epespad

Italia pretendía invadir España en 1938

Italia pretendía invadir España en 1938

invasion

En 1922, el líder del movimiento fascista italiano , Benito Mussolini , se convirtió en primer ministro de Italia después de la Marcha sobre Roma . Mussolini resolvió la cuestión de la soberanía sobre el Dodecaneso en el Tratado de Lausana de 1923 , que formalizó la administración italiana tanto de Libia como de las islas del Dodecaneso, a cambio de un pago a Turquía , el estado sucesor del Imperio Otomano, aunque fracasó en un intento para extraer un mandato de una porción de Iraq de Gran Bretaña.

El mes posterior a la ratificación del tratado de Lausana, Mussolini ordenó la invasión de la isla griega de Corfú después del incidente de Corfú . La prensa italiana apoyó la medida, señalando que Corfu había sido una posesión veneciana durante cuatrocientos años. La cuestión fue tomada por Grecia a la Liga de las Naciones , donde Mussolini fue convencido por Gran Bretaña para evacuar a las tropas italianas, a cambio de las reparaciones de Grecia. La confrontación llevó a Gran Bretaña e Italia a resolver la cuestión de Jubaland en 1924, que se fusionó con la italiana Somalilandia .

Durante la década de 1920, la expansión imperial se convirtió en un tema cada vez más favorecido en los discursos de Mussolini. Entre los objetivos de Mussolini estaba que Italia tuviera que convertirse en la potencia dominante en el Mediterráneo que podría desafiar a Francia o Gran Bretaña, así como alcanzar el acceso a los océanos Atlántico e Índico . Mussolini alegó que Italia requería acceso indiscutible a los océanos del mundo y las rutas marítimas para garantizar su soberanía nacional. Esto fue elaborado en un documento que luego elaboró ​​en 1939 llamado "La Marcha a los Océanos", e incluido en los registros oficiales de una reunión del Gran Consejo del Fascismo . Este texto afirmaba que la posición marítima determinaba la independencia de una nación: los países con libre acceso a la alta mar eran independientes; mientras que aquellos que carecían de esto, no lo eran. Italia, que solo tenía acceso a un mar interior sin la aquiescencia francesa y británica, era solo una "nación semiindependiente" y presuntamente un "prisionero en el Mediterráneo":

"Los barrotes de esta prisión son Córcega , Túnez , Malta y Chipre . Los guardias de esta prisión son Gibraltar y Suez . Córcega es una pistola que apunta al corazón de Italia; Túnez a Sicilia. Malta y Chipre constituyen una amenaza para todos nuestros posiciones en el Mediterráneo oriental y occidental. Grecia, Turquía y Egiptohan estado listos para formar una cadena con Gran Bretaña y para completar el cerco político-militar de Italia. Así, Grecia, Turquía y Egipto deben ser considerados enemigos vitales de la expansión de Italia ... El objetivo de la política italiana, que no puede tener, y no tiene objetivos continentales de naturaleza territorial europea, excepto Albania, es ante todo romper los límites de esta prisión ... Una vez que se rompen los barrotes, la política italiana solo puede tener un lema: marchar a los océanos ".

-  Benito Mussolini, La marcha hacia los océanos
En los Balcanes , el régimen fascista reclamó Dalmacia y tenía ambiciones sobre Albania , Eslovenia , Croacia , Bosnia y Herzegovina , Vardar Macedonia y Grecia, basándose en el precedente de la anterior dominación romana en estas regiones. Dalmacia y Eslovenia se anexarían directamente a Italia, mientras que el resto de los Balcanes se transformaría en estados clientes italianos. El régimen también buscó establecer relaciones protectoras cliente-patrón con Austria , Hungría , Rumania yBulgaria .

Tanto en 1932 como en 1935, Italia exigió un mandato de la Liga de las Naciones del antiguo Camerún alemán y una carta libre en Etiopía desde Francia a cambio del apoyo italiano contra Alemania (ver Frente de Stresa ). Esto fue rechazado por el primer ministro francés Édouard Herriot , que aún no estaba suficientemente preocupado por la posibilidad de un resurgimiento alemán. La resolución fallida de la Crisis de Abisinia condujo a la Segunda Guerra Italo-Etíope , en la que Italia anexionó Etiopía a su imperio.

