epespad

Construyó un complejo turístico en el Norte y te lo cuento!

Hola! Amigos, Soy Ana Rentería, responsable del Club de Emprendedores de Santiago!

Les conté que tengo el mejor trabajo del mundo, no? Gracias a la Subsecretaría de Emprendedores del Ministerio de Producción de Nación y mi función en el Club de Emprendedores SdE me ha permitido estar en contacto con los santiagueños que se proponen estrategias ambiciosas y que creen poder establecer sus metas a través de su liderazgo y convicción.

Permítanme presentarles a Mario, un emprendedor muy tenaz que está llevando una muy intensa pelea para dar a conocer su proyecto.

Mario ya ha sorteado algunos tropiezos pero lo que más admiro es que tiene muy en claro que esto recién comienza y que debe ser astuto para buscar soluciones y opciones para hacerse de recursos financieros y materiales suficientes para continuar con su proyecto.

Pero pongan énfasis en ver en él la pasión que pone en todos los elementos que integran el ambiente empresarial y como va llevándolos al límite para arraigar sus ideas. Mario sabe que con solo actitud y pasión no basta y por ello está ahora desarrollando sus habilidades emprendedoras y por ello se ha sumado al Club, al Camino emprendedor y a la experiencia de compartir su andar.

Bueno, antes de aburrirlos los dejo con nuestro emprendedor.

Ana: Hola Mario! contanos un poco sobre tu vida.

Mario:
Soy Mario Piccoli, tengo 47 años, casado y padre de dos hijos: Andrea de 15 y Franco de 10. Soy ingeniero en computación, y mi profesión es una de mis pasiones, ya que el desarrollo de software es una tarea muy creativa, con gran variedad de aplicaciones, y que me ha permitido, además de ganarme la vida desde los 17 años, conocer a fondo muchas actividades y personas con quienes hasta hoy mantengo lazos.



También soy fan del deporte en todas sus disciplinas, por los valores que se adquieren tales como el trabajo y la entrega en equipo, la disciplina, etc. He practicado varios deportes desde muy chico y hasta hoy hago running, ciclismo y algo de natación, siendo las versiones “off-road” las que más me divierten.

Ana: ¿Y en el mundo del emprendedurismo cuál es tu historia?

Mario: Entre mis aficiones, y tal vez por mi sangre inmigrante italiana, figura el campo, en el que incursioné en producción algodonera entre 2003 y 2005, cuando logré muy buenos resultados agrícolas y cero ganancia económica; pero adquirí mucha experiencia de primera mano, más allá de lo que dicen los libros.



Creí importante contar esto para que quede claro mi bagaje, mis raíces y por qué me decidí a desarrollar la idea que hoy tengo en proceso de validación: un complejo de turismo deportivo, con circuitos de distinta dificultad, en un entorno de monte santiagueño en el que se cuida cada especie animal y vegetal, y se busca generar el menor impacto ambiental mediante el uso de energías renovables. Se llama Buen Camino Rural bike & running y pueden verlo en www.facebook.com/BCRural.

Es un proyecto muy complejo y con alto costo de inversión inicial, en el que estoy trabajando en soledad desde 2012, en los tiempos y con los recursos que consigo derivar. Para dar una idea, es un predio de casi 30 has que no tenía agua potable ni energía eléctrica, sólo una zona de hermosa arboleda natural, y otra zona de mucho salitre. Es así que empecé por plantar 2000 algarrobos en la zona más salitrosa, con el objetivo de mejorar el suelo y producir harina de algarroba. Para eso tuve que diagramar y hacer acequias, puentes y caminos. Hoy los algarrobos están a 3 ó 4 años de empezar a producir chauchas. Este es un proyecto dentro del otro mayor (el complejo deportivo).
Seguí con la plantación de las cortinas de árboles: otros 650 de distintas especies, para proteger el suelo de la erosión eólica. Eso fue en 2015.



Desde 2016, y con el triple objetivo de combatir la maleza, mejorar el suelo y generar recursos para reinvertir, empecé a producir verdura orgánica. Es un segundo proyecto dentro del mayor, pero que ya está consolidado y en crecimiento, dada la experiencia lograda en la campaña anterior. Mi producto al día de hoy no cuenta con certificación de orgánico, pero estoy en esa búsqueda. Mi mercado es segmentado: fábricas de pastas, verdulerías y particulares. La primera campaña fue auto sustentada y cerró con saldo positivo, lo que me permitió liberarme de las deudas adquiridas con este fin.

En este momento estoy preparando las nuevas parcelas con mayor diversidad y con un esquema productivo totalmente diferente, optimizado hacia mi mercado específico.

Ana: ¿Cual sentís que es la mayor dificultad con la que te encontraste en este camino?

Mario:
Mi mayor dificultad como emprendedor y como productor es estar solo para todo: para pensar, planificar, decidir, ejecutar y financiar. Y no es porque no haya intentado conseguir ayuda. Tal vez busqué mal, pero lo cierto es que no conseguí financiamiento ni ayuda de ningún programa provincial o nacional, estando a mi entero cargo la compra de cada árbol que planté y cada hora de trabajo invertida. A pesar de estudiar todo lo posible cada paso, esta soledad me genera, como mínimo, incertidumbre y errores o limitaciones en una variedad de aspectos: técnicos, comerciales, organizativos, etc.

Afortunadamente, me reencontré con Ana, a cargo del Club de Emprendedores de SDE, quien me invitó al Club y, tras un par de horas de escucharme atentamente, me proporcionó biografía de gran utilidad, contactos muy valiosos, y la invitación a participar del Encuentro “Camino emprendedor 2017”. La bibliografía era exactamente lo que había estado buscando infructuosamente, revolucionó mis ideas y le dio un nuevo enfoque a todo.



El Encuentro está en curso, y me resulta muy útil y ameno. Las clases son productivas y de a poco vamos estrechando vínculos entre los participantes, encontrándonos de repente con afinidades, problemáticas e inquietudes comunes, así como con herramientas específicas para gente como nosotros.

Todavía hay mucho por recorrer en los distintos planos del Camino Emprendedor, pero el Club y jornadas como ésta son bárbaras, así que agradezco mucho desde ya al Club y a la Plataforma Emprender por apoyarnos.

0 comentarios - Construyó un complejo turístico en el Norte y te lo cuento!