epespad

Cómo escribir un CV

No lo dudes: necesitas aprender a escribir un currículum profesional. Y por una razón muy sencilla: será tu tarjeta de presentación ante quien no te conoce.

Básicamente, debes elaborar un documento que logre llamar la atención del seleccionador; comunicar correctamente tus habilidades, estudios y experiencia; y proyectar una carrera en ascenso o un perfil adecuado al cargo al que deseas postular.

Si nunca has escrito un CV, comienza reuniendo la información necesaria. Para saber qué necesitas, lee uno de nuestros ejemplos .

Si necesitas mejorar tu currículum o actualizarlo, define qué tipo de documento deseas presentar (cronológico, cronológico inverso o funcional) y establece los puestos y empresas a los que deseas postular. Esto último es muy importante. Probablemente necesites más de un CV. ¿La razón? Cada cargo y, sobre todo, cada empresa, requerirán la elaboración de una estrategia personalizada de ataque.

No es lo mismo postular a una multinacional donde nadie te conoce y te diriges directamente al gerente de recursos humanos, que enviar tus antecedentes a una empresa pequeña donde ya eres amigo de una o varias personas. Esto no significa bajar la calidad en tu presentación para postular a una compañía de menor tamaño; significa afinar tu puntería según el tamaño de la presa.

Guarda, siempre, una copia de cada currículum enviado y márcala con el nombre de la empresa a la que postulaste. Esto es muy importante cuando envías distintos CVs a muchos lugares. Así, evitas caer en contradicciones o imprecisiones y tienes un documento a la mano a la hora de preparar tu entrevista.



ELIJE EL TIPO DE CURRÍCULUM

Puedes estructurar tu currículum siguiendo tres formatos básicos: cronológico, cronológico inverso y funcional.

Cronológico
Presenta la información partiendo de lo más antiguo a lo más reciente.
Ventaja: resalta tu evolución profesional, demostrando estabilidad y/o evolución ascendente en tus responsabilidades laborales.
Úsalo si: quieres demostrar una carrera en continua alza.

Cronológico inverso
Es una presentación que ha ido ganando terreno en los últimos años y consiste en partir con los datos más nuevos.
Ventaja: destaca tu desempeño más reciente, que es, probablemente, lo que más interese a quien esté interesado en contratarte.
Úsalo si: quieres resaltar tu último trabajo.

Funcional
Organiza la información por temas para facilitar la presentación de tu formación y experiencia: estudios, áreas de desempeño (marketing, finanzas, gerencia general, etc.), principales logros profesionales, fortalezas, reconocimientos (laborales y académicos), entre otros. Puedes encontrar dos tipos de CVs funcionales: mixto (mantiene algunos elementos de un currículum cronológico) y 100% funcional.
Ventaja: promueve información clave, evitando una lectura cronológica. Es, en términos de marketing, mucho más rápido de leer y genera mayor impacto.
Úsalo si: quieres omitir errores en tu carrera (periodos de inactividad, cambios frecuentes de trabajo, etc.) y enfocarte en logros puntuales (“mejor vendedor del año”, “aumento en la reconversión de clientes”, etc.”).

¿Cuál es la mejor? Sin duda, el que mejor se acomode a tu historia laboral y te permita promover mejor tus cualidades. Todo depende de tu estrategia. Es muy probable que la persona que te entreviste –sea en Recursos Humanos o a nivel gerencial– esté familiarizada con los tres formatos.



LOS ELEMENTOS BÁSICOS

La organización de tu CV dependerá del formato que elijas (cronológico, cronológico inverso o funcional) y de la estructura de datos que utilices. Pero aquí están los elementos que NO puedes olvidar:

Datos personales:
Nombre y apellidos.
Lugar y fecha de nacimiento.
Estado civil (puedes omitirlo).
Domicilio de referencia.
Datos de contacto: correo electrónico, teléfono, etc.
Actividades personales de interés.

Antecedentes Académicos:
Cronológico y descendente: 2007, 2006, 2005...
Estudios y titulación obtenida.
Centro, localidad y fechas de estudios.
Formación postgrado o complementaria.
Estudios en el extranjero, becas, etc.

Experiencia profesional:
Empresa, organismo, institución.
Fecha, responsabilidades y funciones realizadas.
Si tienes poca experiencia, precisa las labores de práctica profesional y detalla todo lo que tengas laboralmente.

Metas profesionales:
Cuáles son tus objetivos como profesional.
Qué ofreces a la empresa para hacerla crecer.

Distinciones:
Premios o reconocimientos obtenidos.
Empresa o institución que la otorgó.

Cursos y Seminarios:
Actividades de formación y capacitación realizadas.
Organización que dictó los cursos, fecha y lugar.

Idiomas:
Cuáles y qué nivel tienes de ellos tanto en lo oral como escrito: bajo, medio o alto.
Indicar títulos (si se tienen).

Computación e Internet:
Precisa qué herramientas tecnológicas realmente conoces y puedes usar.
Ideal establecer nivel de manejo: bajo, medio o alto.



LO QUE NO DEBES HACER

Mentir.
Un currículum sencillo y poca experiencia laboral no son pretextos para decir lo que no eres. Una mentira puede ayudarte a abrir una puerta, pero, al final, puede terminar en un gran fracaso para ti y tu hoja de vida.

