epespad

Los diplodócidos

Los diplodócidos
Los diplodócidos son una familia de dinosaurios sauropodomorfos. Lo más destacable es que algunos tenían una cola en forma de látigo para defenderse, muchos tenían espinas recubriendo su lomo y podían erguirse sobre sus cuartos traseros alcanzando grandes alturas. Tenían unas patas fuertes para soportar su enorme peso que era aligerado por cámaras de aire en las vértebras y sus uñas se parecían a las del elefante. Su cola podía medir la mitad que el animal. También destacan por su largo cuello y sus cabezas pequeñas.

Géneros

Amphicoelias: El Amphicoelias es un género dudoso de dinosaurio que vivió en el Jurásico tardió. La vértebra encontrada estaba rota y medía 2,5 metros, calcularon que la talla del animal era de entre 40 y 60 metros, lo que lo convierte en el mayor animal. Pero la vértebra se destruyó por el camino, así que no hay pruebas de su existencia.Diplodocus

Apatosaurus: El Apatosaurus poseía un cuello muy largo y una cabeza de "sólo" 50 cm, así como una cola compuesta por 82 vértebras. Unas patas gruesas como columnas transportaban su enorme cuerpo, cuyo peso se reducía gracias a sus vértebras huecas. Su largo cuello y su cola estaban levantados para equilibrar el peso del cuerpo. Sus pies contaban con cinco dedos: los pulgares delanteros, que tenían una gran garra curvada que era usada como defensa y para excavar un hoyo donde poner los huevos, y los otros cuatro dedos terminaban en garras similares a pezuñas. El Apatosaurus se defendía con su larga cola, en forma de látigo que podía superar la velocidad del sonido en el momento de golpear al rival. Los Apatosaurus se alimentan de todo tipo de vegetación, pero se cree que tenían preferencia por las plantas acuáticas, más blandas y digeribles. En estos momentos, cuando comía plantas acuáticas o bebía, era más vulnerable, debido a que los depredadores se concentran cerca del agua. Estos animales viajaban en manadas, dado que un individuo solo es una presa más fácil. En estas manadas, los Apatosaurus podían sentirse seguros, dado que seguramente los más viejos y experimentados vigilaban por si se acercaba un depredador como el Allosaurus.
Jurásico

Atlantosaurus: Fue unos de los primeros dinosaurios que se descubrieron en la llamada Guerra de los Huesos del siglo XIX, en la que participaron varios buscadores de fósiles como Marsh y Cope. Tenía el cuello y la cola muy largos, al igual de su pariente Diplodocus. Se defendía dando latigazos con su cola y patadas con sus patas. Tenía la cabeza pequeña en comparación con su cuerpo. Sus pies eran cilíndricos y grandes, terminados en dedos planos, excepto el que poseía la afilada garra curva. Tenía la columna vertebral muy fuerte para aguantar el peso del cuerpo. Se alimentaba de los altos y grandes árboles. Medía 23 metros de largo y 6 de alto cuando alzaba mucho el cuello. Perteneció a un grupo de dinosaurios conocido como los diplodócidos. Vivió en Norteamérica, a finales del Cretácico. cretácico

Barosaurus: El Barosaurus era uno de los mayores dinosaurios del Jurásico. Significa reptil pesado. Medía 28 metros de largo, 4,5 de altura, pero podía ergirse hasta alcanzar los 15 metros, pesaba 34 toneladas. Tenía una cabeza pequeña, de sólo 60 cm, a pesar de su gigantesco tamaño, todos los saurópodos tenían una cabeza pequeña, con cerebros pequeños. Tenía un enorme cuello de 9 metros de largo para llegar a las hojas más altas, esto cumplía la misma función que la trompa de un elefante. Tenía una doble hilera de espinas pequeñas en la espalda a modo de defensa. Tenía unas gruesas patas para soportar su peso, y en cada pata tenía un gran garra para defenderse, y también la usaba para excavar y poner sus huevos en ese agujero, podía moverse hasta a 10 km/h. Tenía una cola en forma de látigo que podía herir a muchos depredadores como el Allosaurus, ¡ y esa cola podía golpear a la velocidad del sonido! La diferencia principal entre el Barosaurus y el Diplodocus es que tenía 16 vértebras en el cuello, en comparación con las 15 vértebras de este. Además, sus vértebras eran aproximadamente un tercio más grandes que las de sus parientes. Esto sugiere un rango de alimentación más grande, ya que se podía estirar el cuello más fácilmente para obtener las hojas de árboles de diferente tamaño. Los restos fósiles del Barosaurus se encuentran en EE.UU. y en Tanzania. El esqueleto mide aproximadamente 28 metros de largo. Se ha sugerido la teoría de que tenía varios corazones: dos en el tórax y tres pequeños en el cuello, de forma que la sangre era bombeada de uno a otros hasta la cabeza, aunque esta teoría tiene un fallo, pues no hay espacio entre las vértebras para tener siquiera un pequeño corazón. cuello largo

