epelpad

Hasta donde nuestra vista llega

Hasta donde nuestra vista llega


Intentando detectar los primeros planetas extragalácticos.



Astronomia



Conocemos miles de planetas extrasolares y todos ellos están en nuestra Galaxia. La mayoría de estos mundos han sido descubiertos por el telescopio espacial Kepler, pero esta maravillosa herramienta solo es capaz de detectar planetas mediante el método del tránsito hasta unos 3.000 años luz de distancia. El otro método popular, el de la velocidad radial, es todavía más limitado ¿Cómo ir más lejos? Gracias al método de la microlente gravitatoria. Esta técnica nos permite ver planetas que se hallan a más de 25.000 años luz, o sea, la distancia al centro galáctico. No está mal, pero seguimos estando dentro de la Vía Láctea.

Exoplaneta
El cuásar RXJ 1131−1231 distorisonado por efecto de lente gravitatoria de una galaxia más cercana.


La técnica de la microlente se basa en que el campo gravitatorio de un planeta —u otro cuerpo— aumenta brevemente el brillo de una estrella de fondo de acuerdo con las ecuaciones de la relatividad general de Einstein. Gracias a la microlente ya hemos descubierto alrededor de 70 exoplanetas. La distorsión de microlente gravitatoria no debe confundirse con el efecto de lente gravitatoria a secas que podemos apreciar cuando los grandes cúmulos de galaxias distorsionan la luz de galaxias situadas mucho más lejos. Pero, ¿qué pasa si combinamos ambos métodos? Usando el aumento propiciado por el efecto de lente gravitatoria se pueden ver galaxias tremendamente lejanas. Ahora bien, a pesar del aumento de la lente gravitatoria, estamos muy lejos de ver objetos individuales como estrellas o planetas. ¿No?

kepler
Efecto de lente gravitacional observado por el telescopio Keck.


En principio sí, pero hay una excepción: los agujeros negros. Estas bestias cósmicas iluminan las galaxias con núcleos activos (AGN), como por ejemplo los cuásares. Por muy gigantesco que sea un agujero negro sigue siendo un objeto minúsculo comparado con una galaxia y mucho más comparado con las distancias que nos separan de un cuásar. Lo interesante es que el cuásar —o sea, el agujero negro activo rodeado de un disco de acreción— también sufre efecto de microlente al atravesar diferentes partes de las galaxias situadas en primer plano que actúan de lente. Es decir, aquí tenemos los dos fenómenos al mismo tiempo, lo que nos facilita el estudio del agujero negro y, en concreto, su disco de acreción. Vale, muy bien, ¿pero qué tiene esto que ver con los planetas?

lente gravitacional
Simulación de como un agujero negro provoca la distorsión de la imagen de una galaxia al pasar por delante de ella.


Pues que del mismo modo que las estrellas de la galaxia que actúa como lente distorsionan la luz del cuásar situado detrás mediante microlente, los planetas situados en la galaxia lente también pueden hacerlo. Por lo tanto, gracias a este método podemos detectar planetas que se hallan en la galaxia lente midiendo las pequeñas variaciones de brillo procedentes del cuásar. Este curioso y original método ha sido propuesto por los investigadores Xinyu Dai y Eduardo Guerras, de la Universidad de Oklahoma. Su artículo ha causado mucho revuelo y confusión en los medios. Primero, porque no, todavía no se ha detectado ningún planeta extragaláctico y segundo, porque hay una pequeña pega respecto al tipo de planetas que podemos descubrir. Efectivamente, este método favorece la detección de planetas errantes —valga la redundancia—, es decir, mundos que están a la deriva en el espacio interestelar y que no orbitan alrededor de una estrella. Vamos, que no estamos hablando de descubrir otras tierras, sino de planetas gélidos que vagan por el medio interestelar.

planeta errante
Representación de un planeta errante.


Dai y Guerras no han detectado ningún planeta en concreto, pero sí que han puesto un límite observacional a los cuerpos errantes que pueden existir en galaxias lejanas y han llegado a la conclusión de que debería haber un mínimo de dos mil planetas vagabundos con una masa comprendida entre la de la Luna y la de Júpiter por cada estrella de la secuencia principal (o bien doscientos planetas con una masa comprendida entre la de Marte y Júpiter). Resultados que coinciden con los cálculos teóricos y que fueron obtenidos mediante observaciones del cuásar RXJ 1131−1231. Este cuásar está situado a 6.000 millones de años luz y su luz ha sido distorsionada por efecto de lente gravitatoria de una galaxia situada más cerca de nosotros, a 3.800 millones de años luz. No obstante, hay que recalcar que este método sirve para descubrir planetas en la galaxia que actúa como lente, no en el cuásar situado a miles de millones de años luz. Y no solo eso, su principal objetivo no es tanto descubrir planetas extragalácticos individuales, que también, sino estimar el tamaño de la población de planetas errantes.

Hasta donde nuestra vista llega
El cuásar RXJ 1131−1231.


El método de la microlente ya se propuso sin éxito hace casi dos décadas para detectar planetas extragalácticos en galaxias cercanas. En ese caso se quería hacer uso de varias campañas para buscar objetos compactos hechos de materia bariónica en nuestra Galaxia y en sus vecinas. Es decir, enanas marrones y planetas solitarios que contribuirían a la masa oculta de los halos galácticos y que son más conocidos bajo el acrónimo de MACHOs. Hasta el momento, y dejando a un lado un suceso sin confirmar que tuvo lugar en la galaxia de Andrómeda, no se ha descubierto ningún exoplaneta mediante esta técnica. Este nuevo método de Dai y Guerras combina los fenómenos de microlente y lente gravitatorias y, aunque solo descubra mundos congelados, es muy interesante. Principalmente porque desconocemos la cantidad de planetas vagabundos que existen en nuestra propia Galaxia y menos aún los que puede haber en otras. Conocer este número es clave para entender los procesos de formación estelar y planetaria. Y quién sabe, algunos de estos planetas vagabundos podría estar relativamente cerca del Sistema Solar.

Astronomia
Imagen de una enana marrón desde un planeta cercano.


Por otro lado, yo no sé tú, pero saber que entra dentro de nuestra capacidad la detección de planetas situados en otras galaxias a millones de años luz, sin importar lo congelados que estén, para mí es simplemente alucinante.


Fuente: https://danielmarin.naukas.com/2018/02/10/detectando-los-primeros-planetas-extragalacticos/


Exoplaneta
Letra chica: aunque comentar es lo que se prefiere, los comentarios que desvirtúen serán borrados.

4 comentarios - Hasta donde nuestra vista llega

Ram-DR-Junior +2
Capo que buena información, muy interesante a mi parecer.
+10 por la IC Sigue así
Conclavista +2
Siempre he sido de esa línea
Lepusecuca3 +1
lo malo es que no creo que exista vida en esos planetas intergalacticos