epelpad

Como hacerse rico

Como hacerse rico

¡Finalmente una guía práctica para HACERSE RICO, estar saludable y volverse exitoso!

millonario

HAY una Ciencia para hacerse rico, y es una ciencia exacta, como el álgebra o las matemáticas. Hay ciertas leyes que gobiernan el proceso de adquirir la riqueza; una vez que estas leyes son aprendidas y obedecidas por cualquier hombre, él se enriquecerá con una certeza matemática.

La posesión del dinero y las características, vienen como consecuencia de hacer cosas de un CIERTO MODO; los que hacen cosas de este CIERTO MODO, ya sea con intención o por casualidad, se enriquecen; mientras que aquellos que no hacen las cosas de ese CIERTO MODO, sin importar con qué fuerza trabajen o cómo sean de capaces, permanecerán pobres.

Es una ley natural que ciertas causas producen determinados efectos; y, por lo tanto, cualquier hombre o mujer que aprende a hacer las cosas de este CIERTO MODO, infaliblemente se enriquecerá.


Wallace D. Wattles
La Ciencia de hacerse rico, Capítulo 2.

De: Álvaro Mendoza V.
13 de mayo de 2009

Cuando leí e incorporé las enseñanzas de "La Ciencia de Hacerse Rico" mi vida cambió radicalmente. Este libro me permitió entender por qué los ricos son ricos y los pobres son pobres. Y, los más fenomenal, fue saber que cualquiera -repito cualquiera- puede ser rico si hace las cosas de CIERTO MODO. Ese cierto modo que diferencia a quienes se enriquecen de los que permanecen toda su vida en la pobreza.

"La Ciencia de Hacerse Rico" de Wallace D. Wattles, es un libro pragmático, no filosófico; un manual práctico, no un tratado sobre teorías. Está pensado para los hombres y mujeres cuya necesidad más apremiante es el dinero; para quien desea enriquecerse primero, y filosofar después.

Independientemente de lo que pueda ser dicho en la alabanza de la pobreza, la realidad es que, de hecho, no es posible vivir una vida realmente completa o exitosa a no ser que uno sea rico. Ningún hombre puede elevarse a su mayor altura en el talento o el desarrollo de su alma, a no ser que tenga mucho dinero; para hacer conocer toda su alma y desarrollar al máximo el talento, él debe poder utilizar muchas cosas, y él no puede obtener esas cosas a no ser que tenga el dinero para comprarlas.

Un hombre se desarrolla en mente, alma y cuerpo, haciendo uso de ciertas cosas, y la sociedad es tan organizada que el hombre debe tener el dinero necesario para ser el poseedor de las cosas; por lo tanto, la base de todo el avance para el hombre debe ser la ciencia de hacerse rico.

No hay nada malo en el deseo de hacerse rico. El deseo de riqueza es, realmente, el deseo de una vida más rica, más llena, y más abundante; y ese deseo es meritorio y digno. El hombre que no desee vivir con mayor abundancia no es normal; y, por lo tanto, el hombre que no desea tener el dinero suficiente como para comprar todo que él quiere, no es normal.

Este corto pero sustancioso libro, no es el único que Wattles escribió. Le siguieron "La Ciencia de estar bien" y "La Ciencia de estar magnífico". Haga de cuenta que escribió estos libros como si fueran una serie. Cada uno se construye a partir del anterior y constituyen -lo que a mi juicio- es el sistema más completo y práctico para llegar a ser rico, saludable y exitoso.

Aun cuando estos libros fueron escritos hace más de 90 años, los principios científicos y el detallado plan de acción que nos da el autor hacen que sean tanto o más valiosos HOY que en dicha época. Sobre la base de estos principios inmutables es de donde han nacido prácticamente todos los libros de auto-ayuda que se encuentran hoy en el mercado.

¿Por qué estoy regalando este libro y no vendiéndolo?

Por varias razones:

porque poseo el copyright de esta primera -y quizás única- edición en castellano.

porque este libro causó un impacto tan positivo en mi vida, que quiero compartirlo con mis amigos, conocidos, familiares, clientes y con el resto de la población hispano-parlante.

porque estoy seguro que con la lectura del mismo muchas vidas serán transformadas y nada sería más satisfactorio para mí como saber que puse mi "granito de arena" al compartir la sabiduría de dicha obra.

porque estoy seguro que una vez lea "La Ciencia de Hacerse Rico" querrá comprar los otros dos libros que le siguieron: "La Ciencia de estar SALUDABLE" y "La Ciencia de LA EXCELENCIA", de los cuales tengo el copyright de la versión en castellano. Con el producto de la venta de estos dos, lograré financiar todo el proceso de consecución, derechos, traducciones, sitio web, difusión, etc.

porque estoy seguro que si el libro le cambia la vida a usted, tal y como me la cambió a mí, usted me pagará no en dinero, sino en ayudar a difundirlo entre sus familiares y amigos, pues USTED también querrá aportar su "granito de arena" para que otros puedan transformar sus vidas.