La postura de Italia hacia España cambió entre los años veinte y los treinta. El régimen fascista en la década de 1920 mantuvo un profundo antagonismo hacia España debido a la política exterior pro-francesa de Miguel Primo de Rivera . En 1926, Mussolini comenzó a ayudar al movimiento separatista catalán, liderado por Francesc Macià , contra el gobierno español. Con el ascenso del gobierno republicano de izquierda reemplazando a la monarquía española, los monárquicos y los fascistas españoles recurrieron repetidamente a Italia en busca de ayuda para derrocar al gobierno republicano, en el que Italia acordó apoyarlos para establecer un gobierno proitaliano en España. En julio de 1936, Francisco Franco de la facción nacionalista en elLa Guerra Civil española solicitó el apoyo italiano contra la facción republicana gobernante, y garantizó que, si Italia apoyaba a los nacionalistas, "las relaciones futuras serían más que amistosas" y que el apoyo italiano "habría permitido que la influencia de Roma prevaleciera sobre la de Berlín en la política futura de España ". Italia intervino en la guerra civil con la intención de ocupar las Islas Baleares y crear un estado cliente en España . Italia buscó el control de las Islas Baleares debido a su posición estratégica: Italia podría usar las islas como base para interrumpir las líneas de comunicación entre Francia y sus colonias del norte de África y entre Gibraltar y Malta británicos.Después de la victoria de Franco y los nacionalistas en la guerra, la inteligencia aliada fue informada de que Italia estaba presionando a España para permitir una ocupación italiana de las Islas Baleares.


Después de que el Reino Unido firmara los Acuerdos anglo-italianos de Pascua en 1938, Mussolini y el canciller Ciano emitieron demandas de concesiones en el Mediterráneo por parte de Francia, en particular con respecto a Djibouti , Túnez y el canal de Suez dirigido por Francia . Tres semanas después, Mussolini le dijo a Ciano que tenía la intención de que Italia exigiera la toma de Albania por parte de Italia. Mussolini profesó que Italia solo podría "respirar fácilmente" si hubiera adquirido un dominio colonial contiguo en África desde el Atlántico hasta los océanos Índico, y cuando diez millones de italianos se hubieran asentado en ellos. En 1938, Italia exigió una esfera de influencia en elCanal de Suez en Egipto , específicamente exigiendo que la Compañía del Canal de Suez, dominada por los franceses, acepte un representante italiano en su junta directiva . Italia se opuso al monopolio francés sobre el Canal de Suez porque, bajo la Compañía del Canal de Suez, dominada por los franceses, todo el tráfico mercantil italiano a su colonia de África Oriental italiana se vio obligado a pagar peajes al entrar al canal.

En 1939, Italia invadió y capturó Albania y la convirtió en una parte del Imperio italiano como un reino separado en unión personal con la corona italiana . La región de la actual Albania había sido una parte temprana del Imperio Romano , que en realidad se había celebrado antes de que los romanos tomaran el norte de Italia, pero que desde hacía mucho tiempo estaba poblada por albaneses , a pesar de que Italia había conservado fuertes vínculos. con el liderazgo albanés y lo consideró firmemente dentro de su esfera de influencia . Es posible que Mussolini simplemente quisiera un éxito espectacular sobre un vecino más pequeño para igualar la absorción de Alemania de Austria yChecoslovaquia . El rey italiano Victor Emmanuel III tomó la corona albanesa , y se estableció un gobierno fascista bajo Shefqet Verlaci para gobernar sobre Albania .


Franco
propaganda republicana en la guerra civil española, sobre una posible invasion italiana a la peninsula

Armamento italiano


En los primeros seis meses de la guerra llegaron a los puertos sublevados unos cincuenta barcos mercantes italianos con material de guerra. El primero, el Emilio Morandi, llegó a principios de agosto de 1936 con el combustible especial que necesitaban los bombarderos S-81 llegados el 30 de julio. Según informaron los cónsules ingleses a su gobierno, en 1937 llegaron a los puertos de Sevilla, Cádiz y Huelva 183 mercantes italianos (frente a los 73 de antes de la guerra). En la ruta que seguían los mercantes la isla de Mallorca fue una escala estratégica, especialmente después de que el intento de reconquista por los republicanos fracasara en agosto de 1936 (para asegurar el dominio de la isla entre agosto y noviembre de 1936 estuvo anclado en la bahía de Palma el crucero Fiume).

