró al país un nuevo flujo de capital estadounidense." (pag. 453, edición 1986)

He aquí una versión digital casi completa del libro:
http://books.google.com.ar/books?id=9ejmBIlTJgMC&printsec=frontcover&dq=las+venas+abiertas+de+america+latina&source=bl&ots=KnjTCu5zgc&sig=lKfZQrkT-PnRl4sh6HrKNicI9JY&hl=es&ei=TIdmS8SLA6imtgfGqbW3Bg&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=3&ved=0CBkQ6AEwAg#v=onepage&q=&f=false

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Éste es el orden que EEUU quiere mantener: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-138867-2010-01-22.html

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

HAITÍ, LA MISERIA DEL IMPERIO NO TIENE LÍMITES
Por Sergio Rodríguez Gelfenstein

La miseria del imperio no tiene límites...(sigue)




En una actuación sin escrúpulos ha transformado la hecatombe ocurrida en Haití y el dolor de su pueblo en una nueva intervención militar con el objetivo de ocupar ese país y colocar una fuerza interventora a escasos kilómetros de Cuba amparados en la necesidad de ayuda humanitaria de los hermanos haitianos.

La 82 División Aerotransportada que han enviado a ese país es una unidad élite del ejército de Estados Unidos que ha participado a través de su historia de casi 100 años en la mayor parte de las intervenciones militares de la potencia en todo el mundo.

Recientemente han estado presentes en las ocupaciones militares en Irak y Afganistán.

América Latina conoce de sobra las actuaciones criminales de esta División. Han sido los ejecutores directos de las invasiones militares de Estados Unidos en República Dominicana en 1965, en Granada en 1983 y en Panamá en 1989, países en los cuales sembraron su huella de dolor y muerte en centenares de familias latinoamericanas y caribeñas.

El propio Haití ha conocido -a través de su historia- la injerencia militar de Estados Unidos. En 1910 en la aplicación de la política del “Gran Garrote” Estados Unidos invadió ese país hermano para controlar su Banco Central y en 1915 ocupó el país y se mantuvo por 18 años hasta 1933. Más recientemente la 82 División Aerotransportada ha intervenido en Haití en 1994 y 2004.

En una clásica operación militar de intervención la 82 DAT ha ocupado el aeropuerto de Puerto Príncipe para controlar las operaciones humanitarias que se realizan a favor de la población afectada por el sismo. Las características de esta operación militar, el número de tropas y la cantidad y calidad del armamento que portan los soldados no guardan relación con las necesidades del pueblo haitiano ni con las características de una acción humanitaria.

La inmoralidad del imperio se remata cuando el Presidente Obama crea un Fondo e involucra en ello al ex presidente Bush, genocida en Irak y quien lamentablemente está relacionado con algunas de las peores actuaciones intervencionistas de Estados Unidos en el mundo. El nombre de Bush no está vinculado con las acciones humanitarias en ningún lugar del mundo, ni siquiera en Estados Unidos cuando fue incapaz de movilizar a tiempo los recursos humanos, financieros y materiales que ese país tiene en abundancia para socorrer con eficiencia a las víctimas del Huracán Katrina que afectó al Estado de Louisiana en agosto de 2005.

La ocupación militar de Haití se inscribe en la ofensiva imperialista contra los pueblos de América Latina y el Caribe. Primero fue la reinstalación de la 4ta. Flota de la Armada de Estados Unidos en el Caribe, posteriormente el Golpe de Estado en Honduras y en fecha más reciente la instalación de 7 bases militares estadounidenses en Colombia, 11 en Panamá y otras en distintos países de la región.

Pero, esas medidas no tienen comparación con la decisión reciente. Aprovechar la miseria y el dolor de un pueblo devastado por la naturaleza para realizar una acción agresiva e intervencionista, muestra la verdadera catadura moral de un imperio en descomposición, donde la vida y la humanidad sólo tiene el valor de la mercancía y de la protección de los intereses de quienes han dominado el mundo utilizando cualquier instrumento, incluso aquellos que resultan deleznables para cualquier hombre o mujer de bien de nuestro planeta, independientemente de su condición social, su creencia política o religiosa y del lugar donde haya nacido.

Ahora, junto con la ayuda y apoyo incondicional a Haití, los pueblos y los gobiernos del mundo deben desenmascarar y rechazar vehementemente la ocupación militar de ese pedazo de tierra latinoamericana y caribeña por parte de las tropas de Estados Unidos.

http://www.alternativabolivariana.org/modules.php?name=News&file=article&sid=5872

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Haití en la geopolítica del imperialismo
Entrevista a Narciso Isa Conde

- ¿Qué está pasando en Haití?

