epespad

Dictadura o nada, basado en la vida real

Hola taringueros, años sin subir algo. Les quería compartir esta historia basada en el relato de un amigo chileno que tuvo a su padre preso y condenado a fusilamiento en la dictadura de Pinochett y la realidad actual de Venzuela.


Dictadura o nada, basado en la vida real


Dictadura o nada

El clima de ese martes parecía benévolo, el cielo mostraba un azul profundo con nubes como enmarcando al sol. La brisa del río y su violento fluido sobre las rocas chocaban con el miedo, con ese terror indescriptible que comparto con tres compañeros. Hermanos de toda la vida, crecimos juntos en un poblado a pie de las montañas, de familias humildes pero de valores auténticos llenos de ideales que la vida real no les podía entregar. Estábamos ahí no precisamente para disfrutar de un día soleado junto al río, fuimos acusados de traicionar al país, de haber servido a fuerzas extranjeras comandadas por líderes políticos en las principales capitales del mundo. La realidad. solo protestábamos… acción que nos condenó a una ejecución, a un fusilamiento.

El militar a cargo, General Chanderpier mano derecha del presidente a quién este le confiaba los “operativos de paz” que en la realidad eran procedimientos de purga; desapariciones y ejecuciones extrajudiciales que aplicaban para generar miedo a los disidentes y mantenerlos sumisos frente a la situación. Era temido por todo el país y un personaje ejemplar para el estado.

Estaba sediento, en la mañana no había podido desayunar o tomar agua. Tuve que elegir entre confesarme con el párroco o comer el último pedazo de pan en mi vida. Fue una caminata de unos 200 metros que me hacían pensar que seríamos solo una estadística más, que la verdad vale poco frente a la palabra de un estado despótico, que fracasamos como sociedad y como país.

Llegamos al matadero dijo el Coronel Calixto. Un sitio a un lado del rio lleno de matorrales, y oculto por una piedra rectangular de unos 3 metros salpicada de sangre cristalizada con el tiempo, que nos ocultaba de la vista de cualquiera que estuviera al otro extremo. El Coronel Calixto había convencido al General Chanderpier, de probar un método de ejecución múltiple basado en la potencia de sus fusiles. Decía él que con un solo disparo se podían a travesar hasta 4 almas en fila. El general da instrucciones de arrodillarnos uno tras otro. Miguel quien no paro de susurrar oraciones durante todo el camino, sería el primero en recibir el impacto. Detrás estábamos Carlitos quién no paraba de maldecir al destino y yo.

El General Chanderpier toma el fusil cargado con el proyectil de 50mm, apunta directamente al pecho de Miguel y acciona el gatillo… Una sola detonación, un solo dolor. El impacto nos arroja precipitadamente al rio. Siento la sangre tibia saliendo de mi cuerpo, veo mas adelante a los cadáveres de mis amigos siendo arrastrados por la corriente mientras sus cuerpos inertes golpean las piedras. Rio abajo y fuera de la vista de los asesinos, logro sujetarme a una rama anclada a tierra que me ayuda a salir del agua. La sangre seguía brotando pero no de mi pecho. El proyectil se hubo desviado entre los cuerpos de mis compañeros y me impactó el hombro. No supe si alegrarme o arrojarme nuevamente al rio y terminar con todo, pues la injusticia, la hambruna, la escases y todo lo que acompaña a esta dictadura, seguiría obligándome a vivir una vida que nadie quiere.

1 comentario - Dictadura o nada, basado en la vida real

enriquecanales
Algo de verdad, pero no tanto, le ponen mucha pintura a esto, son los comunistas los que quieren estar siempre en el poder para arreglarse vea a un comunista a pie , o vea que barraca tiene, o como solo pen y agua, tienen para vivir, solo mirar quienes son en realidad que personas son