Al mismo tiempo que Italia y Alemania suscribían el Pacto de No Intervención, se reunieron en dos ocasiones el almirante Canaris, jefe del Abwehr, el servicio de información alemán, con su homólogo italiano el general Mario Roatta, para planificar las misiones de las marinas de guerra de ambos países en su ayuda al bando sublevado.

En cuanto empezó a llegar en octubre de 1936 material de guerra de la Unión Soviética a la República, además de desplegar en el canal de Sicilia una escuadra italiana compuesta por ocho cruceros y tres flotillas de destructores para vigilar los movimientos de los barcos que se dirigían a puertos republicanos, se puso en marcha un plan secreto para que cuatro submarinos italianos atacaran esos barcos (y también los de bandera mexicana y española) y a la armada republicana. El jefe de la misión naval italiana en España, el capitán de navío Giovanni Remedio Ferreti, y el jefe del Estado Mayor de la Armada "nacional", el vicealmirante Cervera, acordaron que a bordo de cada uno de ellos iría un oficial de la Armada española, aunque ninguno de los cuatro era de submarinos, para que en caso de que fuera capturado el submarino fuera presentado como su comandante. Los cuatro submarinos Naiade, Topazio, Antonio Sciesa y Torricelli se hicieron a la mar en la primera quincena de noviembre y se dirigieron a Cartagena, puerto de entrada principal de la ayuda bélica soviética. La acción de estos submarinos se coordinó con los dos submarinos alemanes de la también secreta Operación Úrsula, que se relevarían en la vigilancia de las costas españolas. Los submarinos italianos, a diferencia de los alemanes, consiguieron un resonante éxito cuando el 22 de noviembre el Torricelli torpedeó el crucero republicano Miguel de Cervantes en el puerto de Cartagena causándole graves desperfectos, lo que lo dejó fuera de servicio durante año y medio (hasta abril de 1938) ya que en el dique seco de la base de Cartagena no cabía un crucero. Mientras que las autoridades republicanas culparon del ataque a "una flota extranjera", los "nacionales" dijeron que lo había realizado el submarino español B-5 que se había pasado al bando sublevado. El Comité de No Intervención no abrió ninguna investigación.52​ Aunque más tarde hundieron un mercante español y averiaron otro, su mayor éxito fue que el ataque al Miguel de Cervantes paralizó a la flota republicana que evitaba salir de puerto.

Después de comprobar que el ataque al Miguel de Cervantes no había tenido consecuencias internacionales, la Armada italiana incrementó de forma notable su presencia en aguas españolas. Así a mediados de febrero de 1937 había 13 cruceros, 22 destructores, 2 lanchas torpederas, 7 buques auxiliares y 42 submarinos que habían desempeñado misiones en la guerra española. Y el 6 de diciembre de 1936 se creó el Ufficcio Spagna para coordinar el esfuerzo italiano en España, que incluyó el despliegue de los 48.000 soldados del CTV, contingente que empezó a ser desembarcado en Cádiz ese mismo mes.



mussolini

fascista

Brigadas


Guerra civil espanola

Ambiciones de la Italia fascista en Europa en 1936. El mapa muestra territorios para convertirse en territorio soberano o de dependencia (en verde oscuro) y estados clientes (en verde claro).




Italia pretendía invadir España en 1938

La extensión máxima de Italia Imperial.




El bombardeo italiano de Barcelona (primer bombardeo masivo sobre una ciudad de mas de un millón de habitantes en la historia )

Casi mil muertos, más de mil quinientos heridos, decenas de edificios destruidos fue el balance de los bombardeos de marzo de 1938, los más devastadores que sufrió Barcelona durante la Guerra Civil.


invasion

A finales de julio de 1936, cuando los dos bandos enfrentados en la Guerra Civil española consolidaron sus posiciones, los efectivos navales y aéreos de los sublevados eran notoriamente inferiores a los republicanos. Ante las peticiones de ayuda del general Franco a Alemania e Italia, el Duce reconoció al bando nacional como el único gobierno legitimo de España y envió las primeras unidades aéreas –sin distintivos ni bandera- para ayudar a cruzar el estrecho de Gibraltar a las fuerzas rebeldes en África.

