epespad

¿Es simple ejecutar la cláusula de Lucas Alario?

"Sin el acuerdo del club donde está el jugador, en Argentina no es tan simple”, le dijo a Clarín un abogado especialista en derecho deportivo.

En el último tiempo, el tema de las cláusulas de rescisión de los jugadores del fútbol local ganó protagonismo como nunca antes. Años atrás, para los clubes era un modo de blindar a los futbolistas de más jerarquía. Pero el mercado mundial se maneja con cifras ofensivas y ya nada resulta imposible. Lo sufrió River con Sebastián Driussi (se fue a Zenit) y Rosario Central con Javier Pinola (llegó a River). Racing, en cambio, negoció con Sporting de Lisboa por el pase de Marcos Acuña para evitar trámites engorrosos. Las ofertas por Lautaro Martínez y por Lucas Alario preocupan a Diego Cocca y a Marcelo Gallardo, respectivamente. Surgen preguntas: ¿qué es una cláusula de rescisión? ¿Quiénes pueden ejecutarlas? ¿Existen maneras de rechazarlas? ¿Son sencillas de activar?

Pablo Terrile, abogado especialista en derecho deportivo, trabaja en el departamento de legales de Racing y, ante la consulta de Clarín, explica la situación. “Sin el acuerdo del club donde está el jugador, en Argentina ejecutar una cláusula de rescisión no es tan simple”, arranca con fuerza. Y sigue: “Las ventas directas y las cláusulas son indemnizaciones a favor de las instituciones -que tienen contratos vigentes con los jugadores- por la interrupción anticipada de una vinculación a plazo fijo. Se aclara: los futbolistas los únicos legitimado jurídicamente para activar las cláusulas. Y hay pautas a seguir: a) deben ser ejercidas en el ámbito de AFA; b) el jugador abonará los porcentajes y aranceles previstos por la normativa federativa, laboral y fiscal para el caso de la transferencias de los servicios deportivos de un futbolista profesional en Argentina. Con esto intenta evitarse que mediante el pago de las cláusulas se simulen verdaderas transferencias acordadas entre clubes con el objeto de evitar el alto porcentaje de pagos adicionales”.

Comúnmente, las cláusulas no llegan a ser ejecutadas: se negocia club a club, como sucedió con Marcos Acuña. ¿Qué pasa si el club se niega rotundamente? “En caso de desacuerdo, una institución argentina puede argumentar que la entidad extranjera venga a pagar a cuenta y orden del jugador no tiene legitimidad. Además, el futbolista debería ratificar la gestión del club a su nombre. Si ello ocurriera, aparecerían cuestiones fiscales a resolver y una incertidumbre jurídica para el jugador, en tanto debería justificar los medios con los que alcanza la ejecución de la cláusula. Entonces, aparecería la figura de la impugnación de la operación. El club puede aducir que el jugador no tenía los fondos suficientes como para hacerlo, motivo por el cual no puede llevarlo a cabo. El nuevo equipo contratante, sin duda, estaría invirtiendo dinero en derechos litigiosos".

Por último, Terrile aclara: “Cabe recordar que durante el transcurso de una temporada (inicio de la Superliga) el artículo 16 en el reglamento de la FIFA señala que un contrato no puede rescindirse unilateralmente”.





Novedad de ultimo momento: Hernán Castillo acaba de confirmar en la transmisión de San Lorenzo vs Racing por TNT Sports que mañana los alemanes ejecutan la clausula de rescisión, pero pagandole su parte de la misma a Colón.

2 comentarios - ¿Es simple ejecutar la cláusula de Lucas Alario?