epespad

Un argenchino de corazón...

Emocionó con su vuelta olímpica tras el oro en los Panamericanos de 2011 y competirá en el Mundial que comienza hoy en Francia

Un argenchino de corazón...

Nació hace 40 años en Guangxi, China. Representa a la Argentina en un deporte que se hizo más conocido luego de su medalla dorada en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, que incluyó una vuelta olímpica memorable. A poco de debutar en el Mundial de tenis de mesa que comienza hoy en Francia, país donde reside y se entrena, Liu Song habló con Clarín sobre por qué ninguna contingencia geográfica pudo alejarlo del deporte que lo apasiona.

“Lo que más me costó cuando llegué a Argentina fue aprender el idioma, pero después de eso me acostumbré bien a lo demás”, destacó. Respecto de sus orígenes en el deporte, Liu Song aludió a la popularidad que éste tiene en su país de origen. “ En China, el tenis de mesa es como el fútbol en Argentina.

Empecé a jugar con mi papá, después en torneos colegiales, provinciales y después en la Selección de China”, relató.

En cuanto al Mundial, exhibió confianza respecto de su preparación previa en Burdeos, pero aún así decidió mantener la cautela a la hora de hablar de posibles logros. “Es muy difícil ganar una medalla en un Mundial. Siempre hay que ir paso a paso. Pasar de ronda no está tan mal, pero ojalá que pueda llegar más lejos”, confesó.

Para apegarse a su cronograma, decidió no estar presente en los torneos latinoamericanos que la Selección argentina, encabezada por Gastón Alto y Pablo Tabachnik, disputó en El Salvador y en República Dominicana en marzo y en abril, respectivamente.

Sin embargo, también adujo una razón más profunda, que tiene que ver con el paso del tiempo: “Hace 15 años que estoy jugando para la Selección, pero un día voy a parar y me voy a retirar.

Decidí no ir para que haya una oportunidad de que los más jóvenes pudieran participar ”. En la charla, el recambio generacional está presente y se entremezcla con sus ansias de estar en Río de Janeiro 2016, la próxima cita olímpica. “ Todavía tengo ganas de jugar, así que no voy a dejar ahora-avisa-. Estoy peleando para clasificar a los Juegos Panamericanos de 2015 y después está Río. Ojalá en el futuro haya más gente en ese nivel. Si hay un joven que puede clasificar, yo estaré contento, porque no voy a estar siempre”.

Liu Song mira hacia el futuro y es optimista. Es consciente de que su medalla dorada en Guadalajara marcó una bisagra en su carrera, pero también le dio mayor difusión al tenis de mesa en Argentina. “Cada día tenemos más jóvenes que participan en este deporte. Después de esa medalla de oro, que fue el momento más importante de mi vida, hay más medios que nos prestan atención y eso ayuda para que la gente se interese en nuestro deporte”, sentenció con ilusión.

4 comentarios - Un argenchino de corazón...