- Esta intervención multilateral aparentemente pero en fin de cuentas decidida por los Estados Unidos que pone como mampara, como parapeto a las Naciones Unidas como se ha hecho muchas veces, ha sido una intervención para tratar de impedir cualquier opción no controlada vamos a decirlo así, y esto viene de viejo.
Como ustedes saben Haití intentó un camino autodeterminado después de la liquidación del duvalierismo que condujo a la victoria de Jean Bertrand Aristide, sacerdote entonces de la Teología de la Liberación y que enarbolaba una propuesta participativa, de cambios sustanciales en Haití.
Sin embargo Aristide fue derrocado por un golpe militar, por el viejo ejército despótico duvalierista que agrupados naturalmente tras bambalinas por los Estados Unidos fue un golpe sin el apoyo abierto de los Estados Unidos pero con el apoyo real de Estados Unidos.
Entonces, la administración norteamericana jugó a condenar aparentemente el Golpe al mismo que lo sostenía el tiempo suficiente para ir cambiando la situación en término de la correlación de fuerza y de la característica de las fuerzas en Haití.
Uno de los propósitos fundamentales era desnaturalizar el proyecto de Aristide que se vio forzado no solo a salir en el exilio a Venezuela -que hubiera sido un escenario más favorable aunque estaba allí Carlos Andrés Pérez- pero finalmente fue acogido en Washington, y sobre él se hizo un trabajo, creo que fundamentalmente para romper los aspectos éticos y morales que caracterizaron su gestión. Su gobierno en el exilio incurrió en actos de corrupción y finalmente entre dos opciones que se le presentaron a Haití, que fueron la de lograr el realojamiento del régimen militar a través de una insurgencia popular que estaba en gestación, autónoma, autodeterminada, y/o salir de la junta militar a través de una intervención de los Estados Unidos que trajera de nuevo el gobierno de Aristide.
Aristide optó finalmente por esta última salida que fue funesta para el país y para él mismo porque eso conllevaba la vuelta a Haití de otro Aristide podemos decir, para hablar en términos figurados.
Para que se entienda en Sudamérica que a veces no están tan cerca de estos problemas, es bueno hablar así: hay un Aristide antes de la intervención y un Aristide de después de la intervención.
El Aristide de después de la intervención que le dio paso a Preval, una persona muy vinculada a él, es un Aristide que está ya involucrado en prácticas de corrupción, con ideas de perpetuidad en el poder, sea a través de determinadas personas o directamente con la idea de volver como tal y dio un régimen que fue todo lo contrario a lo que se proyectó inicialmente cuando él ganó las elecciones abrumadoramente en aquella oportunidad. Entonces fue perdiendo respaldo aunque en el contexto haitiano era sin lugar a dudas el dirigente con más impacto en determinados sectores de las masas haitianas, las masas pobres haitianas, de las masas marginadas, incluso conserva aún diezmado parte de ese respaldo.
Aristide resultó finalmente inútil para los Estados Unidos, no apropiado, perdió popularidad, concito muchos sectores en su contra, llevó los niveles de corrupción a niveles muy altos.
En Haití se fue disolviendo toda posibilidad de reconstituir el estado nacional haitiano, fue predominando una situación un tanto caótica, un tanto anárquica donde no se conformaban con claridad las fuerzas que se enfrentaban, era una especie de combate primario.
Sin embargo, llegó un momento en donde parecía que se iban a reconformar las fuerzas para desplazarlo y Estados Unidos logró infiltrar ese proceso con militares de la vieja guardia haitiana o algunos herederos de esa vieja guardia, desnaturalizó la insurrección, el movimiento insurgente reciente que se vivió y se impuso finalmente la toma de Puerto Príncipe y en el desplazamiento de Aristide con sus propias tropas lo cual condicionaba el proceso a un relevo de gobierno bajo tutela de Estados Unidos y de los Organismos Internacionales.
Es en este contexto que va creciendo la intervención militar extranjera en Haití porque los niveles de intervención originales de Estados Unidos, de las grandes potencias como Canadá, como Francia, no alcanzaban para controlar una situación muy descompuesta podemos decir, un proceso creciente de descomposición.
En ese contexto Estados Unidos ha logrado que países de América Latina se comprometan con esa intervención de antecedentes funestos para toda América, no importa la situación que tenga en concreto Haití, porque es difícil ahora señalar qué sector representa lo progresista, lo popular, lo avanzado, aunque lo hay pero no avanzado ni en términos con posibilidades de hegemonía pero el hecho real es que la implantación de un régimen bajo ocupación de fuerzas internacionales y especialmente bajo la tutela de Estados Unidos y al mismo tiempo de organismos internacionales que están controlados por las grandes potencias es un precedente funesto.
En el caso dominicano para nosotros es altamente preocupante porque para esta operación se utilizó el memorandum que firmó el gobierno de Balaguer, con los Estados Unidos que le da poder a los Estados Unidos de utilizar las fronteras dominicanas, de utilizar los aeropuertos y los puertos del país para operaciones de intervención militar en Haití y como tal la utilizaron en el momento del desplazamiento de Aristide.
Ahora mismo los resultados de ese desplazamiento no han conducido a una situación controlada por Estados Unidos por las fuerzas interventoras, sino que hay una gran disgregación, por un lado están las rebeldías expresas de sectores de Aristide, por otro lado los sectores del viejo ejército que se sienten defraudados de sus aspiraciones de ser poder directo porque ellos fueron utilizados también, parte del viejo ejército duvalierista en este caso.
Todo esto ha dado a situaciones de mucha violencia en diferentes partes del país, la más reciente fue en un gran barrio popular de Puerto Príncipe que se llama Cité Soleil, la Ciudad del Sol, un barrio de mucha marginalidad donde se dio una especie de rebeldía y las tropas de intervención, incluyendo tropas norteamericanas han participado en el avasallamiento de ese tipo de rebeldía.
Hay que entender que todo tipo de intervención extranjera que no se sintoniza, que además va en contra de un proyecto de identidad nacional tiende a entrar en contradicción con gran parte de la población y gran parte de la nación porque Haití sin ser un país que tenga un estado nacional que ha disgregado más bien el estado nacional es un país de una fuerte identidad, una identidad propia.
Haití es una especie de mezcla latino-caribeña, áfrico-caribeña podemos decir más bien, una cultura muy propia y esto explica las constantes reacciones desde la población haitiana aunque todavía sin una conducción muy clara, se están verificando contra las tropas de ocupación que no alcanza para mantener la situación.
No creo tampoco que Estados Unidos persiga conjurar la corrupción, el narcotráfico como se propagandiza. Haití es un fuerte puente del narcotráfico hacia el norte, del Sur hacia el Norte, pasando muchas veces por la frontera dominicana. Entonces, fue conformando una especie de narco poder, pero eso se hizo bajo la presencia de Estados Unidos, favorece los cárteles de la droga que le interesa favorecer, reprimen a los que no, uno sabe cómo está contaminada la vía de Estados Unidos en este proceso de llamada lucha contra la droga.
Los cárteles que están insertados en la sociedad norteamericana no son combatidos.
De manera que ninguno de esos pretextos que se han usado en el caso de Sudamérica, en el caso de Chile, en el caso de Argentina, en el caso de Brasil, tengo entendido ahora que en el caso de Uruguay, los argumentos para inducir a una participación, acompañando la ocupación de Estados Unidos, de Canadá y de Francia son argumentos válidos, y parece sumamente penoso y lamentable que se hayan producido esos hechos.

