epespad

Bilardo, una carrera plagada de éxitos y polémicas

La  dirigencia de Estudiantes y el DT campeón del mundo en 1986 negocian su retorno al club, en lo que sería el quinto ciclo del doctor al frente del conjunto platense. En esta nota de Infobae.com, un repaso por la trayectoria del entrenador en clubes de Argentina y del exterior

Carlos Salvador Bilardo es más que un DT, es una marca registrada dentro del fútbol argentino. Incluso su nombre identifica a una escuela, a un estilo de ver el juego y plantear la táctica en contraposición a otro, cuyo referente máximo es César Luis Menotti.
 
Tras su exitosa carrera como futbolista en “El Pincha”, “El Narigón” se retiró en 1970 e inmediatamente se sumó al cuerpo técnico de Osvaldo Zubeldía, de quien fue un dedicado discípulo. En esa primera experiencia, aún sin haberse recibido de DT, tuvo la dura carga de salvar a su querido Estudiantes de un descenso que acechaba fuertemente y cumplió con su objetivo sin cobrar un peso por su labor como entrenador.
 
Un par de años después, inició su segundo ciclo al frente del equipo platense, allí se quedó hasta 1976. En esa etapa estuvo cerca de conseguir su primera conquista, aunque fue relegado por River en las instancias finales del Nacional del año 1975, por lo que finalizó como subcampeón del torneo.
 
Su futuro lo llevó a probar suerte en el exterior. Así fue como recaló en 1976 en Colombia, más precisamente en el Deportivo Cali. Allí también dejó su marca al convertir al conjunto caleño en el más reconocido por su desempeño futbolístico durante la temporada 1977, aún cuando perdió el título a manos del Junior de Barranquilla en un hexagonal final. En 1978 logró la hazaña de convertir a su equipo en el primero del país cafetero en llegar a una final de la Copa  Libertadores de América, la cual perdería a manos de Boca Juniors.
 
En 1979 retornó al país y se hizo cargo de la dirección técnica de San Lorenzo, club en el que había iniciado su carrera como futbolista. En ese puesto sólo estuvo un año.
 
En 1982 retornó a su casa, a Estudiantes, e inició su tercer y más glorioso ciclo al frente del equipo de primera de la institución platense. Con un plantel que incluyó a jugadores como Miguel Ángel RussoJosé Luis Brown y Alejandro Sabella, obtuvo el torneo Metropolitano de ese año, que se disputo en un duro momento para el país, tras la rendición argentina en la guerra de Malvinas. Un emocionado Bilardo, dedicó el título a su mentor, Osvaldo Zubeldía, quien había fallecido en enero de ese año.
 
Fue por estas épocas cuando se comenzó a forjar no solo el prestigio de Bilardo como entrenador, sino que también comenzó a erigirse como un atractivo personaje debido a sus excentricidades y particularidades.
 
El Sevilla fue su destino en la temporada 92-93 de la Liga Española. Allí volvió a encontrarse con Diego Armando Maradona tras la conquista con la selección argentina del mundial de 1986 en México. La campaña del equipo fue regular, no alcanzó el objetivo de clasificarse a la Copa UEFA y Bilardo dejó el cargo a fin de la temporada. Lo más destacado de esa experiencia fue el famoso episodio en el que se vio al entrenador gritándole al masajista de su equipo “pisalo, pisalo”, mientras este ingresaba al campo de juego a socorrer a un jugador del equipo rival que sangraba por una patada de Maradona (ver videos relacionados).
 
Mauricio Macri llegó a la presidencia de Boca y en 1996 trajo al “Narigón”, quien durante unos años había guardado el buzo de DT para calzarse el saco y corbata de periodista. Su campaña no conformó a la dirigencia “Xeneize”, mientras que las únicas alegrías que obtuvo la hinchada fueron las victorias ante River, tanto en el torneo Clausura (4-1 con tres goles de Claudio Paul Caniggia) como en el Apertura (3-2 con el recordado “nucazo” de Guerra).
 
En 1997, el Doctor retornó al Sevilla FC, pero esta vez su paso fue “express” ya que sólo duró 19 días en su cargo. La dirigencia lo había convocado para salvar al club del casi seguro descenso, sin embargo los malos resultados aceleraron la salida de Bilardo, quien estuvo cuatro partidos al frente del plantel que, en ese entonces, integraba Matías Almeyda.
 
El año 2003 fue el del retorno del “Narigón” al “Pincha” tras más de 20 años. La misión era la misma que aquella primera vez que se había hecho cargo del equipo: mantener al conjunto platense en Primera División. De esta última etapa, será imposible olvidar ese 22 de febrero de 2004, cuando el doctor ingreso al campo de juego del Monumental con una botella de champagne. La fiscal Claudia Barcia incautó la bebida y acusó al entrenador, en medio de un escándalo, de llevar y consumir bebidas alcohólicas  en un espectáculo deportivo. El tiempo le dio la razón a Bilardo, las pericias confirmaron que la botella tenía “Gatorade”
 
Carlos Bilardo es poseedor de una extensa trayectoria al frente de clubes de distintos países. La misma tiene altibajos y momentos que quedarán grabados en la memoria de todo el ambiente futbolístico.
 
Toda esta experiencia dirigiendo a diversas instituciones de América Latina y Europa, se suma a los procesos en que estuvo al frente de selecciones como la de Colombia (1980-81), la de Argentina (1983-90), la de Guatemala (1998) y la de Libia (1999-2000).
 
Será cuestión de horas, saber si Bilardo se animará a asumir el desafío de dirigir por quinta vez en su carrera al club que le dio sus máximas alegrías profesionales, Estudiantes de La Plata.

0 comentarios - Bilardo, una carrera plagada de éxitos y polémicas

Los comentarios se encuentran cerrados