epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

A Sócrates

Leyendo "La república" me llamó particularmente la atención la parte en la que Sócrates, tratando de instaurar las bases de su ciudad perfecta, habla de qué relatos e historias deberían contárseles a los niños y cuales no, para así educar futuros hombres de bien. Se me ocurrió entonces, ponerme en la piel de un soberbio artista de la época que se dirige al filósofo diciendo tener aquella historia con la que todo futuro hombre de bien debería formarse.
Espero que les guste o que al menos sean respetuosos, muchas gracias.



A Sócrates:

Oh Sócrates, aquél que a mi humilde juicio conoce más que el total desconocimiento del que dice ser titular. Ante todo y como artista, debo decir que te desprecio, no sólo porque han llegado a mis oídos algunos fragmentos de conversaciones que has tenido con la juventud de nuestra ciudad, sobre un sistema de gobierno en el que se restringen las libertades de muchos ciudadanos incluyendo la libertad de expresión de los artistas. Sino también porque ha llegado a mi corazón el temor de que pronto de algún modo te sea otorgado el poder para materializar tus ideas.

Pero no me dirijo a ti Sócrates, para pelear lo hago más bien para ponerme a tu servicio, podrás llamarlo como te plazca pero, llegado el caso de que un día obtengas el poder político yo, desde mi lugar de artista voy a ayudarte a dominar a la población como sé que es tu voluntad, a cambio solo te pido lo que todo griego que se precie de ser tal desearía tener, buena fama y honor, pues las riquezas me sobran amigo mío. He aquí en las siguientes líneas, el relato que deberán contar a los niños e las futuras generaciones de buenos guerreros.



El alma del guerrero
Aniseo que acaba de caer en combate, deja este mundo ya, parte del tan llamado mundo de los vivos, lo deja para ya comenzar a vivir pues no hay manera mejor de sentir que con el alma inmortal, esa exquisita parte del ser que le da su sentido a la existencia, aquella esencia tan pura y delicada, demasiado frágil como para andar libre por el mundo de los vivos.
Ya habiendo contentado al barquero, estando al final el río, entrando ya en la parte profunda del averno, es Hades quien lo espera, es quien impera en el inframundo quien aguarda por su alma, tal y como lo hace con cada uno de los que llegan a la eterna morada, Hades tiene forma de alma pues solo entre dioses son merecedores de ver la forma de dios. Y con su voz de alma le pregunta al guerrero.

-Y tú, alma fuerte y valerosa, ¿Qué crees que estás haciendo aquí en mis dominios?
-Estoy en este lugar en esencia porque por usted he sido convocado señor, contra mi voluntad he sido despojado de mi cuerpo finito y limitado para convertirme en exactamente lo opuesto.
- ¿Contra tu voluntad? ¿Acaso osarás decirme que es injusto que estés aquí? – Dijo poniendo sobre el alma del guerrero una sofocante presión.
Pero él supo quitarse de encima esa presión con humilde simpleza.
-De ninguna manera señor mío, con esta nueva forma de vida pocas son las cosas que puedo comprender, pero una de esas pocas, es que si estoy aquí es porque así debe ser.
- Comprendo... y dime Aniseo ¿Estás asustado?
- De ninguna manera, he sido y soy un guerrero, no temo a la muerte ni a todo lo que esta conlleva, por eso y por todo lo que es justo arriesgué y di la vida por mi patria aun sabiendo que eso podría ponerle fin a mi vida, de hecho señor, hubiese muerto por cualquiera en mi ciudad si así hubiese sido justo.
- ¿Pero por qué? ¿Acaso no valorabas tu vida humana?
-Pero por supuesto que la valoraba, la apreciaba, la disfrutaba, y con justicia debo agregar…
-Veo que estás utilizando mucho esa palabra, pero dime a qué te refieres tú cuando te refieres a la justicia.