Dinheirosaurus: El Dinheirosaurus era como el Diplodocus pero era europeo, de hecho, seguramente sea el pariente más cercano de este. Vivía en un desierto que se convertiría en Portugal, buscando agua y plantas sin parar. Tenía una cola en forma de látigo para defenderse de depredadores como el Allosaurus o el Torvosaurus, esta cola se movía muy rápido, y como además tenía espinas, el golpe podía ser letal. Los diplodócidos

Diplodocus: Diplodocus siginifica doble viga, debido a la forma de sus vértebras. Medía hasta 40 metros de largo y podía pesar 25 toneladas. El Diplodocus es uno de los mayores dinosaurios y el saurópodo más conocido. Lo más destacable del Diplodocus era su enorme cuello (8 metros) y su cola (14 metros). Su cráneo era muy pequeño y ligero. Caminaba a cuatro patas, pero también podía apoyarse sobre la cola y los cuatros traseros, al hacerlo, alcanzaba los 15 metros de altura. Usaba su larga cola que permanecía en el aire como arma defensiva. Sus pequeños dientes cilíndricos estaban diseñados para roer la vegetación. Solo tenía un orificio nasal y una cámara de resonancia para emitir sonidos. El Diplodocus era un animal terrestre pero, a juzgar por su dentadura, seguramente también comía plantas acuáticas. Eran cilíndricos debido a que si fueran como rastrillos la arena habría dañado el esmalte, pero los huesos no lo confirman. Los Diplodocus tenían que dejar la cola en el suelo para descansar, debido a que estaba tan anclada a su cuerpo que permanecía horizontal. Si la hubiera llevado siempre erguida la piel se habría deteriorado y los huesos de la cola se habrían desgastado, lo cual sugiere que debían permanecer así como una hora y media diaria, al andar, la llevaba siempre horizontal. Incluso cuando alzaba el cuello, el Diplodocus corría el riesgo de que se la acuñaran las vértebras. Solo un enorme corazón o varios habrían podido llevar la sangre hasta el cerebro, así que este sufría una enorme presión. Tenía 1.000 litros de sangre. El cuello fuertemente curvado por el que pasaban los nervios y los vasos sanguíneos era la parte más amenazada de su cuerpo. Como los orificios nasales del Diplodocus se encontraban tan arriba, es posible que tuviera trompa, aunque sabemos que no era así. Sus dientes, de hasta 3 cm, aparecían rebajados en ángulo respecto de su eje longitudinal, lo cual sugiere que roía las cortezas de los árboles. Cuando alzaba el cuello y la cola, los músculos del cuello y la espalda tenía que ejercer una tracción de 14 toneladas. Probablemente, por las vértebras bifurcadas de su cuello y espalda pasaban unos ligamentos muy fuertes. El centro de gravedad del Diplodocus se hallava cerca de las caderas. Tenían espinas que formaban una hilera sobre la espalda. Cuando eran atacados por depredadores como el Allosaurus se erguían sobre sus cuertos traseros y golpeaban con las garras. El