epespad

El reclamo que hizo el G-77 ante la ONU

Pedro Luis Martín Olivares – ¡Qué reclamo! El Grupo de los 77 más China demandó recientemente el cumplimiento de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), pues es un factor primordial y urgente para la materialización de los objetivos de la Agenda 2030.

Explican que dicha ayuda es un canal principal de la cooperación internacional para el logro del desarrollo sostenible.

Vale acotar que se entiende como ayuda o asistencia oficial para el desarrollo (AOD) a todos los desembolsos netos de créditos y donaciones realizados según los criterios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Esto es, en condiciones financieras favorables y que tengan como objetivo primordial el desarrollo económico y social del país receptor.

La ayuda oficial para el desarrollo busca la mejora de las economías de los países en vía de desarrollo mediante las políticas y préstamos de las instituciones de crédito del sistema de las Naciones Unidas mundiales a causa de su pobreza y endeudamiento extremos (estos países son conocidos también como países menos adelantados).

Los países donantes (22 países de los más ricos) acordaron destinar el 0.7 % de su producto nacional bruto (PNB) a este grupo de países.

A pesar de los miles de millones de dólares que se donaron a países en desarrollo durante los últimos 50 años, una cuarta parte de la población mundial vive todavía en lo que las Naciones Unidas califican como pobreza extrema. En muchas partes del mundo, la situación está incluso empeorando: según las tasas de crecimiento actuales, muchos países africanos tardarán 40 años en recuperar la renta que tenían en los años 70.

Pero, ¿por qué no sirven de nada los casi 70.000 millones de dólares que el mundo desarrollado invierte en Ayuda Oficial anualmente?

Según la especialista Patricia Estévez, en primer lugar, estas sumas, aunque considerables, no son suficientes para aliviar los enormes desequilibrios del orden económico mundial, en el que las materias primas exportadas desde los países en desarrollo han perdido más del 50% de su valor comercial en los últimos 15 años. En segundo lugar, por cada dólar de esta ayuda, los bancos se quedan otros tres en pagos de intereses de la deuda externa del Tercer Mundo, por lo que los países pobres incluso acaban pagando a los ricos más de lo que reciben.

En muchas ocasiones, la misma ayuda del país donante pasa directamente al Banco Mundial o al FMI en pagos por endeudamiento y deja a los países empobrecidos sin medios para construir sus propias economías o invertir en gasto social para su población. Según el informe “Ayuda real” de Action Aid International sólo el 40% de la ayuda contra la pobreza es real. El resto se pierde en costes administrativos, intereses comerciales y descoordinación.

Además de los Estados mencionados se encuentran aquellos con características especiales que requieren de atención especial. Entre estos se encuentran los países en desarrollo sin litoral, los pequeños Estados insulares y los países con economías en transición.

De hecho, el embajador de Ecuador ante la ONU, Diego Morejón, precisó que la postura del G-77 sigue fehaciente a la luz del compromiso de la mayoría de las naciones ricas con la asistencia prometida hace décadas, consistente en dedicar el 0,7 por ciento de su Producto Interno Bruto a la AOD.

Sabías que puedes leer este artículo en Telegram

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanzas

0 comentarios - El reclamo que hizo el G-77 ante la ONU