epelpad

Raúl, el '7' del Madrid lo fue de España

Es el máximo goleador en activo de la Primera División española, a la que nunca volverá, con 228 tantos. Sólo le superan Zarra (251) y Hugo Sánchez (234)

Raúl, el '7' del Madrid lo fue de España





De él dice Pep Guardiola que es el mejor y más importante futbolista español de los últimos tiempos. ¿Más que Xavi Hernández, por poner el ejemplo más a mano del técnico azulgrana y de todos? ¿Más que Xavi, el único jugador de campo que le supera en internacionalidades, 107 Xavi por 102 Raúl?

Madrid



Podríamos decir que son diferentes. Es verdad, pero escurriríamos el bulto. Para gustos están los colores. Para aquí un servidor, todo lo que ha hecho Raúl ha sido en el área, un plus que me permite situarlo siquiera unos centímetros por encima de todos los demás. En el área y buscándose la vida, pues la mayoría de entrenadores del Real Madrid tuvieron a bien ir alejándole de ella: ahora de enganche, ahora por la derecha, quizá mejor por la izquierda, de punta en plan Llanero Solitario...

Raúl González no rechistó. Y si lo hizo cumplió más que nunca hasta batir todos los registros imaginables con goles de todas las facturas. En junio de 2010, con la llegada de José Mourinho al Madrid, emigró al Schalke 04 alemán poniendo fin a 16 años de militancia blanca. Para el madridismo fue, es y será siempre santo y seña.

Raúl es máximo goleador en activo de la Primera División española, a la que nunca volverá, con 228 tantos. Sólo le superan Zarra (251) y Hugo Sánchez (234). Es también el máximo goleador de la historia de las competiciones oficiales de clubes de la UEFA con 73 goles por delante del alemán Gerd Muller (69), el ucranio Andei Schevchenko (67) y el italiano Filippo Inzaghi (63).

Con 144 encuentros disputados, es el jugador con más partidos en la historia de la Copa de Europa por delante del italiano Paolo Maldini que disputó 139 y es también el máximo goleador de la historia de la Copa de Europa con 71 tantos. Es el futbolista que más partidos ha disputado con la camiseta del Real Madrid (741, es segundo Manolo Sanchís con 709) y sus 323 tantos (por 307 de Di Stéfano) lo sitúan como el goleador madridista de la historia. Sólo Zubizarreta, con 622 partidos, le supera en encuentros disputados en Primera División cifra que Raúl supera si le añadimos los que ha disputado en la Bundesliga.

Como a Xavi, el fútbol europeo y alrededores no tuvo nunca a bien distinguirle con el Balón de Oro. Tampoco lo ganó Laudrup, lo que hace que ese premio me deje frío. Sí fue Raúl elegido Delantero del Año en Europa por la UEFA en tres ocasiones (temporadas 1999/2000, 2000/2001 y 2001/2002). Fue Balón de Plata en 2001, tras Michael Owen, y tercer jugador Mundial de la FIFA ese mismo año. En 2004 apareció en la lista de los 100 mejores jugadores del siglo XX publicada por el mismo organismo y la UEFA lo situó entre los 50 mejores europeos en el periodo 1954-2004. Por tres veces figuró en el mejor once mundial de la UEFA.

Un símbolo blanco que empezó a jugar en los infantiles del Atlético de Madrid. Jesús Gil, que en gloria esté, decidió un día eliminar la cantera y el joven Raúl fichó por el Real, en cuyo primer equipo debutó en 1994 y conquistó seis Ligas, cuatro Supercopas de España y una de Europa, dos Copas Intercontinentales y tres Champions League. Es el cuarto jugador más laureado de la historia del club tras Paco Gento (23 títulos), Manolo Sanchís (21) y Chendo (18) A sus éxitos en España debemos añadir la Copa y la Supercopa de Alemania, conquistadas la pasada temporada con el Schalke 04.

Raúl sigue manteniendo el fútbol de la calle que mamó en la Colonia Marconi, el barrio madrileño donde nació. En 1988 fichó por su primer club, el San Cristóbal de los Ángeles, del barrio: mintió sobre su edad y su nombre para que le dejaran jugar. No era Raúl, era Dani y se puso unas gafas para la foto de la ficha. Con eso creía que se metía años encima... Dos años después lo fichó el Atlético: le llevó su padre, 'colchonero' de origen. Lo pusieron de interior izquierdo y su primer año marcó 65 goles y se proclamó campeón de España infantil.