Poner todo en cualquier parte.
Información desordenada es información que no se lee. Debes ponerte en los zapatos de quien revisará el currículum: probablemente tenga que revisar decenas de documentos. Ten por seguro que agradecerá que todos los datos estén correctamente dispuestos. Privilegia el orden y la limpiza.
Descuidar la coherencia.
Es común revisar currículums que no coinciden por ningún lado: tienen errores en las fechas o en las empresas y ciudades en las que se trabajó o estudió. Si no recuerdas el día exacto en el que tomaste un curso, sólo pon el mes.
“Adornar” con una mala foto.
Si deseas incluir tu foto (lo que no es ninguna obligación), busca una imagen que te represente como profesional. Evita las fotos recortadas de tu último verano en la playa o esa de cuando tenías 15 años menos. Si la incluyes, debes asegurarte que sea de calidad.
Escribir un libro.
No es necesario que detalles toda tu vida en tu CV. Basta con resumir los puntos más importantes y elegir bien qué deseas destacar. Hoy, 3 páginas es ideal y 5 es el máximo. Si tienes menos experiencia, no te preocupes si tu primer currículum apenas sobrepasa una página.
Olvidar la fecha.
Parece un detalle sin importancia, pero no lo es. Cuando los CVs se acumulan en los archivos de la gerencia de recursos humanos, muchas veces la única forma de evaluar la vigencia de un currículum es por su fecha. Si no la tiene, irá a la basura.


¿USO UNA CARTA DE PRESENTACIÓN?

Las opiniones están dividas entre quienes promueven el uso de una carta de presentación y quienes piensan que ya no es necesario. De todas formas, te decimos cómo hacerla y te damos algunas pistas sobre cuándo conviene usarla.

Básicamente, se trata del documento que antecede y, como su nombre lo indica, presenta tu currículum vitae. Aún hoy, muchos postulantes la utilizan como una introducción cuando envían su CV por correo físico. En este caso, debe compaginarse primero la carta de presentación y, luego, el currículum. Si envías tus antecedentes por e-mail, este texto te servirá, de todas formas, para presentarte.

Consejos básicos:

Identifica a quién te diriges.
Indica el nombre y cargo de la persona a la que diriges la carta. Esto hablará bien de ti (que investigaste y te preocupaste de identificar a la persona precisa al interior de la organización). Si no tienes estos datos, dirígete al departamento de personal o de recursos humanos.
Presentarte no es sólo decir quién eres.
Es muy importante que precises quién eres y, sobre todo, por qué envías tus antecedentes: recomendación de alguien, motivos personales, ha sido tu sueño trabajar ahí, etc. Si alguien te recomendó para algún cargo o, simplemente, te pasó el “dato” de que necesitaban un profesional con tu perfil, es este el momento de decirlo. Si postulas a un cargo específico, menciónalo aquí.
Aprovecha la oportunidad.
Explica en palabras sencillas, pero muy concretas, por qué eres la persona indicada para el puesto o qué es lo que te motiva a enviar tus antecedentes y trabajar ahí. Resalta tus principales habilidades y cualidades (experiencia, estudios, conocimiento del mercado, etc.). No dilapides esta primera gran oportunidad y demuestra que conoces la empresa (prestigio, productos, experiencia en el mercado, etc.) y que sabes que ahí hay una posibilidad para ti (por una referencia, anuncio en Internet o periódico, etc.).
Ten claro tu objetivo.
Debes tener claro que persigues al menos dos acciones con este documento: que lean tu currículum y que te llamen para una entrevista de trabajo. Todo lo que digas tienes que orientarlo en esta dirección, siguiendo los dos puntos arriba descritos: presentándote y aprovechando bien la oportunidad.
Sé coherente con tu currículum.
Mantén una redacción y un tono que vaya en la misma línea que tu CV. Utiliza, de preferencia, el mismo tipo de papel y estilo de letra. Y, sobre todo, con contradigas ninguna información que entregas en tu hoja de vida.
Lo breve es dos veces bueno.
Esto te lo agradecerá cualquier gerente de recursos humanos, seleccionador o ejecutivo buscando talento para su equipo. Ve directo al grano. No necesitas más de cuatro párrafos.
Despídete cortésmente.
Utiliza una frase elegante y que invite a una respuesta antes de despedirte. Ejemplos: “Desde ya agradezco la gentil recepción de mis antecedentes y quedo a la espera de su contacto. Estoy seguro que puedo ayudar a hacer crecer su empresa con talento, pasión y trabajo en equipo”.
No olvides tus datos.
Recuerda firmar y señalar la fecha y el lugar donde escribiste la carta. Muchas veces los antecedentes quedan olvidados en archivos que ni los gerente de recursos humanos saben de cuándo son. Este dato puede ser la única señal para identificar su procedencia y validez.
Esta carta puede tener una variación importante: si ya has recibido una propuesta de trabajo o una empresa desea revisar tu currículum, considera este consejo adicional:

Porque ustedes lo pidieron...
Precisa, en el primer párrafo, que escribes en respuesta a una oferta. Indica el medio por el que te llegó la solicitud (e-mail, correo, algún amigo, etc.) y manifiesta expresamente tu intención de ser considerado para el cargo.
Fuentes:

http://www.capitalemocional.com/ABE/curriculumvitae.htm#1
http://www.latpro.com/USER/articles/t1msn/curr.php
http://es.flesko.com/directorio/empleo_y_formacion/empleos/redactar_cv.php
http://www.laboris.net/static/ca_carta_carta.aspx


Les agradeceria los puntos gracias.

1 comentario - Cómo escribir un CV