-Justo es usted mi dios, que es exactamente como debe ser y lo que debe ser, y no lo digo por adularte inútilmente, lo justo es la medida exacta de las cosas, solo lo útil es justo, y lo justo es lo útil, por ejemplo, el justo tamaño y la forma del cuchillo, lo hace un cuchillo y no una espada, el cuchillo solo sirve para ser cuchillo, si con él se intentara hacer una escultura entonces sería algo inútil o al menos poco provechoso.
También cabe decir que siempre he sido un gran creyente del destino, el amo y señor de todo lo que es justo, por eso sé que actué de manera justa y precisamente como debí actuar, pues mi vida ya estaba escrita. Caí en combate peleando en la medida justa, con cada parte de mí, caí luchando por amor también en la medida justa, demasiado. Por eso en este momento me invade la medida justa de orgullo, la necesaria para estar en paz.

-Oh Aniseo, puedo percibir la sinceridad y la humildad en todo aquello que acabas de decir, de entre todas las almas que han pasado frente a mí desde mi existencia, tu eres no solo un alma fuerte y valerosa como ya mencioné, eres la más fuerte y valerosa de todas. Has pasado por cientos de situaciones terribles, algunas te las procuraste tu solo, como la pereza que te hizo enfermar, otras solo fueron circunstancias de la vida muy lejos de tu alcance, la demencia de tu padre, la pérdida de tu primer hijo varón, y sin embargo, y a pesar de que de joven no recibiste ayuda, has sabido como reponerte, lograste ponerte de pie ante todo eso, te fortaleciste, y continuaste con tu vida, eres virtuoso pues fuiste el único en esa tierra que supo encontrar su lugar sin ayuda de nadie, fuiste un justo guerrero, y la gente que te rodeaba estaba contigo por gusto y no por lástima aun sabiendo por todo lo que habías pasado, y no es obra de nadie más que de ti, ese hijo menor que tienes, tan bien educado en el arte de la guerra que próximamente va a superarte dando más honor a tu familia. Virtuoso eres también aquí Aniseo, más que nadie, porque otro tanto lo fuiste en aquél cuerpo, fuiste feliz a pesar de todo, viste y resolviste todo siempre con valor, por eso dejas aquél mundo tú empapado en gloria guerrero, la misma que aquí rebalsa y emana desde lo más profundo de tu alma. Las almas que en algo se parecen a la tuya permanecen por siempre a mi lado, con una incomparable sensación de libertad, algunos también dichosos, si así lo desean son ascendidos a tan solo unos metros de la cima del olimpo y luchan en favor de los dioses que los hayan escogido. Pero tú no alma querida, tú no, pues como bien dijiste el destino y la justicia van de la mano, y por esta vez es justo que cambie las leyes de la vida, déjame decirte mi estimado Aniseo, morirás pero no será este día.

Un año más tarde, el guerrero se convirtió en comandante de todo el ejército de la ciudad y cada vez que sus hombres van a la guerra con él al frente, justo antes de comenzar, el guerrero se pasea con calma y fiereza frente a sus hombres, y mira a cada uno de ellos directamente a los ojos como si estuviesen en una conversación de uno a uno, de hombre a hombre.
-Hermanos, padres, hijos, compañeros… No teman a matar, ni mucho menos teman a morir, más no dejen nunca de honrar la vida, porque ese es su deber, porque ese es nuestro deber, hoy vamos a hacer justicia.

3 comentarios - A Sócrates

SexyPeluchin
http://www.taringa.net/posts/offtopic/17723897/Un-Motivo-Para-Decirle-No-Al-Impuesto-A-Las-Ganancias.html Soy regular y a novatos nadie le da bola me ayudan por favor ?
claudito94 +1
la única ayuda que te pienso dar es no borrarte el comentario, y teniendo en cuenta que este es un post de arte y filosofía eso es muy poca ayuda.
SexyPeluchin
@claudito94
te agradesco claudio
Accero
me lego esa historia +5
them00121
Tenes un talento para escribir me gusto mucho!
claudito94
muchas graacias espero que te haya gustado