- Precisamente, ¿cuáles son los intereses e los Estados Unidos por controlar la situación de Haití?

- Son razones geopolíticas importantes. Tu sabes que la nuestra es la segunda isla en importancia del área del Caribe, en el término global de su economía, de su influencia histórica, después de Cuba. Además, Haití está muy próximo a Cuba además.
Recuerden ustedes que Estados Unidos intervino abiertamente con 42.000 soldados en el ‘65 cuando la situación de República Dominicana se le fue de las manos y estaba ya triunfante prácticamente una revolución democrático-popular. Esa intervención fue para impedir que un segundo país en el Caribe siguiera la cadena del proceso emancipador y liberador.
Haití tiene un poder simbólico enorme, fue el primer país del continente que hizo su independencia, en el inicio mismo del siglo XIX.
De manera que esos factores tienen importancia, Haití y República Dominicana tienen un vínculo que es la ocupación en Haití, que es una ocupación preventiva hacia República Dominicana que es un país en crisis.
Esto obedece -me parece a mí- a toda la estrategia integral de los Estados Unidos que tiene como elementos los tratados de libre comercio, el ALCA, el tratado “Puebla Panamá” pero que tiene un componente militar importante que ha sido la reestructuración de todas sus bases militares y su creciente presencia militar en el Caribe, en Centro América y en parte de Sudamérica.
Actualmente están operando con tres ramales, uno es hacia el Sur que llega hasta la Base de Manta en Ecuador, a parte ya de las relaciones directas con los ejércitos mucho más al Sur y con las características de esos ejércitos como el ejército Chileno, imagino también el uruguayo y sus relaciones de alianza.
Pero en término de fuerza propia tienen una red hacia Centro América que lleva hasta El Salvador y una red fuerte en el Caribe con un asiento importante en Puerto Rico, no nos olvidemos que ellos acaban de ser desplazados de Vieques como base experimental de operaciones, de entrenamiento por la lucha del pueblo puertorriqueño.
Entonces, necesitan de todas maneras una presencia directa en estos países que por donde entró incluso el proceso de emancipación en esta nueva época del Siglo XX porque el Caribe siempre ha sido considerado por los tratadistas más profundos como frontera imperial.
Los niveles de opresión y los niveles de rebeldía que la opresión produce, un cambio en Haití político que se les vaya de la mano influye positivamente hacia República Dominicana y viceversa, por eso esta ocupación nos toca a nosotros.
El empobrecimiento en Haití ha crecido en la medida en que ha crecido la influido la influencia de Estados Unidos y de las potencias occidentales sobre Haití.

http://www.pvp.org.uy/isacondehaiti.htm


Posts relacioonados: http://www.taringa.net/posts/economia-negocios/4443521/Dependencia-econ%C3%B3mica-(o-intercambio-desigual).html
http://www.taringa.net/posts/apuntes-y-monografias/4434214/El-periodismo-como-propaganda-(liberal).html

4 comentarios - Haití en la geopolítica de EEUU: 1910-2010

PatToO73
Otro títere de EEUU de ahora en mas...
Chavez debe tener los pelos de puntas.
arielfal
siempre fue asi ahora nos asustamos de eeuu y los odiamos por malos