epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Relato de un Cowboy (parte 1)

Hola gente, aca les traigo un relato HECHO POR MI de la travesia de un cowboy, una historia tipica del lejano oeste







Afirmo no saber nada… me dio igual… le dispare y abandone la cantina. Solo era una escoria, se emborrachaba todos los días con whiskey de mala calidad, acosaba a las mujeres cuando estaba ebrio, no creo que a nadie le importe. Seguí mi rumbo, buscando respuestas, haciendo preguntas absurdas que nadie podía responder.

Relato de un Cowboy (parte 1)

En la siguiente cantina había demasiadas personas, pero había uno en especial que me llamaba demasiado la atención. Este era delgado y tenía un sombrero negro, admito que no se describir muy bien a las personas. Me le acerque, saque del estuche mi Remington y lo apunte en el medio de la frente, le pregunte donde estaba y empezó a reír. Me incomodo un poco, y le volé los sesos. No reirás mas, me dije a mi mismo, empapado de sangre.
La gente comenzó a gritar y a correr hacia afuera del lugar, solo quedo uno. Cargado de dos armas cortas, se quedo en la barra bebiendo licor. No le importo mi presencia, y a mí tampoco la de él. Salí de esa pocilga, y me acerque a mi caballo, en ese momento escucho un silbido, me doy vuelta y lo veo a él, el mismo de la barra.
miro fijo a los ojos, ambos sabíamos que sucedería, a él lo mandaron para detenerme, como a tantos otros. Desenvaino un cuchillo que tenía en su cintura, con un grabado, que desde mi posición no podía ver. Me dijo ‘’hagamos esto como hombres’’ y escupió tabaco. Tome mi cuchillo, y nos trenzamos en lucha, era demasiado bueno, tanto que me tajeo la mejilla. Esquive un golpe y aproveche su descuido, enterrando mi cuchillo en su estomago, dejándolo tirado en el suelo. Me llene de furia y grite: ¡tendrás que hacer algo mejor que eso!

Vaqueros

Exhausto, demasiada sangre por hoy, debo descansar o no serviré para nada por la mañana. Debía continuar mi viaje buscando algún refugio, y me adentre en el desierto. Galopando allá por el desolado lugar encontré a una mujer muerta, un agujero en el cuello y con signos de haber sido violada, ese era su rastro, sabía que cometerías un error en algún momento. Recobre mis fuerzas, sabía que debía continuar, estaba cerca, no sin antes enterrar a la mujer. No sabía su nombre, ni quién era, pero aun así sentía que merecía mi respeto.
Luego de un par de horas, encontré una casa con las luces prendidas, baje de mi caballo y en la oscura noche. Le rece a dios que el este ahí, me acerque a la ventana y mire hacia adentro. Ahí estaba el, sentado jugando a las cartas, tan en paz con si mismo tan confiado. No me sostuve, tire la puerta abajo, eran 5
.



cowboys

Le dispare en el pecho al de la izquierda, alcance a darle en el rostro a de la derecha. Reaccionaron los otros dos, mientras que Mc Bhurn seguía desconcertado. Devolvieron el fuego, con miedo, aun así me alcanzaron a dar en el hombro. Con la puntería disminuida, trate de dispararle a Mc Bhurn, pero solo logre rosarle la cabeza.
Él era el principal objetivo, me escondí detrás de una mesa, mientras los otros idiotas me disparaban, El maldito le disparo al vidrio de la ventana y escapo. Yo me estaba desangrando, devolví un par de balas, pero no fue suficiente. Se me agotaron las municiones y Salí con el cuerpo a cuerpo. Tanto fue así que recibí un disparo en el muslo derecho, con pocas fuerzas logre tomar el arma de uno de ellos tumbándolo en el piso a él le dispare en el estomago y al otro en los tobillos. Ya casi sin vida me acerque a el que estaba vivo y le pregunte donde iría Mc Bhurn se negó a responder… le dispare
.


relatos

Moribundo, desangrándome logre hacerme un torniquete con un pedazo de tela, logre subirme a mi caballo, hacia un rumbo desconocido. Luego de varios minutos de cabalgar, caí tumbado en el piso, estaba muy mareado, voy a morir me dije, ¿este es el fin de todo esto? No, no puede ser no llegue hasta aquí, para morir así. Si me duermo me comerán los coyotes, me desmayo, me entrego a la muerte.
Despierto, desconcertado, en una carpa hecha de cueros de animales. Entra una mujer con un niño, eran nativos. Adolorido, le dije ‘’gracias por salvarme’’ respondió ‘’shhh’’ mientras curaba mis heridas con un liquido. Fue en vano, no entendían mi idioma.
A Pesar que los habíamos perseguido, atacado y matado a muchos de ellos, no guardaban ningún rencor hacia nosotros, porque aunque eso les valiese la muerte sabían que era lo correcto.


lejano oeste





Bueno gente espero que les haya gustado, saludos y comenten

La segunda parte proximamente

1 comentario - Relato de un Cowboy (parte 1)