epelpad

Las caricaturas grotescas de Leonardo da Vinci

Las caricaturas grotescas que pintó Leonardo da Vinci en su búsqueda de la belleza


Las caricaturas grotescas de Leonardo da Vinci


Cuando se habla del Renacimiento, ese importante movimiento cultural que surgió en Europa entre los siglos XV y XVI, se suele pensar en dos grandes figuras del arte que resaltaron exponencialmente, aun con sus hábitos extraños: el pintor, arquitecto y escultor Michelangelo Buonarroti y el polímata Leonardo da Vinci. La historia de su rivalidad ha trascendido los siglos, así como sus obras y aportes a la humanidad, pero muchas veces se pasa por alto su dimensión más cotidiana y mundana. Da Vinci, reconocido comúnmente como el pintor de La Gioconda (o Mona Lisa), La última cena y El hombre de Vitruvio, y un incansable inventor de cosas que aún hoy las personas usan sin saber de dónde vienen, como la servilleta, por sólo mencionar una aparte de las que pudieron acabar con el mundo. Muchas otras quedaron plasmadas como ideas inconclusas en su interminable lista de pendientes, que sentaron las bases para las innovaciones del futuro que de alguna manera imaginó pero que no logró presenciar.


da vinci


Sin embargo, en pleno Renacimiento, su pensamiento complejo tenía un aliciente menos estricto, más ligado a los divertimentos cotidianos. Es preciso acotar que en dicha época era muchísimo más apreciada la práctica de hacer caricaturas. Emparentada estrechamente con la pintura y la ilustración, el arte de la caricatura estaba a siglos de ser relegada como una forma menor destinada a alegrar brevemente a los lectores de revistas y periódicos.


caricatura


De hecho, las caricaturas grotescas de Da Vinci eran muy populares en su época, además de vincularlo con su presente, el resplandor del Renacimiento, y aspectos del ámbito estético medieval, como influenciado por las visiones infernales del Bosco y Bruegel, así como del gótico, pues muchos de los rostros y perfiles de Da Vinci parecen gárgolas humanizadas.


leonardo


Si algo caracterizó este período de lucidez humanística y artística fue la búsqueda de la belleza. En el fondo, estas caricaturas de Da Vinci, perfectamente ejecutadas, podrían parecer alejadas de esa idea. Sin embargo, en ellas se percibe el quehacer de su creador, su característico estilo y un tacto especial como formas pictóricas.


arte


Todo parece indicar que Leonardo da Vinci conservaba cierta fijación o fascinación por las figuras inusuales, desproporcionadas y con rasgos grotescos. Giorgio Vasari, el biógrafo de los artistas renacentistas, describe esta faceta de la obra de Da Vinci como una de sus extravagancias. Cuenta que el artista e inventor solía seguir durante horas —un día entero si era preciso— a personas con estas llamativas características para registrar en su cabeza los trazos que reproduciría en sus cuadernos y bosquejos casi fielmente. Más allá de lo perturbador que este comportamiento pueda sonar, lo que denota es que Da Vinci, en concordancia con el resto de sus creaciones, tenía un amor por el verdadero estudio de la fisonomía, que al fin y al cabo era el sustrato y material en bruto de su idealización de la figura humana.

0 comentarios - Las caricaturas grotescas de Leonardo da Vinci