Diplodocus tenía una larga cola que terminaba en una punta como un látigo, esto servía para ahuyentar a los depredadores, y también para comunicarse, cuando atacaba con la cola, podía superar la velocidad del sonido, haciendo un reestallido muy potente capaz de matar a cualquier depredador. Las patas del Diplodocus eran robustas como columnas, si no fueran así, el animal se caería. Hace bastante tiempo se propuso que el Diplodocus tenía las patas muy arqueadas, como los lagartos y que solo podía moverse por las grandes fisuras del suelo, aunque esto carece de sentido. En las cuatro patas poseía una gran garra que le servía como arma defensiva y también para excavar un hollo donde depositar sus huevos. Los Diplodocus tenían una cabeza muy pequeña, de la que no podían recoger el alimento suficiente para un animal de su tamaño, además no podían masticar, es decir, no podían mover las mandíbulas hacia los lados como los camello. Pero ellos tenían otra forma, tragaban piedras, llamadas gastrolitos, para que trituraran la vegetación en sus estómagos sin tener que perder tiempo masticando, así podían conseguir muchos nutrientes, seguramente este proceso era muy ruidoso. La mayor especie de Diplodocus, el Diplodocus hallorum medía 40 metros de largo, anteriormente se le llamo Seismosaurus, que significa reptil terremoto debido a su gigantesco tamaño, pero estudios recientes afirman que el Seismosaurus era una especie gigante de Diplodocus. El Diplodocus no era muy agresivo, eso sí, si se acercaba un depredador se ponía a la defensiva muy bruscamente. En la época de celo, los Diplodocus macho se peleaban por las hembras, usualmente solían ganar los más grandes y viejos, pero siempre hay empates, y cuando esto ocurría se pelaban en posición bipeda, estos animales, al ser tan grandes, podían hacer temblar el suelo y fácilemente romper huesos. En el apareamiento, la hembra tenía que soportar diez toneladas más de peso, por eso tenían unas caderas reforzadas. Las crías nacían de huevos como un balón de fútbol, al nacer, medían 50 cm y eran atacadas por animales como el Ornitholestes. Las crías se metían en los bosques hasta que eran lo suficientemente grandes para no tener depredadores en ese lugar, pero al final tenían que salir a las praderas junto con gigantes como el Stegosaurus o el Brachiosaurus. Tras esto tenían que buscar una manada para unirse a ella, las manadas estaban formadas por hasta 70 individuos. Alcanzaban la edad adulta, engordando una tonelada al año, a los 20 años, tras lo cúal, envejecían muy deprisa. El Diplodocus se extinguió al final del Jurásico en un misterioso evento, posiblemente a fruto de un impacto, junto con la mayoría de los stegosaurios y los carnívoros del Jurásico. Hay varias especies: Diplodocus longus (especie tipo), Diplodocus carnegii, Diplodocus hayi y Diplodocus hallorum. Diplodocus

