epespad

Alfred Kubin - Ilustraciones del horror



Alfred Leopold Isidor Kubin fue un ilustrador expresionista austriaco y escritor, descendiente de ancestros checos.

En 1896 intentó suicidarse sobre la tumba de su madre. Sobrevivió, sólo para pasar un periodo de tiempo en el ejército en 1897, estos hechos le ocasionaron un colapso nervioso.
A partir de 1898, hasta 1901 asistió a la Escuela de Arte Schmitt Reutte y por fin en 1899, en la Academia de Munich, donde descubre la obra de Odilón Redon, Edvard Munch, James Ensor, Henry de Groux y Félicien Rops. Pero sobre todo, quedó profundamente afectado por los trabajos de Max Klinger, más tarde diría al respecto:
“Aquí una nueva forma de arte me fue revelada, la cual me ofreció libre campo para la expresión imaginativa de todos los mundos emocionales concebibles. Antes de sacar los grabados a la luz, juro que dedicaré mi vida a la realización de trabajos similares.”





Comenzó colaborando en una revista satírica, Simplicissimus en 1902, año en el que así mismo expone por primera vez en Berlín y se publica su primera serie de dibujos.

Entre 1902 y 1910 realizó una pequeña serie de óleos, pero pronto abandonó casi por completo esta técnica para practicar el dibujo con pluma a tinta china, que fue la que prefirió sobre cualquier otra. Realizó también algunas acuarelas, y litografías.


Viajó con frecuencia a París donde entabló una gran amistad con Franz Kafka.
En 1911 participó junto a sus amigos Paul Klee y Franz Marc en la exposición de “Der Blaue Reiter”. Prácticamente esto fue lo más lejos que Kubin llegó en sus relaciones con los movimientos y artistas de su época, ya que a partir de ese momento perdió contacto con las vanguardias y sus representantes.


Kubin está considerada como un exponente importante del Expresionismo; su obra esta caracterizada por sus fantasías oscuras, espectrales y simbólicas, en las que podemos observar varias influencias, sobre todo en sus obras más tempranas de Francisco de Goya, James Ensor y Max Klinger.


Al igual que Oskar Kokoschka y Albert Paris Gütersloh, Kubin ilustró un buen número de obras literarias, entre otros de Edgar Allan Poe, Hoffmann y Fyodor Dostoevsky.
Practicó también la literatura, publicando varios libros, la más conocida de sus obras literarias es su novela “La otra parte” o “El otro lado” (Die Andere Seite ), de 1909, considerada como una obra maestra de la literatura fantástica en lengua alemana, calificada de esta forma por como escritores como Hermann Hesse que sitúa a Kubin a medio camino entre Meyrink, Poe y Kafka.



A partir de 1906 y hasta su muerte, llevó una vida retirada en un castillo del siglo XII en Zwickledt, en los Alpes austriacos.
En 1938, tras la anexión de Austria a la Alemania Nazi, su trabajo fue declarado «Arte Degenerado», aunque logró arreglárselas bastante bien para continuar trabajando durante toda la Segunda Guerra Mundial.


Obtuvo importantes premios en su país, entre otros, el “Premio del Gran Estado Austriaco” en 1951 y la Condecoración Austriaca de las Ciencias y las Artes en 1957.





Su estilo, mezcla de: elementos oníricos, fantásticos, tenebrosos y propios de alucinaciones cercanas al terror, delatan la personalidad de un autor inconfundible y retorcido entre tinieblas. Pesadillas basadas en una amalgama de arañas, demonios, murciélagos atacantes, cadáveres, monstruos o el erotismo y la figura de la mujer como elemento central de sus pensamientos, completan el abanico temático de su producción. La de un hombre, en definitiva, angustiado e inmenso en su tremenda excepción.
Además, conviene resaltar su estrecha relación de amistad con los artistas expresionistas Franz Marc y Paul Klee. Así como, su papel como precursor del movimiento surrealista.








0 comentarios - Alfred Kubin - Ilustraciones del horror