¿Está usted preparado para enriquecerse?

Lo invito a que descargue GRATUITAMENTE "La Ciencia de Hacerse Rico" de Wallace D. Wattles. Este libro, escrito en 1910 contiene gran cantidad de riqueza y sabiduría en su interior, que quiero invitarlo a explorar y, por qué no, que sea fuente de cambios en usted.


Aquí el link para descargarse el libro.Ricohttp://www.lacienciadehacerserico.com/
ricachon


¿Es fácil ganar dinero?, ¿puedo desde mi ignorancia construir una fortuna?, ¿hay una pócima secreta que conduzca al éxito a la hora de invertir? Puede que sí. Aunque cada maestrillo tiene su librillo, ganar dinero nunca ha sido fácil. Hay quienes optan por seguir su instinto y quienes se empapan de las informaciones que cada día inundan los medios de comunicación. Unos, prefieren dejar su dinero en manos de profesionales, mientras que, otros, confían en su buena estrella. Invertir no es sencillo. Pero siguiendo algunas reglas, con independencia de las propias capacidades, los resultados pueden ser mejores de lo esperado. Es, al menos, lo que pregona Carla Fried, redactora de la revista Money Magazine, en uno de sus últimos artículos. Veamos cuáles son, a su juicio, los principios de actuación más importantes.

Primera. Sé humilde.

La inversión es una apuesta sobre un futuro incierto. La sabiduría consiste en aceptar hasta qué punto lo desconoces. Reconocerlo, no es fácil. Tendemos a pensar que el futuro será como el pasado más reciente. Pero no somos expertos, ni podemos pretender actuar como tales.

Ser humilde sobre lo que puede suceder en el futuro te mantendrá al margen de errores que pueden costarte muy caros. No hay que subirse al carro de ayer y, antes de invertir, es indispensable que te hagas esta pregunta: “¿Y si me equivoco?”. No pasa nada siempre que cumplas con la segunda regla.

Segunda. Define tu nivel de riesgo.

Planifica. La planificación financiera es un acto anti-natural. El cerebro está diseñado para que se infravaloraren las metas a largo plazo y se exageren los costes del sacrificio inmediato. Algunos estudios muestran que la gente que elabora un plan financiero de futuro ha sido capaz de ahorrar el doble que el que no hace ninguno.

Sabiendo esto, los retornos que obtienes en cualquier inversión son proporcionales a los riesgos que asumes. Ésta es una ley fundamental de los mercados. La Historia así lo corrobora. Si nos remontamos en el tiempo, en concreto al periodo que se inicia en 1926, las acciones –uno de los activos de mayor riesgo- han generado, de media, mayores ganancias que los bonos gubernamentales –categorizados como de riesgo medio- y éstos, a su vez, han batido al mercado monetario.

Entre muchas otras cosas, esta regla sugiere que, para obtener elevadas rentabilidades que nos permitan amasar una riqueza significativa, es imprescindible destinar parte del capital a activos de alto riesgo, como las acciones, la única inversión que ha batido a la inflación cómodamente a lo largo del tiempo. Mira si estás dispuesto a soportar los vaivenes de la bolsa. Por otro lado, si cualquier agente financiero intenta venderte que su producto ofrece altos retornos sin riesgos, no te fíes. Pídele que te lo dé por escrito y, posteriormente, envía el documento y una carta al organismo regulador competente, por si las moscas.

Nunca está de más tomar precauciones. Mantén, además, un fondo en efectivo de emergencia. Sin este cojín, un gasto inesperado podría poner en peligro tus planes de inversión a largo plazo.

Tercera. Diversifica.

Nada puede romper la relación que existe entre el riesgo y la recompensa, pero una cartera diversificada adecuadamente puede restarle rigidez. Se trata de buscar lo que se llama ‘frontera eficiente’. Cuando repartes tu dinero adecuadamente entre diferentes tipos de activos, la revalorización de algunos de ellos puede contrarrestar el descenso de otros. Es recomendable invertir en activos cuyos ciclos de subidas y bajadas no vayan al mismo ritmo. Tener acciones de empresas estadounidenses y extranjeras, de grandes y pequeñas compañías, bonos de diferentes vencimientos, activos inmobiliarios, materias primas, hedge funds o capital riesgo te permitirá maximizar tu rendimiento para un nivel de riesgo dado. No lo olvides: una adecuada asignación de activos determinará el éxito o el fracaso final de tu inversión.

Si hablamos de los mercados de valores, prefiere los fondos índices a las acciones concretas. Si no quieres perder la vida siguiendo tus inversiones, es lo mejor. Te asegurarás, al menos, el rendimiento de la bolsa que replican menos las comisiones y vivirás mucho más tranquilo. Y si las cosas vienen mal dadas…

Cuarta. Practica la paciencia.

