epespad

Cómo es el auto capaz de "convertirse" en una Ferrari

Es la nueva vedette de la industria cinematográfica. Mediante sensores y cámaras 3D y un trabajo de postproducción digital, el Blackbird puede adoptar cualquier diseño. Video






El Blackbird puede disfrazarse y transformarse en una Ferrari, un Rolls-Royce, un Ford
Es el auto soñado. Un auto capaz de convertirse en cualquier otro. Un auto que por dentro sea inalterable y por fuera adopte un perfil camaleónico. El Blackbird de The Mill es una creación increíble, un asombroso modelo capaz de disfrazarse, de readaptar su estética.

Nació con un propósito: revolucionar la industria cinematográfica. El gen de su épica lo distingue y lo postula como una obra de la tecnología capaz de alterar los costos y la logística de un equipo de filmación.

En muchas ocasiones, los autos suelen acaparar un rol asbolutamente protagónico en las películaes. Y ese nuevo "juguete" de la industria aspira a mover todo el suelo. Es una obra de la ingeniería dotado de suficiente tecnología para adaptar sus dimensiones y su estética a cualquier otro diseño. Ideal para recrear persecuciones estelares, modelos de lujo, carreras clandestinas, autos extravagantes sin tener que desembolsar millonadas.

Convocar a coches de alta gama para rodar una escena requiere de trámites burocráticos y un presupuesto abultado. El Blackbird permitiría grabar una aparición de un deportivo de Ferrari, de un imponente Lamborghini, de un exclusivo Porsche sin contar físicamente ni exponer un modelo tan costoso.

¿Cómo el Blackbird logra su milagro? Su estructura monoplaza es capaz de imitar las medidas de y el alto del auto deseado. El coche captura imágenes de calidad y de datos a través de una cámara matriz y una unidad de estabilización personalizada. Esta combinación de réplicas de gran rango dinámico y escaneo láser 3D proyecta una versión virtual del medio ambiente, el resultado de representaciones realistas y auténticas





Reducirá los problemas de logística y presupuesto de las productoras audiovisuales
Una vez grabadas las tomas, los diseñadores colocan el chasis gracias a una avanzada tecnología de sensores. Presume de presentar una tecnología inédita que, además de prescindir de la adquisición o el alquiler de vehículos de alta gama, contribuye a guardar el secreto. Todo el trabajo se completa en la sala de edición, en postproducción. Contrarresta, incluso, el condicionante climatológico al momento de rodar en exteriores: no necesitará disponer de luz solar para conseguir el brillo deseado.

"Somos artistas y tecnólogos que trabaja en las fronteras de la narrativa visual"


Su aspecto real se asemeja a un buggy, aunque nunca se exhiba así de desnudo. Este desarrollo tecnológico de la compañía The Mill fue galardonado con el premio de innovación "Cannes Lions" y está acaparando un interés inaudito en el mundo audiovisual.





La estructura desnuda del Blackbird es similar a un modesto buggy
El fabricante tardó dos años en materializar el Blackbird, que se moviliza mediante un motor eléctrico. Marcas automovilísticas del calibre de Jaguar, Toyota, BMW y Audi colaboraron en el desarrollo del modelo, que brinda homenaje al avión supersónico Blackbird SR-71 del ejército estadounidense y la NASA.

El auto que puede ser cualquier auto inspira y siembra un sinfín de oportunidades creativas. Se postula como una solución a problemáticas tangibles de la industria audiovisual, con una oferta de herramientas de producción solvente, eficaz, revolucionaria.

2 comentarios - Cómo es el auto capaz de "convertirse" en una Ferrari

carlitox448 +2
un poco complicado nomas esos dias de lluvia pero esta bueno
Octopusmas
termina siendo mas caro que el auto que queres imitar