epelpad

Las 5 esculturas mas bellas del mundo

Artistas como Miguel Ángel lograron sacar del mármol, auténticas obras de arte capaces de dejarnos sin aliento. Figuras, cuerpos y expresiones de delicado realismo cuya belleza no dejó indiferente ni a papas ni a profanos del mundo del arte. Siempre es difícil hacer una selección de las esculturas más hermosas, composiciones arrancadas del mármol o la dura piedra donde grandes maestros nos dejaron el testimonio de su genialidad.

Pero en esta ocasión deseamos presentarte una pequeña muestra de las grandes bellezas que conservamos hoy en día, invitándote, cómo no, a que nos dejes tus propuestas. Porque, seguramente, cada uno de nosotros llevemos esculpido en nuestro corazón una escultura predilecta.

1. El Moisés de Miguel Ángel



Sin lugar a dudas, una de las esculturas más bellas realizadas en mármol blanco. Aquí conocemos a un Moisés titánico y espectacular con cuernos en la cabeza, un detalle por el que es sumamente famoso. Aunque este curioso matiz se debe, según los entendidos, a un error de traducción de la época por parte de San Jerónimo. En el capítulo del éxodo en la Biblia podemos leer la descripción de este personaje como “un hombre con un rostro del que emanaban rayos de luz”. Pero se tradujo literalmente como “hombre cornudo”, y así fue como lo representó el genial Miguel Ángel.



La escultura, concebida originalmente para la tumba del papa Julio II en la Basílica de San Pedro, se alzó finalmente en la iglesia menor de San Pietro in Vicoli. Una maravilla que merece la pena ver en persona.


2. El rapto de Proserpina de Bernini



Una maravilla conjugada de exquisitos movimientos y de sobrecogedor realismo. Impresiona el detalle de las manos de Plutón apretando el cuerpo y la carne de Proserpina, quien intenta liberarse con todas sus fuerzas del Dios del Hades, en un exquisito contraposto retorcido.



El exquisito Gian Lorenzo Bernini fue quien la creó entre 1621 y 1622, una muestra deliciosa del Barroco encargada por Scipione Borghese para ser expuesta en su villa personal. Representa el momento del rapto de esa exquisita leyenda griega en que el dios del infierno se enamora de una mortal, y decide secuestrarla para llevarla a su mundo. Fue este rapto lo que originó finalmente la aparición de las estaciones: los meses en que Proserpina residía con Plutón en el Hades, el mundo se vestía con el frío, pero cuando la bella mujer lograba volver a la Tierra, la Naturaleza se desperezaba con la primavera y con una estación más cálida.


3. El beso, Auguste Rodin



Una de las esculturas más clásicas, y también de las más bellas. Fue el gobierno francés quien le pidió a Rodin en 1888 que ejecutara una primera versión en mármol de El Beso, una obra que el artista ya había creado con anterioridad en pequeño tamaño y en bronce, terracota y yeso.



La escultura a “gran tamaño” fue presentada por el artista 10 años después, en 1898, alzándose como una de las obras más populares y admiradas del mundo. Tanto fue así, que numerosas compañías, como la Barbedienne, pidió a Rodin que produjera nuevas copias más pequeñas y en bronce. Pero, ese no fue el único encargo, otro multimillonario, Edward Perry Warren quiso una copia original para llevarla a Sussex y regalársela a su amante, John Marshall.

El beso, Auguste Rodin

4. La piedad de Miguel Angel



Creada entre 1498 y 1499, Miguel Angel nos regaló una nueva maravilla dentro del mundo de las esculturas. Aquí vemos a una joven y bella María sujetando el cuerpo de Jesús sin vida, una exquisita composición triangular cuajada de ternura y bellezas. No hay más que ver ese manto plisado y de gran realismo. Ahí donde el mármol encuentra su más delicada expresión.


5. La virgen del velo, Giovanni Strazza



No es una de las esculturas más conocidas, pero es sin duda una de las más peculiares, sutiles y hermosas. Su peculiariedad se encuentra en la sutileza perfecta de ese velo cubriendo el rostro de la virgen. Mármol de Carrara que llega a su máxima expresión dejando entrever a la perfección sus formas y ese aire casi mágico.




No se sabe cuándo fue creada, es una obra dotada de cierto misterio, casi como el propio velo que cubre a la mujer. Solo se conoce que fue esculpida por Strazza y que, según el diario de un obispo, John Thomas Mullock, fue transportada desde Roma a Newfoundland en 1856. Y así es como lo dejó reflejado:

“Se ha recibido de forma segura desde Roma, una hermosa estatua de la Santísima Virgen en mármol, de Strazza. La cara está cubierta, y la figura y la forma se aprecian perfectamente. Es una joya de arte perfecta.”
El busto, hoy en día, está bajo el cuidado de las hermanas de la Presentación en Plaza de la Catedral, de San Juan.

2 comentarios - Las 5 esculturas mas bellas del mundo

pachecohv +8
Expectativa



Realidad

arte
gimuragdr +3
jajajajaja esto tiene que ir a destacados!!
rm-rf +2
¿Vos querés bardo no?