Esta afirmación tan franca fue publicada en 1923 en las memorias ficticias de Edwin Lefèvre, basadas, según se dice, en el legendario comerciante Jesse Livermore y considerada por muchos analistas y brokers financieros como la Biblia de los negocios. Una vez que has diseñado tu cartera, no la toques. Reorganízala una vez al año para que tu diversificación permanezca en el camino correcto. Lo barato acabará por aflorar su valor y, lo caro, terminará por corregir. Los ciclos han existido y existirán siempre.

Cuando el Dow Jones pierde 300 puntos en un día, es natural sentirse como un tonto. No pierdas la perspectiva. En cada mercado alcista desde 1970, las acciones han caído un 10% ó más al menos una vez. Y el tiempo medio para recuperar el terreno perdido es de unos 100 días. Pero es que hay un principio adicional: la regresión a la media. Los excesos del mercado siempre suponen oportunidades. Antes o después volverá la normalidad. Pánico y ambición son conceptos, por definición, limitados temporalmente.

Más aún. No cronometres al mercado. La mayoría de los inversores se concentran en intentar elegir la mejor acción y el momento perfecto para comprar o vender. Eso no vale para nada. Sería genial vender antes de que el mercado caiga, y volver a entrar justo cuando vuelven los buenos tiempos, ¿verdad? Pero es muy difícil conseguirlo. Nadie sabe cuándo cambiará la tendencia del mercado y, quien lo sabe o lo intuye, generalmente tiende a realizar movimientos muy bruscos que no podrías replicar. Cuando te quieres dar cuenta de que ha comenzado una nueva racha alcista, suele ser tarde en la mayoría de los casos. El secreto está en…

Quinta. Compra barato.

“Si un negocio vale un dólar y puedo comprarlo por 40 centavos, algo genial podría sucederme”. Con esta frase resume el Oráculo de Omaha, Warren Buffett, esta regla. Las mejores acciones de los últimos diez años del Dow Jones no incluyen ni a Microsoft ni a Intel. Sin embargo, Caterpillar se lleva la palma con una revalorización de 212%. En 1997, en medio de la locura tecnológica, el mercado estaba tan aburrido de negocios industriales que los inversores pagaron sólo un PER de 11,50 dólares por la compañía norteamericana. Había una oportunidad. Y es que los inversores más inteligentes no necesitan prever el próximo boom inmobiliario. Sólo necesitan aprovechar las gangas y esperar a que el mercado se dé cuenta de que lo son.

Olvídate de seguir a la multitud. Acuérdate de lo que ocurrió en la burbuja tecnológica del año 2000. Fondos que eran imprescindibles no tardaron en desfasarse tan rápido como los pantalones de cuadros. Cuando el mercado sube, es fácil estar convencido de que el mercado ha entrado en un “nuevo paradigma”. No te engañes. Como señala Sir John Templeton, “las cuatro palabras más caras del inglés son: ‘Esta vez será diferente’”.

Ah, se me olvidaba. Sé roñoso. Si eliges un fondo que devora un 1,5% anual en gastos frente a uno que cuesta un 1% -dejando aparte el 0,2% que pueden cargar los fondos que replican un índice- tendrá que batir a los otros en medio punto anual sólo para que lo iguale. ¿Por qué pagar ese sobreprecio? No hagas con tus finanzas lo que no harías fuera de ellas.

crezo





YO INVIERTO EN HAROLD JIMENEZ CANIZALES ARTISTA COLOMBIANO:
http://www.haroldjimenez.com/

Comentarios Destacados

caifaz +5
como hacerse rico? haciendo pobres a otros... así es como funciona este mundo

19 comentarios - Como hacerse rico

Shinobusensui
caifaz dijo:como hacerse rico? haciendo pobres a otros... así es como funciona este mundo

y es verdad o robando si el posteo vamosporello no seria seguro que si te haces rico con esto no lo posteas seria un secreto
quetpa +2
bañate en chocolate
noentraunputonick +2
Preguntale a Nestor, que ya hizo suficiente guita cagando a un pais... y ahora sigue la señora!!!
elfran45
para ser rico hay que ser politico o negociar con ellos si alguien conoce un mejor metodo que lo ponga en practica y me cuente cuando se haga rico....pero rico de verdad
da_fox_360
Para ser rico, hay que ser cocalero, manolo12 (el modesto ) o director de cine
DonNorris
sí hago dinero te doy 10 y en euros
muuramos
https://www.facebook.com/mercadeoenredargentina si dedican un poco de tiempo para armar una buena red de mercadeo multinivel seran ricos en poco tiempo. depende de cada uno. Ustedes eligen.
alfgolden
hice el curso y a los 3 meses inverti en una cuenta demo con buenos resultas y sin perdidas; www.bolsap.com