Durante el conflicto los italianos realizaron más de 135.000 horas de vuelo, llevando a cabo 5.318 operaciones de bombardeo en el que fueron lanzadas cerca de 11.500 toneladas de bombas. Gran parte de las operaciones fue llevada a cabo desde Mallorca, que al caer en manos de los sublevados se convirtió en una base privilegiada para atacar la costa mediterránea. La base de la Aviación Legionaria italiana en las Baleares fue creada a mediados de noviembre de 1936. Gozó de gran autonomía durante todo el conflicto y desde febrero de 1937 al 25 de enero de 1939 lideró el bombardeo de Barcelona y de las principales ciudades catalanas.

41 horas de bombardeos. Entre las 22.08 horas del día 16 de marzo de 1938 y las 15.07 horas del día 18, los aviones italianos realizaron 13 raids , con intervalos aproximados de tres horas. El ataque afectó al área central de Barcelona: la izquierda del Eixample, Poble Sec y el entorno de plaza Catalunya.

Bombardeo espaciado. Fue la primera vez en la historia que una ciudad de más de un millón de habitantes era sometida a un bombardeo continuo, sistemático y regular. La táctica italiana creó el pánico en los barceloneses, que ya no distinguían si las sirenas anunciaban el fin de un ataque o el inicio del siguiente. De esta forma, el ataque por saturación desarticuló los sistemas de alarma, paralizó la ciudad y provocó la huida temporal de millares de personas de sus domicilios.
Los bombardeos de marzo de 1938, al igual que el de Gernika en abril de 1937, fueron demostraciones notorias de que el cielo de la península se había convertido en un banco de pruebas para las potencias extranjeras.

44 toneladas de bombas arrojaron los Savoia S81 y S79, los más eficaces bombarderos de los que disponía en aquel momento la aviación italiana. Con una capacidad de ataque muy similar a los Heinkel 111 de la legión Cóndor alemana. Cada Savoia S79 tenía una tripulación de cinco hombres y una capacidad para transportar 1,2 toneladas de bombas. Además, llevaban incorporados otra novedad: cámaras fotográficas de alta calidad con las que retrataban sistemáticamente todas sus misiones. Gracias a esta innovación, desde hace pocas décadas tenemos impresionantes testimonios gráficos de los bombardeos sobre Barcelona.

La gran explosión. El suceso más impactante fue la bomba que impactó alrededor de las dos de la tarde del día 17 sobre un camión militar, con 23 militares a bordo, que transportaba ocho toneladas de trilita desde las canteras de Montjuïc hasta la Inspección general de Ingenieros de La Sagrera. La explosión del camión cerca de la confluencia de la Gran Vía con la rambla de Catalunya fue tremenda. La colosal columna de humo, de 250 metros, sorprendió a los mismos aviadores italianos. Incluso días después, la prensa internacional especuló que era una superbomba experimental que alguien bautizó ingeniosamente como “de aire liquido”.

Un millar de muertos. La cifra exacta de fallecidos es desconocida. La Generalitat la cifró en 872 (de ellos, 118 niños) tras los ataques, pero los estudios actuales –contrastados y rigurosos- elevan la cifra a cerca del millar, sumando los que fallecieron en las semanas siguientes a consecuencia de las heridas recibidas. Algunos autores señalan que la existencia de 1.365 refugios antiaéreos, la gran mayoría construidos por los vecinos –sólo 24 eran municipales- evitó muchas más víctimas.

Los autores. Aunque el Gobierno republicano –como se constata en nuestras páginas de la época- acuso también a la aviación alemana de haber participado en los ataques, fue la Aviación Legionaria la única responsable. El bombardeo de Barcelona fue ordenado por Benito Mussolini al general Giuseppe Valle, viceministro de la Aviación Militar italiana, quién a su vez trasladó la orden al general de brigada Vicenzo Velardi, jefe de la Aviación Legionaria. La orden fue transmitida, la noche del 16 de marzo, mediante un telegrama que decía literalmente “Iniciar desde esta noche una acción violenta sobre Barcelona con martilleo espaciado”. Esta última expresión “martellamento diluido nel tempo” denomina con exactitud la innovadora táctica empleada por los italianos.

