epespad

Barcelona 3-1 Athletic (Copa del Rey)






Con el trabajo que ya había adelantado en San Mamés, el Barcelona no tuvo que emplearse al máximo para lograr el pase a las semifinales de la Copa del Rey. Los culés sufrieron en la primera mitad, pero la calidad de los buenos futbolistas siempre aparece para poner las cosas en su sitio, futbolísticamente hablando.

El Athletic volvió a demostrar que el torneo del K.O. le pone. Por debajo en la eliminatoria saltó al césped de la Ciudad Condal creyendo en la remontada. Pocos lo pensaban, pero la confianza de los jugadores de Valverde hizo que los azulgrana se quedaran sin ideas en varias fases del choque.

Hasta el descanso, los rojiblancos jugaron buena parte de los minutos en el campo rival, Williams destapó todas las vergüenzas de Mathieu y de Vermaelen y obligaron a que su rival jugara sin mediocentro.

Los buenos futbolistas son los que destacan en cada partido, pero los mejores son los que todo el mundo echa de menos cuando no están. Sin tocar un solo balón, desde el banquillo, Busquets fue el centro de todos los focos. Sin él en la zona de creación, el conjunto azulgrana no tuvo salida del balón. Lo que aportaba Mascherano estaba muy lejos de todo lo que da el medio catalán y así, el Barcelona se vio obligado a quitarse la presión del Athletic con balones largos.

Si Mascherano no estuvo a la altura de Busquets, Mathieu y Vermaelen mostraron un día más que su nivel es claramente inferior al del resto de las estrellas azulgranas. El galo no estuvo fino al dejar que Williams recibiera un balón de Aduriz que terminó en el primer tanto de la noche y el segundo tiene mucho que agradecer a Piqué y a Rakitic, que se desdobló para trabajar en defensa.

Más allá del error de Mathieu en el gol rojiblanco, hay que destacar el buen hacer del Athletic. Aduriz creó su espacio. Bajó un balón en la medular y si en las últimas fechas estaba destacando por sus goles, en esta ocasión demostró que también sabe asistir. Balón en profundidad entre la defensa culé y Williams hizo el resto ante Ter Stegen.

La ventaja en el marcador daba alas a los vascos, pero tras el paso por los vestuarios todo cambió. No necesitaron hacer mucho los chicos de Luis Enrique, pero con un activo Neymar y un decisivo Sergi Roberto, llegó el empate para que la eliminatoria se quedara en el Camp Nou.

El medio de Reus se inventó un pase por encima de la defensa sobre el desmarque de Messi y el argentino dejó el gol a placer a Luis Suárez. Quedaba un mundo por delante y los locales, sin emplearse al máximo, metieron su bolita en el bombo de las semifinales. Hubo tiempo para que el árbitro perdonara la roja a Luis Suárez por una innecesaria mano en la medular y para que Busquets se hiciera dueño del centro del campo. En el Camp Nou, él tiene las llaves del juego y él marca a lo que se juega.

El Athletic notó el cansancio

El esfuerzo de la primera mitad empezó a pasar factura al Athletic y de ello se aprovecharon los locales. Piqué cerró el pase con su tanto tras una jugada ensayada a la salida de un córner y sólo Herrerín evitó una goleada mayor, tal y como comprobó un Piqué que estuvo cerca de terminar la noche con un doblete. Poco pudo hacer el meta rojiblanco cuando el choque tocaba a su fin y Neymar sacó un obús desde su bota. Desde la frontal, el brasileño mandó el esférico al fondo de la red previo paso por la misma escuadra.

Una vez más, el Barcelona estará en semfinales de Copa y el Athletic se queda fuera de un torneo que gusta mucho en Bilbao pero que se resiste en volver mientras los extraterrestes azulgranas quieran.



0 comentarios - Barcelona 3-1 Athletic (Copa del Rey)