En el fútbol base madrileño empezó a sonar su nombre: "En el Atleti hay un chaval que...". Un año más, ya cadete, y mismo éxito a nivel nacional. Pero sucedió lo impensable: Gil dijo que el club perdía demasiado dinero y eliminó el fútbol base. Raúl se quedó en la calle por primera y única vez en su vida futbolística... Aunque por cuatro días. Al acecho, el Madrid lo fichó en 1992. Llegó y dejó estas cifras: 71 goles en 33 partidos como cadete blanco, juvenil al año siguiente y ya en 1994, debut en el Madrid C ante el Corralejo de Fuerteventura: metió cinco goles. Rápidamente fue convocado por la selección española sub-18.

España


En el primer equipo madridista había cierta movida aquellos días. La Liga la dominaba el Barça de Cruyff y el Real cavilaba cómo darle la vuelta a aquella tortilla. Jorge Valdano, entrenador madridista, había visto varias veces cómo las gastaba Raúl y se lo llevó a dos amistosos, uno en Oviedo y otro, en Alemania. El 28 de octubre de 1994 el técnico argentino se animó del todo e incluyó a Raúl en la lista de jugadores para el partido de Liga Zaragoza-Real Madrid que se disputaría un día después en La Romareda. Lo convocó y lo alineó y aquel 29 de octubre es una fecha mágica en la Liga: el debut de Raúl González, el hombre que iba a destrozar todos los récords.

El Madrid perdió por 3-2, pero Raúl no defraudó. Lo hizo todo bien... Menos el remate. Precisamente la virtud de la que sigue viviendo en el fútbol. Un guiño de la pelota fueron aquellas llegadas perdidas ante Andoni Cedrún, meta zaragocista. Su primer gol llegó una semana después, el 5 de noviembre, y frente al Atlético. 4-2 en el Bernabéu. Provocó el penalti que supuso el primer gol del Real, le dio a Zamorano el segundo y marcó el tercero. Valdano lo sustituyó a la hora de partido y el Bernabéu se rompió las manos aplaudiéndole. Jugó tres partidos en el primer equipo y volvió al Madrid C, para enfrentarse al Móstoles, en Segunda B. Pero su futuro estaba arriba y con estrella: el Madrid recuperó la Liga, la primera de Raúl. La que le permitió jugar su primera Champions y dejar su primer sello: su primer 'hat trick' en el torneo, al Ferencvaros húngaro, en el 6-1 del Bernabéu, fase de grupos. El debut de Raúl en la máxima competición fue en Amsterdam, en el viejo estadio del Ajax. La ciudad donde años después, bien que en otro estadio, el Amsterdam Arena, el Real recuperaría la Copa de Europa, la famosa Séptima. Ese año ya fue el máximo goleador madridista

Se fue Valdano, llegó Capello y le cambiaron sus parejas de baile. Súker y Mijatovic llegaron al club y junto a Raúl marcaron el 75 por ciento de los goles blancos. Ganaron la Liga y Raúl se manifestó 'capellista' pues, dijo, influyó mucho en su crecimiento futbolístico. En 1997 llegó al Madrid, desde el Zaragoza, su socio más querido: Fernando Morientes. Entrenaba al Madrid Jupp Hynckes y el baile de posiciones empezó para Raúl: mediapunta tras Suker y Mijatovic, pareja de Mijatovic con Suker en el banquillo, partidos sólo arriba... Una pubalgia le tuvo un mes parado y vivió su peor momento personal cuando se le relacionó con la noche madrileña y debió comparecer en conferencia de prensa y explicar qué estaba pasando por la cabeza de un veinteañero.

Si tuvo 'malas tentaciones' las corrigió y tuvo su premio: en mayo de ese año conquistó la referida Séptima, con aquel gol de Mijatovic a la Juventus. Un título que permitió al Madrid conquistar la Intercontinental con aquel gol del 'Aguanís' de Raúl al Vasco da Gama en Tokio. Finalizó la temporada consiguiendo el Trofeo Pichichi con 25 goles en 37 partidos por delante del barcelonista Rivaldo (24) y del Piojo López, del Valencia, que anotó 21.

Con Del Bosque ya en el equipo finiquitada la etapa Toshack, el Madrid jugó una mala Liga, pero ganó la Octava. Dos goles de Raúl el Old Trafford, uno de ellos tras el taconazo mágico de Fernando Redondo, eliminaron al Manchester United, cayó después el Bayern Munich y llegó, en fin, la primera final española de la Champions: Real Madrid-Valencia, en París. El Madrid ganó por 3-0 y Raúl cerró el marcador. Fue su décimo tanto en el torneo lo que le valió ser nominado Mejor Goleador del Mundo en 1999 por la IFFHS.

