epespad

Breve historia de las criptomonedas

Las criptomonedas son un concepto innovador de intercambio que está transformando la economía mundial de manera significativa debido a que representan la potencial democratización de las finanzas mediadas por la banca internacional y ahora al alcance de los ciudadanos gracias a la aplicación de nuevas tecnologías en la construcción de redes de datos.

Más de una década antes de la eclosión de las criptomonedas, el criptógrafo británico Adam Back gestó en 1997 el algoritmo o prueba de datos conocido como “hashcash”, que resultaría esencial para el desarrollo de las monedas digitales, y en el que se inspiraron los creadores del bitcóin para extraer monedas nuevas.Breve historia de las criptomonedas


En 1998, el ingeniero en informática y criptografía Wei Dai sentó las bases de las criptomonedas modernas con su propuesta “b-Money”, en la que describe un sistema de dinero electrónico distribuido y anónimo que utiliza la criptografía como medio de control. En el mismo año, Nick Szabo aportó “bit gold”, un método de comercio digital que requería que los usuarios completaran una prueba de función de trabajo con soluciones criptográficas. Tiempo después, en 2004, Hal Finney, un desarrollador y activista criptográfico, ideó un sistema de divisas basado en una prueba de trabajo reutilizable (RPOW) siguiendo los principios de Dai y Szabo.

En 2008, los efectos de la crisis financiera estimularon una nueva tendencia en los mercados hacia la descentralización de las finanzas globales. Millones de personas habían visto desaparecer sus ahorros en una quiebra masiva de bancos y fondos de pensiones alrededor del mundo, provocada por la falta de regulación financiera. El manejo poco transparente que los gobiernos dieron a esta coyuntura causó gran desconfianza en los ciudadanos, quienes se vieron obligados a buscar alternativas de ahorro e inversión distintas a la banca.

En ese contexto, las nuevas tecnologías y la motivación ciudadana condujeron a la aparición de la economía colaborativa, un sistema de redes descentralizadas de gestión de mercados que ha supuesto un cambio de paradigmas en importantes sectores de la economía, el cual ha sido acompañado con el nacimiento de las criptomonedas de la mano del concepto de Cadena de Bloques (o Blockchain), utilizado por primera vez en 2009 para sustentar el funcionamiento del bitcóin, la primera criptomoneda en entrar en operación.

El bitcóin nació como iniciativa de un colectivo que utilizó el seudónimo de Satoshi Nakamoto para la creación de un sistema de intercambio electrónico, descentralizado y anónimo, que no dependa de gobiernos ni entidades bancarias y en el que se mantenga la privacidad y autonomía de los usuarios. Para ello pusieron en práctica el protocolo de Cadena de Bloques, un registro que garantiza la transparencia de cada transacción, la cual es distribuida y compartida por todos los usuarios del sistema, ya que el mismo está diseñado para evitar su modificación una vez que un dato ha sido publicado. La primera transacción con el bitcóin se realizó en enero de 2009 entre Nakamoto y Hal Finney, creador del RPOW, quien fue también una de las primeras personas en minar esta criptomoneda.

El bitcóin se cimentó en las funciones criptográficas SHA-2 (ahora en el SHA-256) y en el esquema PoW (prueba de trabajo), fundamentos que sirvieron para el desarrollo de otras criptomonedas como namecoin, litecoin, peercoin, ethereum y monero, cada una con sus propios principios conceptuales y tecnológicos.

En octubre de 2009 se estableció la tasa de cambio para el bitcóin cuando New Liberty Standard abrió un servicio para comprar y vender la moneda digital, con un tipo de cambio inicial de 1.309,03 BTC por dólar, lo que equivalía en ese momento a ocho centésimas de centavo por bitcóin. La tasa se derivó del costo de la electricidad utilizada por una computadora para generar o minar la criptomoneda. En julio de 2010, Jed McCaleb estableció el mercado de cambio de bitcóin MtGox, el primero en su tipo. En esa misma casa de cambio, el 9 de febrero de 2011, el bitcóin alcanzó por primera vez la paridad con el dólar estadounidense.

En abril de 2011, fue presentado el primer altcóin o criptomoneda alternativa, el namecoin, que agregó la innovación de un sistema de nombre de dominio (DNS) descentralizado. En 2012, se lanzó peercoin, una criptodivisa que funciona bajo el principio de prueba de participación. Un sistema que permite que la verificación de las transacciones sea más sencilla. Ese mismo año, se hizo pública ripple, una moneda digital gestionada por una empresa privada que dirige una red de transacciones financieras globales. El hecho de que una gran cantidad de instituciones financieras se hayan asociado con ripple ha provocado sospechas de ser un producto de sectores bancarios para hacer frente a la amenaza que representa el bitcóin y otras criptomonedas para sus intereses.

En marzo de 2013, el mercado de capitalización del bitcóin superó los mil millones de dólares. En octubre de ese mismo año, se abrió el primer cajero electrónico para bitcóin. En julio de 2015, vio luz el proyecto Ethereum, propuesto por el ruso Vitalik Buterin, una plataforma que introduce el concepto de contratos inteligentes, aplicaciones de intercambio que se benefician de la seguridad que proporciona la Cadena de Bloques. Estos contratos son de código abierto y pueden ser utilizados para ejecutar de forma segura una amplia variedad de servicios. En marzo de 2015, el colectivo NEM (New Economy Movement) realizó la presentación de su criptomoneda XEM, basada en una plataforma de Cadena de Bloques punto a punto, que introduce nuevas características a esta tecnología, como el algoritmo de prueba de importancia (POI).

En julio de 2016, aparece ethereum classic, una bifurcación de la Cadena de Bloques de Ethereum. Ese mismo mes se realizó el lanzamiento de IOTA, una tecnología de contabilidad de código abierto que permite el intercambio de información y valor entre máquinas en el Internet de las Cosas. Iota es la criptomoneda que se utiliza para transmitir valor a través de este protocolo. IOTA no se basa en el sistema Blockchain, ya que emplea una innovadora arquitectura llamada Gráfico Acíclico Dirigido (DAG). El mismo hace posible que no existan comisiones y que la red aumente su capacidad a medida que se incrementa el número de usuarios.

En diciembre de 2016, se definen las 7 principales criptomonedas y las mismas se mantienen en alza: bitcóin, ethereum, dash, ethereum classic, monero, litecoin y ripple. En mayo de 2017 ya existían más de 1.000 criptomonedas distintas. En agosto de 2017, se crea la bifurcación de bitcóin llamada bitcoin cash.

El 20 de marzo de 2018, comenzó la oferta inicial de monedas (ICO) de la criptomoneda venezolana El Petro, la primera en ser respaldada por las reservas de recursos naturales de un Estado nacional en el mundo. El Petro será respaldado inicialmente por petróleo, pero posteriormente también lo será por oro, gas y diamantes. Las transacciones de El Petro son registradas por el Observatorio Blockchain de Venezuela.

El desarrollo tecnológico seguirá potenciando la transformación de la economía de forma determinante y las tecnologías informáticas como la Cadena de Bloques, el Big Data o el Internet de la Cosas (IoT) tendrán un papel crucial en este proceso. La descentralización de la economía que ha sido facilitada por innovaciones como el Blockchain dará paso a la Internet del Valor, donde la intermediación de sectores poderosos en el mercado de activos y de servicios se verá mermada hasta su desaparición.

En todo caso, la historia de las criptomonedas apenas está comenzando y nosotros la escribiremos.[/size]



GLR/DB

0 comentarios - Breve historia de las criptomonedas