epelpad

El Barcelona de balonmano también se queda en blanco.

El Barcelona de balonmano también se queda en blanco.
El equipo de Xavi Pascual cae en la semifinal de la Liga de Campeones frente al Vardar
Ninguna de las secciones profesionales del club azulgrana ha reinado este año en el continente
El Barça no levantará ninguna Copa de Europa este año. La sección de balonmano, una de las más laureadas en el viejo continente, se quedó a las puertas de disputar la final ante un Vardar que debuta esta temporada en una Final Four, pero al que hay que tener muy en cuenta. No en vano, firmó una gran fase de liguilla y fueron capaces de pasar por encima del Flensburg en los cuartos de final. Un solo gol, en el último suspiro, les dio el triunfo a un conjunto macedonio que cuenta a su vez con mucha presencia española. Barça y Vardar protagonizaron un duelo muy igualado. Los azulgrana mandaron durante casi toda la primera parte. Incluso, fueron capaces de marcharse por dos goles en el marcador. Con todo, el final del primer tiempo vino acompañado por una reacción de los macedonios que les permitió marcharse al descanso con un 13-12 que podría haber sido un empate si Sypzrak hubiera acertado a batir a Sterbik en una acción que parecía del todo franca para el polaco. El meta internacional español se las arregló para llenar toda la portería con sus dos metros de estatura y sus 120 kilos de peso y envió a los barcelonistas al descanso con la sensación de no haber aprovechado del todo sus ocasiones.Pérez de Vargas, quien firmó todo un recital en los cuartos de final ante el Kiel, a pesar de llegar muy justo al duelo y aún convaleciente de una fractura en el meñique de la mano izquierda, fue mucho más efectivo que el ex azulgrana bajo los palos en la primera parte. Firmó ocho paradas en 19 disparos. Su compañero Ristovski, mientras, encajó un tanto de los siete metros, transformado por Cupic con un sutil lanzamiento parabólico. Y a los de Xavi Pascual también les costó muy caro su exceso de ambición. Atacaron sin portero, con ambos equipos con un jugador excluido, y el Vardar marcó sin oposición. No obstante, el Barça se las arregló para mandar en el marcador hasta esos fatídicos instantes finales del primer tiempo, en los que todo el trabajo hecho se fue por el desagüe.Tanto es así que a los azulgrana les costó 24 minutos para volver a ponerse por delante en el marcador en la segunda parte. El Vardar, con grandísimas intervenciones de Sterbik, al igual que Pérez de Vargas, se las arregló para darle la vuelta a la situación del primer tiempo y llevar la voz cantante durante gran parte del segundo periodo. Incluso igualó a los barcelonistas poniéndose con dos tantos de ventaja en el luminoso con una buena acción de Alex Dujshebaev, otro de los destacados de los macedonios. Los de Xavi Pascual, mientras, sólo podían encomendarse aparentemente al instinto asesino de Lazarov para tratar de mantenerse vivos hasta el final y llegar al último minuto con una leve opción de forzar por lo menos la prórroga. El técnico barcelonista incluso se la jugó renunciando al portero y plantando siete jugadores de campo para buscar lo que parecía un milagro. Un milagro estuvo a punto de hacerse realidad gracias, de nuevo, a una brillante acción del macedonio, quien se despedirá del conjunto azulgrana en cuanto termine la temporada para marcharse al Nantes y no quería hacerlo quedándose a las puertas de levantar la que podía ser la décima Copa de Europa para la sección. Pero el destino tenía otros planes.El final fue cruel para los azulgrana. Debían defender a muerte durante 16 segundos. Unos instantes que se iban a ser eternos. Sobre todo, cuando Cindric, a escasos segundos para el final, lanzó un tremendo cañonazo que se coló por la escuadra de la portería de Pérez de Vargas. La alegría del Vardar contrastó con el gesto casi funerario de los barcelonistas. No era para menos.

0 comentarios - El Barcelona de balonmano también se queda en blanco.