Seismosaurus: Aunque su altura fuera similar a la del Diplodocus, alcanzaba casi el doble en longitud. En 1.979, se encontraron algunos huesos enormes en Nuevo México, EE.UU., por unos excursionistas. Seis años más tarde fueron identificados como pertenecientes a un nuevo saurópodo. Últimamente se ha descubierto otro esqueleto más que lo siguen excavando hoy día. Los expertos quedaron asombrados cuando calcularon la longitud del dinosaurio. Este dinosaurio tiene probablemente el récord; el equivalente a 25 personas adultas. El peso era equivalente a 8 o 10 elefantes. Tenía la cabeza pequeña, el cuello largo, el cuerpo redondeado y la cola increíblemente larga. La cabeza estaba dotada de largos y débiles dientes en forma de lápiz, para rastrillar las hojas de las plantes que consumía, que serían aproximadamente casi 1 tonelada al día. El cuello era tan largo y flexible que podía comer fácilmente, también aupándose sobre sus patas traseras, en árboles elevados a unos 16 metros del suelo, casi como una casa de 7 plantas. El cuello estaba dotado de largas vértebras aligeradas por grandes huecos, unidas por fuertes varillas óseas. El cuerpo era relativamente corto, pero muy ancho y alto. La columna vertebral de la parte trasera de éste era la parte más fuerte y alcanzaba un grosor de 2 metros, unidas las vértebras por fuertes y grandes tendones, como los cables de suspensión de un puente actual. Cuando se encontraron parte de sus huesos, había a su lado 200 piedras redondas y pulidas. Estos gastrolitos o piedras estomacales, ayudaban al dinosaurio a ingerir las grandes cantidades de plantas que comía. La columna vertebral tenía unas fuertes sujeciones que aguantaban el considerable peso del vientre. Las patas, rectas como columnas, estaban dotadas de huesos poderosos que aguantaban todo el peso del cuerpo. También tenía una de garra en el quinto dedo de cada pata delantera. Podía mantener erguidos la cola y el cuello a la vez, sin arrastrarlos. Su cola era tan larga como el resto de su cuerpo, es decir, la mitad de su longitud. La cola estaba formada por vértebras que se iban estrechando hacia el final. Se defendía utilizando la cola como su fuera un látigo. La mayor parte de ésta era delgada y podía darle esta utilización. Al flagelar su cola contra un depredador, la movía a tal velocidad que rompía la barrera del sonido, por lo que, aparte de los chillidos del agresor, la cola hacia un ruido enorme. Tenía tal eficacia que podía alcanzar una mosca al vuelo, y derribaba a los depredadores con la misma facilidad que tú aplastarías a una mosca. También como defensa la garra de cada pata delantera, cuando se erguía para parecer muchísimo más grande. Medía unos 43 metros de longitud y de 40 a 50 toneladas de peso. Vivió hace unos 150 millones de años, en el Jurásico superior. Luego se demostró que este animal en realidad era una especie de Diplodocus enorme, el Diplodocus Hallorum. Jurásico

Dicraeosaurios

Amargasaurus: Amargasaurus significa reptil de Amarga, por la provincia Argentina en dónde se descubrió. Medía 18 metros de largo y 4 de alto. Poseía unas altas espinas que se bifurcaban y nacían en algunas vértebras, esas espinas se disponían en dos filas y entre ellas había piel bastante irrigada, así que es posible que sirviera para calentarse. También es posible que sirviera como arma intimidante o durante el cortejo. cretácico

Dicraeosaurus: Dicraeosaurus significa reptil horquilla, por las espinas ahorquilladas de su columna vertebral. Medía entre 13 y 20 metros con una altura de 4,5 metros. En 1907 se descubrieron en tanzania numerosos huesos desconocidos hasta entonces. Entre ellos estaban los restos del Dicraeosaurus,que no recibió nombre hasta 1935. En las exuberantes selvas de helechos gigantes, coníferas y palmeras,los Dicraeosaurus devoraban plantas y semillas. Este dinosaurio tenía el cuello largo y una cola estrecha y flexible en forma de látigo, y tenía unos grandes incisivos. El Dicraeosaurus tenía la cabeza pequeña en relación con el tamaño de su cuerpo. Los ojos y las fosas nasales tambíen eran pequeñas. Como herbívoro, seguramente sufría el ataque de grandes carnívoros. No tenía armadura ósea ni garras para defenderse de los depredadores, pero quizás usara su cola a modo de látigo. Aunque quizás podía tener la velocidad suficiente para escapar. cuello largo

Rebaquisaurios

Nigersaurus: El Nigersaurus era un saurópodo más bien pequeño, su altura era similar a la de un hombre, por lo que se deduce que comía matorrales bajos, y esto es corroborado por la extraña posición de sus dientes, en forma de boca de una aspiradora que le permitía sacar el máximo provecho a las plantas duras. Sus dientes eran muy uniformes y estaban todos rectos. Vivía en praderas de helechos y riberas. Los diplodócidos

Rebbachisaurus: Este enorme cuadrúpedo era un herbívoro con cabeza pequeña, cuello largo y una cola con la forma de un látigo. El Rebbachisaurus se distingue de otros saurópodos por la inusual altitud de las espinas y la espalda. Tenía unas fuertes patas para soportar su enorme peso. Diplodocus

0 comentarios - Los diplodócidos