epelpad

Adagio (poema propio)

Atravesamos el infinito
con la música de Mozart.

Y decìas:
"Dime el poema de los girasoles".
y yo recitaba al unísono de las vibraciones.

Como en una bóveda celeste
se nos fue cerrando el firmamento,,
y quedamos desnudos
frente a frente
entre los árboles de antaño.

Y el corazón supuró su verdadero ser:
era un adagio de suspiros
que entretejían los hados.


Adagio (poema propio)

0 comentarios - Adagio (poema propio)

Los comentarios se encuentran cerrados