epespad

Fiat Duna SD, un auto económico

Una nueva sección llega a Archivo de autos: “Test argentino”. Cada tanto, quizás una vez por mes, se publicará un test de un automóvil argentino. Desde viejos test de los años sesenta hasta más modernos de principios de la década del noventa. Un recorrido de pruebas para conocer a los viejos autos que supimos conseguir, cuando eran autos nuevos. En esta primera entrega veremos el test que le hicieron al Fiat Duna SD (Diesel) en la revista Su Auto en el año 1990.
Primero hay que ubicarse en espacio y tiempo. Durante el año 1989 Argentina sufrió una hiperinflación que dejo mal trecha la economía nacional. Por esa misma época la diferencia en el precio de las naftas, común y especial, con el gasoil era muy grande. También el valor de un cero kilómetro diésel era más caro que un naftero, pero se compensaba con el ahorro de combustible.



Puesto el lector, que no conocía la situación social y económica de aquellos años, pasemos a conocer los resultados del Su Autotest. Para tener una idea de lo mencionado en el párrafo anterior el valor del Fiat Duna SD, o S Diesel, era de menos de 1.000 dólares, o 5.000.000 de australes, la moneda de curso legal en el año 1990. Esos dólares significaban 75 cargas de gasoil contra 37 de nafta.
La economía del motor diésel del Fiat Duna SD era su punto más fuerte. La cilindrada era de 1,3 litros con una potencia de 45 CV DIN a 5.000 revoluciones por minuto. Ese motor le permitía alcanzar los 135,460 kilómetros por hora de promedio en pasadas en ambos sentidos. No se destacaba por su velocidad final, pero no era el fin para el cual lo diseñaron.
Pero esa velocidad final era la de crucero a la hora de salir a la ruta. En la ciudad, pese a ser un motor gasolero, no se notaba casi la diferencia en el pique. Eso porque los ingenieros de Sevel Argentina (Sociedad Europea de Vehículos para Latinoamérica) dispusieron que la primera y la segunda velocidad fueran cortas en su relación.



Recién por encima de los 40 kilómetros por hora se notaba la caída en la aceleración. Por eso no se nota si se mide de 0 a 100 kilómetros por hora, con 24 segundos con 4 décimas. Superada la velocidad mencionada si se quería llegar a los 100 kilómetros por hora había que hacerlo en cuarta velocidad. Pero lógicamente no era un auto para hacer picadas…
La velocidad máxima en quinta velocidad con viento a favor era de 139,534 kilómetros por hora y en la misma velocidad con viento en contra arrojó 131,386 kilómetros por hora. Ya vimos cuál era el promedio de velocidad obtenido por los periodistas de la revista Su Auto. La nota la firmó con sus siglas Raúl Pellegrino que era el subdirector de la mencionada publicación argentina.
El consumo en ciudad era de 14,6 kilómetros por litro o 6,8 litros cada 100 kilómetros recorridos. En cambio a 90 kilómetros por hora en ruta los valores obtenidos eran 17 kilómetros por litro o 5,8 litros para los 100 kilómetros. A 120 kilómetros por hora los resultados eran 16,7 kilómetros por litro o 6 litros cada 100 kilómetros. Si la velocidad estaba cercaba a la máxima el consumo era de 15,9 kilómetros por litro.



De estos valores se desprende la escasa variación entre ciudad y ruta, casi sin importar la velocidad que llevara el Fiat Duna SD. Tanto que entre la ciudad y viajando a 120 kilómetros por hora en ruta, casi había un litro de diferencia en los 100 kilómetros recorridos. O un litro menos si viajábamos a 90 kilómetros por hora constantes.
La comodidad del habitáculo era notable para el tamaño del vehículo. Así cuatro personas adultas, de tamaño grande, podían viajar cómodas por espacio de varias horas. El periodista Raúl Pellegrino encontró una muy buena posición de manejo. Incluso parecía, según su criterio, que los mandos de control los habían colocados para él.
Aunque la persona tuviera una menor talla se notaba que los comandos estaban al alcance de la mano. Esto era un punto a favor de la comodidad y seguridad en la conducción. La otra particularidad que sacaba exclamaciones de las personas era el tamaño del baúl del Fiat Duna SD, esto compartido con todos los modelos de la gama.



El Fiat Duna, en Argentina, y Premio en Brasil, no eran otra cosa que el Fiat Uno con baúl. Pese a lo que significa pasar de dos a tres volúmenes, en este caso estaba logrado. Además la capacidad de ese baúl era de 530 litros. Algo que solo podía tener un automóvil argentino de doble tamaño y precio.
El sistema de calefacción y aireación, durante la prueba de la revista Su Auto, funcionó a la perfección. El clima que reinó durante el test fue húmedo y la lluvia se hizo presente. No se detectaron filtraciones de agua, en cambio de polvo no se pudieron comprobar por el clima reinante.
El tester, Pellegrino, llevó el Fiat Duna SD por caminos del interior del país que son un bache continuo por kilómetros. La suspensión se comportó adecuada a las prestaciones del automóvil, pese a los baches que soportó. En el barro su desempeño fue como si lo hubieran diseñado para eso.



