epelpad

Transiberiano: el vertebrador de un imperio



El ferrocarril Transiberiano es una de las mejores muestras del patrimonio industrial de Rusia. Como es conocido, se trata de red ferroviaria que conecta la Rusia europea con las provincias más orientales de este país, Mongolia y China.

El 21 de julio de 1904 se inauguró la ruta principal del Transiberiano. Con un total de 9.288km de longitud, esta ruta soñada unió Sant Petersburgo con su anhelado puerto en el Pacífico, situado en Vladivostok, que el Imperio de Rusia había creado en 1860.

Para llegar a este punto se necesitaron trece años de duro trabajo en las frías tierras del norte. Gracias al impulso del Conde Serguéi Witte se consiguió conectar Europa con Asia gracias a la construcción de un puente sobre el Ural, al que seguiría otras obras de similares características que sin duda también son reflejos del patrimonio ferroviario ruso. El primer tren llegó a Irkutsk, así como a las orillas del lago Baikal, en 1898, conectando finalmente con la población de Khabarovsk y encontrándose con el tramo iniciado por los trabajadores chinos desde Vladivostok y terminado en 1897. A partir de ese momento se inició su uso como transporte de viajeros y de mercancías, cabiendo destacar las grandes cantidades de oro procedentes de las minas de China.

Uno de los datos más relevantes es que lo obreros que construyeron el Transiberiano fueron convictos de la Isla de Sajalín y otros lugares, así como por soldados del ejército ruso.



Por su parte, el dato más curioso fue que durante los primeros años de funcionamiento, el enorme obstáculo que suponía el lago Baikal (el más profundo del planeta, 1600m, y con una longitud de 640km) se salvó mediante el uso de un rompehielos que transportaba el tren de un extremo a otro junto a su pasaje, hecho que no dejó de producirse hasta que se construyó una construcción por tierra que bordeara el extremo sur de la masa de agua.

La electrificación de la línea comenzó en 1929 y fue completada totalmente apenas en 2002, permitiendo de esta forma duplicar la capacidad de carga de los trenes hasta alcanzar las 6000 toneladas. (Fuente: Turismo de Rusia)

Esta vía atraviesa la friolera de 8 zonas horarias distintas y requiere un mínimo de 6 días, según los datos que aporta Turismo de Rusia, viajar de punta a punta de la misma. Sin duda constituye el servicio continuo más largo del planeta.

Para finalizar este artículo, me gustaría remendar la lectura de las páginas base de este artículo donde además de la historia, podréis encontrar rutas, paradas, mapas, etc. con los que conocer mejor este patrimonio ferroviario centenario vivo de Rusia.

No penséis que esto se acaba aquí, todavía tenemos que desenterrar más secretos de este patrimonio industrial. Estad atentos a nuestras redes o nuestro blog.


BIBLIOGRAFÍA

- Turismo de Rusia. “Transiberiano”, Turismo de Rusia. https://rusiaturismo.es/turismo-de-rusia/transiberiano.html (Consultado el 16-10-2017)

- Wild Russia. Travels and adventures. “Trans Siberian Railway, the longest in the world” Wild Russia. http://www.en.wildrussia.travel/WRTrsib/history.htm (Consultado el 14-10-2017)

0 comentarios - Transiberiano: el vertebrador de un imperio