El porqué. También ha sido tema de controversia. Se atribuyó a una venganza por el fracaso del Corpo di Truppe Volontarie en la batalla de Guadalajara en 1937; al menoscabo por parte de Franco de la conquista de Santander por los italianos; a los celos de Mussolini por el Anschluss -la anexión de Austria por la Alemania nazi el 13 de marzo- o como advertencia a Francia para que no realizase una venta masiva de armas a la República. Lo cierto es que a partir de enero de 1938, tras la victoria de los nacionales en la batalla de Teruel y la imparable ofensiva de Aragón que acercaba la guerra a las fronteras catalanas, la Aviación Legionaria intensificó los bombardeos sobre Catalunya.
El objetivo principal de los bombardeos de marzo, más allá de industrias, fábricas, instalaciones militares y edificios oficiales, fue el amedrentar a la población y sembrar el caos. El bombardeo de los barrios centrales de la ciudad, densamente poblados, provocó que la mayoría de las víctimas fueran civiles.

La condena internacional. La publicación en la prensa francesa, británica y norteamericana de la crueldad de los bombardeos forzó al general Franco a ordenar el fin de los ataques, consciente de que la batalla propagandística, que ya iba perdiendo tras la destrucción de Gernika, perjudicaba su causa ante las cancillerías europeas. El secretario de Estado estadounidense, Cordell Hull, expresó su horror por las víctimas civiles e incluso el prudente papa Pío XII pidió moderación.

Querella judicial y silencio italiano. La asociación Altra Italia y dos afectados directos de los bombardeos presentaron en 2012 una querella para que se investigaran las acciones de la aviación italiana. El juzgado de instrucción 28 de Barcelona rechazó en primera instancia la acción judicial y archivó la demanda. Sin embargo, el 23 de enero de 2013, la sección décima de la Audiencia de Barcelona emitió un auto en que obligaba al magistrado a iniciar investigaciones sobre los acontecimientos. Pocos días más tarde, el 1 de febrero, el Ayuntamiento aprobó por unanimidad condenar los bombardeos de la aviación de Mussolini, pero de momento el gobierno municipal no se ha personado como parte perjudicada en la causa judicial abierta.


Gernika y Barcelona inauguraron una trágica lista que continuaron Coventry, Londres, Dresde, Hamburgo, Hiroshima, Nagasaki, Vietnam. Y más recientemente, el bombardeo químico de los kurdos de Halabja, Iraq, por las tropas de Sadam Hussein; Belgrado y Bagdad. Pero a diferencia, de muchas de estas ciudades, los bombardeos de Barcelona no han quedado fijados con intensidad en la memoria colectiva de la ciudad.

La prueba es que el monumento a las víctimas de los bombardeos de la Guerra Civil no fue inaugurado hasta el 29 de abril de 2003. Veintiséis años después de la recuperación de la democracia. Frente al cine Coliseum, en la Gran Vía –donde explotó el 17 de marzo el camión de trilita- se ubicó la escultura Encaix, de Margarita Andreu, con el deseo de simbolizar que lo que se rompe puede volver a unirse . Un deseo empequeñecido por la desmemoria de muchos barceloneses sobre aquel trágico 1938.




Franco




mussolini



Otras ciudades españolas bombardeadas por los italianos con objetivos civiles:

_Valencia
_Cartagena
_Reus
_Durango
_Madrid en 1939 junto con la aviacion nazi y sublevada

1 comentario - Italia pretendía invadir España en 1938

wellmapukun
Tenia que haber sido al reves. Franco conquistando el mediterraneo, recuperar gibraltar, marruecos, italia, repartirse francia con adolfo y conquistar gran bretaña. Nunca voy a saber por que jamas fue del eje en lugar de benito
qwsj866
franco conquistando?
olvidate , no tenia fuerza ni nada
como el argentino promedio

tampoco lo querian los nazis