El motor diésel en frío demandaba unos 7 segundos para el precalentamiento de las bujías. Cuando el motor estaba caliente esa demora inicial desaparecía. Para el invierno el Fiat Duna SD contaba con un acelerador de mano que era una perilla que giraba a la manera de un cebador de un motor naftero.
Hasta que el motor tomaba la temperatura de trabajo se notaba el ruido del encendido por precalentamiento. Al calentarse el sonido desaparecía. Solo se lo podía encontrar cuando el motor estaba regulando. La otra particularidad de este motor diésel era que podía ir a fondo. Con lo cual la velocidad máxima pasaba a ser la de crucero, algo de eso vimos con el consumo de gasoil.
Las luces eran adecuadas para la velocidad que alcanza este automóvil. La visibilidad era tan buena como en el Fiat Uno. Los frenos eran excepcionales para las exigencias del Fiat Duna SD, que por otro lado eran mínimas. El peso estaba en los 910 kilogramos en el orden marcha. Se ubicaba entre el Duna S y el Duna SC.



Entre los accesorios de serie se contaba con un tablero con velocímetro de gran tamaño y tres relojes de agujas con indicador de nivel de combustible, indicador de temperatura del agua del radiador y manómetro. Además traía radio AM/FM y el cenicero desplazable por el tablero.
El precio de venta del Fiat Duna SD, que ya conocimos antes, no representaba un valor tan alto, comparado con un modelo naftero de Fiat, como sucedía con otras marcas del mercado argentino. Además se veía disminuido el tiempo de amortización respecto al valor de un modelo con motor naftero.
En definitiva, dado el contexto económico de la época, era una buena opción para el mercado argentino como un auto económico. Tanto los datos del Su Autotest como las fotografías del Fiat Duna SD fueron tomados de la revista Su Auto número 112 del mes de abril de 1990.

https://archivodeautos.blogspot.com.ar/2017/09/fiat-duna-sd-un-auto-economico.html

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


http://archivodeautos.blogspot.com.ar
http://archivodeautos.wordpress.com
http://facebook.com/archivodeautos https://plus.google.com/u/0/109095309990073920825/posts
http://mofler.com/archivodeautos
http://es.paperblog.com/users/archivodeautos/

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en el blog de Blogger: http://archivodeautos.blogspot.com.ar

8 comentarios - Fiat Duna SD, un auto económico

jplazai
Un gran auto, aunque he visto muy pocos en mi país, incluso es dificil encontrar fiats de finales de los 80s a diferencia de los Punto o los Cinquecento de los 90s que los he visto un monton de veces.
+10
archivodeautos
@jplazai gracias por los puntos y por interesarte en esta primera nota de la sección "Test argentino".
Saludos.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos
EL_CHOBY
entre los años 91 y 94 mi viejo compro tres de estos duna SDL con el motor diésel 1.3 para hacerlos taxi, en ese entonces valía cada uno unos 15000 pesos, los chóferes gastaban en promedio 5 pesos de gasoil por día haciendo un promedio de 100 o 130 km por día mas o menos, no gastaban nada, lo único es q era muy mala la chapa y se oxidaban enseguida si no le ponías unos buenos guardaplast.
MadamBlue
en su momento decian que los de fabricación brazuca, o con partes brasileras se oxidaban
archivodeautos +1
@EL_CHOBY gracias por contarnos estos recuerdos y experiencias.
Saludos.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos
JORGELS5321
lindo el duna es un buen auto cuando se lo cuida en especial su chapa que le gusta picarse rapido
Psicotony
buen auto. completo y barato para la epoca.
Patomuylogico
Excelente como todos tus post.
Tengo entendido que el Duna es un diseño brasilero para el mercado latinoamericano basado en el Uno italiano, al que se le agregó el baúl porque así lo prefería el mercado local.
El baúl es gigantesco porque el tanque de combustible está debajo del asiento trasero y la rueda de auxilio en el compartimento del motor, lo que heredó del Uno.
En particular me parece que el motor diesel 1300 era muy poco potente para este auto. Prefiero la versión con motor 1700, que si bien no es de mucha potencia, tiene 20 CV más que se notan, y el consumo en ruta sigue siendo muy bajo (18 km/l a 120 km/h).
archivodeautos +1
@Patomuylogico muchas gracias por el elogio.
Efectivamente el Fiat Duna, así se llamó en Argentina, era un diseño brasileño sobre la base del Fiat Uno. En Brasil se lo conoció como Fiat Premio.
Sí, ese motor de 1,3 litros era pobre de potencia para ese auto.
Saludos.

Mauricio Uldane
NiconoLoL +1
Mi primer auto fue un Duna 1.7 Diesel, lo compre con 224mil kilometros y me lo robaron con 260mil, nunca le tuve que hacer nada, era un auto que no gastaba nada, y cuando lo pisabas aceleraba por lo liviano que era, hasta el dia de hoy lo recuerdo con cariño.
archivodeautos
@NiconoLoL gracias por compartir tu recuerdo del Fiat Duna 1.7 Diesel. Saludos.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos
totodel11
yo tuve unCL 1.6 nafta, UN AVION!!, super comodo y confiable, solo una vez me dejo a pata, y tal vez por mi culpa.
siempre decia: en el baul entran 3 cadaveres sin dramas, y la verdad que entran 4 jajajja
enanufas +1
Mi papá tenía el Duna Weekend con motor 1.7 Diese, muy lindo auto. En esa época, cuando íbamos de vacaciones, se gastaba menos en el combustible que en peajes.