En julio de 2000 Florentino Pérez ganó las elecciones a la presidencia madridista a Lorenzo Sanz y empezó la llamada etapa Galáctica. La FIFA le había designado ya Mejor Club del Siglo XX y parecía empezar otra época gloriosa. Pero contra pronóstico el Galatasaray le ganó la Supercopa de Europa, Boca Juniors la Intercontinental, y el Toledo le eliminó la Copa del Rey. La Liga fue el consuelo para el Madrid, pues la reconquistó cuatro años después de la última, y Raúl volvió a ser Pichichi. En Champions les eliminó el Bayern. El primer año galáctico, con Luis Figo de gran estrella, sólo dio una Liga, mago botín para un Madrid que parecía lanzado. Por segundo año consecutivo Raúl fue nombrado Mejor Delantero de los torneos de clubes de la UEFA.

Por ese entonces atravesaba el mejor momento de su carrera, pero la revista France Football prefirió darle el Balón de Oro al inglés Michael Owen: una broma. El jugador del Año para la FIFA fue Figo y Raúl acabó tercero, detrás de David Beckham: otra broma. Fue cuando más cerca estuvo de conquistar ese reconocimiento, que sin duda mereció y siguió buscando en la temporada 2001-2002. El Madrid ganó la Supercopa al Zaragoza, 3-0 con tres goles de Raúl, en la presentación de Zidane. Raúl quedó entonces como único delantero, flanqueado por Figo y el francés.

2002 fue un año extraño para el Madrid y para el '7'. Con motivo del centenario del club, éste pidió que la final de Copa se jugara en el Bernabéu. El Madrid llegó, pero la perdió (1-2) ante el Deportivo de la Coruña. Tampoco la Liga fue blanca y los esfuerzos de la plantilla se centraron en la Champions, la Novena, que conquistaron en Glasgow con el goles de Raúl y de Zidane, al Bayer Leverkusen. Éxito que les dio el billete para ganar Supercopa de Europa e Intercontinental, a Olimpia de Asunción y ya con Ronaldo en el equipo. Con Raúl y el brasileño como pareja de ataque, el Madrid acabó ganando la Liga.

En el clásico de 2005 con el Barça en el Bernabéu sufrió Raúl su única lesión grave hasta el momento: una rotura parcial de ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha que le apartó del juego durante cinco meses. Su pelea le permitió driblar el quirófano y volver a los registros goleadores de sus mejores tiempos, con Ruud Van Nistelrooy de acompañante. En 2009 se convirtió en el máximo goleador de la historia del Real Madrid con un doblete en Gijón, ante el Sporting. La casualidad quiso que su último partido con el Madrid fuera en La Romareda, donde debutó 16 años atrás, en mayo de 2010. Esta vez sí marcó, pero al anotar se le produjo un esguince de tobillo que le impidió volver al equipo. Poco después, el 26 de julio de aquel año hizo oficial su fichaje por el Schalke 04.

7


Su presencia en la selección se acabó después del Mundial alemán y con Luis Aragonés en el puente de mando. No pudo Raúl conquistar un título grande a ese nivel y su salida resultó traumática y dividió a España en dos. Los que dieron a Raúl por amortizado y 'malmetedor' en el vestuario, y los que siguen pensando que tiene un sitio en el equipo. Raúl llegó a la selección en 1996 por lo que estuvo en los Mundiales de Francia'98, Corea-Japòn'2002 y Alemania'2006 (marcó cinco goles), las Eurocopas de 2000 y 2004 y los Juegos de Atenas'96. Fue el capitán de la Roja entre 2003 y 2006.

Su mejor racha en el equipo fue la fase de clasificación para la Euro'2000, que se jugó en Bélgica y Holanda. Marcó 11 goles en 9 partidos y tuvo la fatalidad de fallar frente a Francia, en la fase final, un penalti decisivo en cuartos. El 6 de septiembre de 2006, tras perder con Irlanda del Norte en Belfast, fue su última aparición en el equipo nacional, por orden de Luis Aragonés. El debate al que nos referíamos propició que seleccionador y jugador tuvieran que celebrar una conferencia de prensa tratando de enterrar el asunto, la no convocatoria del futbolista madrileño para los partidos de España.

Los números totales de Raúl con la Selección Española quedaron en 102 partidos y 44 goles con la selección absoluta y 27 partidos y 20 goles en las categorías inferiores. Con esos 44 tantos fue máximo goleador de la Roja hasta que David Villa le arrebató el liderato y el 7 que lució siempre. El número que fue suyo durante tantísimo tiempo en el Madrid y en la selección, el llamado 7 de España. Un club y un país que tardarán muchísimo tiempo en tener un delantero como él.

1 comentario - Raúl, el '7' del Madrid lo fue de España

bigjam -1
No Leere todo eso deverias poner algo mas de imagenes haci me aburro y n mas con la cantidad ya crap