epespad

Facundo Campazzo: el pequeño guerrero centrífugo

BALONCESTO / RÍO 2016

Andrés Nocioni, la fiera de la Generación Dorada, parece entregarle el legado del coraje a Facundo Campazzo, la otra figura del triunfazo argentino en básquetbol contra Brasil; lo suyo es lucha, puntos, talento, energía, contagio

Facundo Campazzo: el pequeño guerrero centrífugo
Enorme en su 1,79m: 33 tantos y 11 asistencias

RÍO DE JANEIRO.- Un metro setenta y nueve. Los números no mienten, aunque él se haya ganado la fama de mentir sobre su altura. Cree que decir que mide un centímetro más ya es algo distinto. Que amedrenta. El salto en la última jugada del último cuarto ante Brasil deja aun más dudas: el 7 tomó un rebote entre gigantes, le abrió la pelota a Andrés Nocioni y ya es historia conocida lo que pasó a falta de 3.8 segundos del clásico con Brasil en Río 2016. El 85-85 llevó el partido a tiempo suplementario y le dio aire a la Argentina con miras a un final de película.

"Fue un partido para el infarto. No apto para cardíacos", dice Facundo Campazzo. Y se ríe. Sabe que no escapa de los lugares comunes. "Que esta victoria no nos tape el bosque", agrega. Y vuelve a sonreír. El ida y vuelta de frases hechas puede ser interminable, y sigue con un "ahora hay que ir paso a paso". Hombre clave en el triunfo en el Arena Carioca 1, Facu firmó una planilla de 33 puntos y 11 asistencias. Tras algunos pasajes en que se mostró dubitativo en la toma de decisiones, mostró su mejor versión en la segunda mitad. "Fue un partido que tuvo todos los condimentos. Dimos un paso adelante en el juego. Dimos vuelta la página y corregimos los errores que cometimos contra Lituania. El que era más detallista ganaba. Fue un gran trabajo de todos. Es Brasil, en su cancha", analiza en la zona mixta. "Fuimos inteligentes", añade el cordobés de 24 años.

Es tan poderoso el chiquitín que Manu Ginóbili lo compara con un "Koh-i-noor". El secarropas de moda en los años noventas se destacaba por su pequeño tamaño, pero también por su sistema centrífugo. Características que reúne el base: es un torbellino en envase chico. Uno de "los 12 guerreros que dejaron la vida", según sus propias palabras. No disfruta de los focos de la fama efímera ni piensa en la actuación individual. Tanto en la cancha como fuera de ella, Campazzo se dedica a levantar al grupo. "Ya está acostumbrado a tener estas responsabilidades", explica Nocioni, el otro superhéroe en la tarde carioca. "Hizo ganar a Peñarol. Hizo ganar a Real Madrid (aunque no jugaba tanto, pero sé por qué lo digo). E hizo historia con Murcia", repasa Chapu la carrera del Nº 7.

¿Cómo responde el equipo a las reacciones que provoca en los hinchas? Lo explica Facundo: "La gente está muy ilusionada. Nosotros, también. Queremos ganarle a España, seguir mejorando y encontrar nuestro techo. Sentimos un apoyo muy grande, la gente nos da fuerza y nos motiva cada vez más. Y cuando uno ve que sigue alentando después de 20 minutos, se nos eriza la piel". De fondo, se escucha el "porque los jugadores me van a demostrar que quieren salen a ganar, quieren salir campeón...". Y retumba el silencio verde-amarelo. Campazzo, y otros 11 guerreros, lo provocaron.

0 comentarios - Facundo Campazzo: el pequeño guerrero centrífugo